A propósito de la Filven

El Fondo Editorial del Caribe: Un tesoro en los abisales

Uno se topa en cada pueblo a lo largo y ancho del país con esos poderes innovadores de los que hablaba Aquiles Nazoa, y que el imaginario colectivo venezolano ha sabido conservar como "los poderes creadores del pueblo", rememorando su programa "Las Cosas Más Sencillas" en la desaparecida TVN -5; entonces, cuando estamos frente a esa realidad palmaria referida por el poeta caraqueño, no podemos dejar de expresar: ¡qué grande es Venezuela¡.

Esta cita tiene como objetivo referirme al "Fondo Editorial del Caribe", con sede en la ciudad de Barcelona, Estado Anzoátegui; producto de una gran batalla librada por un grupo de humanistas emprendedores –pioneros de esta idea- que tuvo la feliz valentía de luchar junto al sociólogo Fidel Flores por la preservación de la memoria creadora de escritores de la región oriental, a quienes el hecho de vivir en la provincia no les ha impedido alejarse de los lectores coterráneos, como tampoco, de muchos otros que residen más allá de sus fronteras.

Este grupo al que me refiero estuvo conformado desde sus primeros pasos por Gustavo Pereira, Freddy Hernández Álvarez, Rafael Dum, Ramón Ordaz, Chevige Guayke y Carlos Catamo Lisboa, entre otros.

Inspirados en conceptos del maestro Don Miguel de Unamuno, soltaron las amarras y la nave se hizo a la vela:

"El hombre deja en la tierra unos huesos, y al irse un nombre, un nombre en la memoria de la palabra creadora, en la historia tejida de nombres; un nombre si logra buena ventura, más duradero que los huesos, más que el bronce…¡La palabra y el nombre¡".

Se trata de un titánico esfuerzo que merece ser valorado y estimulado sin ningún tipo de limitación. Pues allí está recogida -en miles de páginas- la óptica de sus autores sobre lo que somos y pensamos: Esa maravilla que atesora el pensamiento del hombre sobre sus sueños y quehaceres: Hechiceros de la palabra, balleneros cuyas obras han sido bellamente diseñadas de manera editorial, y las portadas de sus libros trascienden a través de los diseños artísticos de manos creadoras contemporáneas, ofreciendo en cada imagen un prolijo acabado en los más de doscientos títulos que ha colocado el "Fondo Editorial del Caribe" ante los ojos de sus lectores como extraídos de los abisales de la ancha mar.

Llamo la atención acerca de esta experiencia de los intelectuales de Oriente, con motivo de la jornada número 13 de la FILVEN. Venezuela cuenta con una extensa producción de libros: Las universidades por lo general poseen unidades editoras de alta calidad. Bien merece recordar el extraordinario trabajo que en este sentido impulsara Carlos Contramaetre, en la vetusta Universidad de Los Andes, en Mérida. Las gobernaciones de Estado también publican libros de variados temas, y grupos autónomos con apoyo oficial o privado tienen en el área editorial un eje importante en sus actividades regulares.

Lo cual nos permite colegir que si se acopia toda la producción editorial nacional, se reunirían densas cifras de libros representativos del país verdadero, el que sueña, piensa y trabaja. Al tiempo que se compartiría con orgullo la extraordinaria calidad profesional de una producción libreril que devela las expresiones fundamentales realmaravillosas de nuestra cultura raizal.

De mano de brillantes autores:

"Está aquí en esta calle que se detiene allá abajo en el cementerio. Está aquí en la calle Igualdad. Aún está aquí y uno sabe que falta muy poco para que ya no esté. La casa. Adentro sólo está él. Tal vez la casa sólo está esperando su ida para venirse al suelo. Entonces sólo habrá de ella esas fotos que tiene Antonio o las que me tomó hace poco un amigo. La casa. Adentro sólo está Chumaneke que de tanto estar solo aprendió a conversar con los habitantes de sus sueños o con los difuntos de ese espejo que vigila su silencio. Ahora es cuestión de acercarnos a la memoria, de cambiar la mirada al tiempo, de burlar olvidos. Por eso ahora, en este instante, ella, Ritakrista, está aquí en la casa, ahí en el patio, uno la ve…" (1).

"Intenté conocer qué había más allá del jardín, pero los árboles azulosos bajo el mediodía cortaban la continuación del terreno. Súbitamente sentí que ingresaba otra vez a los sonidos del viento y de apagadas voces (posiblemente la conversión de ella y los demás, en el interior de la otra casa), y advertí mi cuerpo desnudo, tenso, que repelía con ansiedad, en cada poro, el breve instante. Me apreté contra el suelo ¿dónde había leído las revelaciones de un hombre que violaba muchachas de escasa edad? ¿no preferí yo mismo hasta ahora las mujeres maduras?. La piel hincaba: me dormí. (2).

"La madera sigue siendo sagrada, pero también puede ser profana. Surgen las Rosas de los vientos con sus macetas y sus cordeles de señuelo para atraer a los cardúmenes. Es ya un sacerdote de la madera que ofrecía su propio rito. En esa ceremonia hay algo más que arquetipos tridimensionales y cromáticos caleidoscópicos. Hay, en la subyacencia de la madera, un eco profundo en el que confunden letanías, gemidos y plegarias. Como si de los intersticios de la madera emergieran los acordes de un laúd telúrico o inasible. Como si los retablos de Bejarano (Gilberto) fuesen, a la postre, salmos de maderas que, al igual que los de David, tantos siglos atrás, sólo pretenden ser signos de fe y lealtad al que está en todas partes".(3).

Este es el hombre confundido entre mundos suyos y ajenos que transita por las calles y caminos de los pueblos del Oriente venezolano. Allí están en cada página de estos libros sus vivencias y trashumancia, celosamente conservadas por el Fondo Editorial del Caribe, para el conocimiento y disfrute de la presente y próximas generaciones.

Referencias:

  1. Chevige Guayke "Todas las Historias menos muchas". Pág, 212

  2. José Balza "Boda en el Delta". Pag 34

  3. Gustavo Arnstein "Sobre la Obra de Gilberto Bejarano" Pag 47


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 187 veces.



Nelson A. Rodríguez A.

Periodista y diplomático. Autor de ensayos, cuentos y poesía.

 nelsonrodrigueza@gmail.com

Visite el perfil de Nelson A. Rodríguez A. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson A. Rodríguez A.

Nelson A. Rodríguez A.

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a255219.htmlCd0NV CAC = Y co = US