Diálogo es Paz (II)

De no haber ocurrido el golpe contra el Presidente Cívico Militar General Isaías Medina Angarita, las bizantinas diferencias que lo ocasionaron, porque tenían arreglo: "un cambio de salud mental del posible sucesor y el nuevo propuesto del Presidente Medina, fue la causa o pretexto de disentimiento", hoy podemos decir que el modelo de la 4ta República tenía que agotarse con un fraccionalismo como ideología del egoísmo que totalizaba a todas las instituciones, por antidemocrática.

Hoy lo civil y lo militar es una política de Estado, donde la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, tiene el compromiso de ser la columna vertebral de la Nación, liberada del fraccionalismo que golpeaba su dignidad, donde diputados y senadores se disputaban a factores de la oficialidad entre sus partidarios para ser ascendidos. Pregunto: cómo podía haber una Nación con futuro así. En esta  dirección histórica está enmarcado el sacrificio de oficiales como el comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías, quien abrió el debate de lo que es un país con futuro, cuya existencia es eterna.

Del fraccionalismo, la 4ta República quiso aprovecharse de esta acción para hacer ajustes y cobrar cuentas, recomposiciones de poder, por ser una costumbre y no vieron lo que estaba dentro del bosque,  no pudieron entender que es un cambio histórico que nuestra Nación estaba buscando para  cerrar el capítulo oprobioso  comenzado en 1945.

Un noble en las letras Rómulo Gallegos, pudo darse cuenta de esta tragedia que vivió. Su prestigio entre los intelectuales y el gremio de escritores de América Latina, es un orgullo y patrimonio de todos. Lo demás, es que hay que seguir haciendo la historia de un país constructor de sus medios de producción, que nació para libertar y cooperar con naciones hermanas en busca de un mundo libre de imperialismo.

Quienes profesamos la paz como un diálogo permanente, comprendemos que hoy lo civil sabe que lo militar también es parte de una política de Estado, dinámica y nacional.

Por ejemplo en el estado Bolívar,  la política nacional es con acento local, se trabaja en función de la sociedad civil, esta ha sido la estrategia inquebrantable del general Rangel Gómez, como legado del Presidente Chávez; por eso estamos en el deber de respetarnos y cooperar entre todas las instituciones gubernamentales aun con las diferencias personales e ideológicas, donde la Fuerza Armada Bolivariana Nacional tiene un compromiso dinámico de defensa y participación  nacional en la política del Estado. En cada uno de sus componentes hay un hombre y una mujer pensante,  hay una razón de Estado que está al tanto de los acontecimientos, locales, nacionales e internacionales en función de toda la nación como es propio de las naciones con futuro. “Caminemos juntos con nuestras diferencias y profundicemos en las coincidencias”.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1462 veces.



Hector Herrera Jiménez


Visite el perfil de Héctor Herrera Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: