¿Diosdado es un adeco más?

Ha causado mucho revuelo el llamado hecho por Diosdado Cabello para, literalmente, "arrasar" con todos aquellos que se desempeñan en la administración pública y que están en contra de la revolución bolivariana. Desde una óptica radical, este líder chavista al parecer no quiere dejar resquicio o hendija por donde se pueda filtrar el saboteo.

Sin duda que la actitud de Diosdado Cabello es bastante similar a la que, décadas atrás, asumían los jefes adecos (y copeyanos también), con responsabilidades en la administración pública, quienes siquitrillaban a los que no pertenecían a su bando político. Bastantes cuentos e historias hay sobre eso que, en buena medida, están siendo emulados por los jefes chavistas.

La verdad es que las actitudes presentes no deberían sorprender, porque simplemente es la demostración de que en Venezuela no se ha evolucionado mucho en este sentido. Las actitudes del pasado sirven de ejemplo y son perfeccionadas por los actuales administradores. El escenario muestra a un país bastante atrasado, primario y rupestre.

Aquí vale la pena recordar nuevamente a Carlos Matus, quien en su magnífico texto "Teoría del juego social", dice lo siguiente: "La gestión pública es, en general, desilusionante. No apunta al blanco de los problemas. Su calidad es baja y estacionaria… Las ciencias no parecen tener impacto relevante en el enfrentamiento de los problemas sociales y en la calidad de la gestión pública. Hay un abismo entre el retraso de la política y el avance de la ciencia".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1763 veces.



Alfredo Portillo


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: