Crítica ácida

Socialismo indefinido castigado

Mientras en Chile, Colombia, Paraguay, Argentina y Brasil, su juventud desasistida solicita la gratuidad para la educación, en Venezuela donde el socialismo siglo XXI preconizado por el Presidente Chávez, municipalizó la educación pública universitaria, hay quienes convencen a jóvenes que estudiaron en hospitales del Estado venezolano y se graduaron de médicos, para protestar contra la administración socialista, y hacerle el juego a la contrarrevoución antibolivariana, que no esconde su deseo de sacar del poder al chavismo, y cumplir su anunciado propósito de privatizar y encarecer la educación, la salud, y aumentar el costo de los servicios básicos, por considerar que deben pasar al capital privado.

Obedeciendo el plan de la derecha internacional y sus vasallos criollos, que dentro y fuera de Venezuela aplauden una posible intervención o la feroz invasión extranjera, solicitada por varios traidores y traidoras de la patria, una vez agrupados en el sindicalerismo vagabundócrata que heredamos de la adecopeyanquicracia, reclaman aumentos de salarios, van a las calles a levantar sus voces porque "están pasando hambre", y, sin considerar que han sustituido a los cubanos en la Misión Barrio Adentro, se declaran en huelga, exigiendo beneficios personales, con el descaro de dejar de atender a los pacientes. En pocas palabras algunos de esos nuevos médicos, se venden al capitalismo salvaje de la medicina privada, desafiante y en general violadora del juramento de Hipócrates.

El problema radica en no descubrir y castigar la infiltración que ha hecho la contrarrevolución en organismos públicos, pues se suceden cambios a cada rato en el ministerio del poder popular para la salud, debido al incumplimiento y relajo laboral en el organismo ministerial, donde ha habido descuido y atraso en los pagos al personal del Seguro Social y Barrio Adentro, justificando operación morrocoy y las protestas. En definitiva, la revolución debe saber dónde están los enemigos que hacen de la ineficiencia en tan importante despacho, una permanente fuente de corruptelas, robo de medicinas, inoperancia y pérdida de valores. Es necesario excecrarlos pues siguen enquistados y bajo protección sindicalera, la élite que maneja el desempeño laboral, en el indispensable ámbito de la atención socialista a la salud del pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 709 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a265526.htmlCd0NV CAC = Y co = US