Pedagogía política

No es coincidencia

Recientemente recibí vía electrónica la comunicación de uno de los miles de venezolanos preocupados por el presente y el destino de la Patria, con interrogantes que no puedo dejar de responder. La misma dice así:

"Profesor, mi nombre es JULIO MEDINA CI:8.592.394, PUERTO CABELLO, hace un tiempo atrás le escribí, tengo una preocupación, la prensa escribe al igual que Prodavinci, que el Presidente está en piloto automático, me disculpa el no saber un poco más, la asamblea negó el decreto de emergencia, sin embargo en el mes de diciembre hubo una reforma de la ley de ISLR, que se enmarca en marco de una política fiscal, en política cambiara la próxima semana habrá anuncio según Jesús Farías, En política monetaria, comercial e industrial tenemos algún plan, Profesor aparte del Plan Patria que es un plan general tenemos un plan detallado apegado al primero para esta coyuntura. "DE ANTEMANO GRACIAS A LA ESPERA DE SU RESPUESTA"

Mi respuesta:

Amigo JULIO MEDINA

Algunos elementos debo considerar en la respuesta:

1. El equipo económico del Presidente Maduro, en mi opinión, ha carecido de competencia, coherencia, y conocimiento de la ciencia económica en sintonía con la realidad socioeconómica, cultural y política de la nación.

2. Los continuos cambios y enroques del gabinete económico, en ausencia de economistas sintonizados con el proceso revolucionario en buena parte de la gestión, ha entorpecido el desarrollo, continuidad y coherencia de la gestión de gobierno.

3. Desde 1999, el sector empresarial privado agrupado en Fedecámaras u VenanChamp, como parte fundamental de la oposición, declaró la guerra al gobierno y por tanto ha saboteado la producción y comercialización de los bienes y servicios que se producen en el país y se importan desde el exterior. La "Guerra Económica", dirigida desde Washington, enmarcada en el concepto de "Golpe Blando" o "Guerra de Cuarta Generación", es una realidad tangible. Este proyecto "oposición-imperio" se ha profundizado desde la elección de Maduro como Presidente.

4. Los planes, proyectos y programas del Estado, partiendo del Proyecto Nacional Simón Bolívar (2007-2013), cuya continuidad ha debido ensamblarse con la Ley Plan de la Patria 2013-2019, se ha tropezado, entre otros elementos, con las circunstancias ya señaladas en los ítems anteriores.

5. El Ejecutivo, y también la Asamblea Nacional hasta diciembre 2015, se ha mostrado torpe, lerdo, temeroso, incoherente, extemporáneo, en la formulación y aplicación de políticas públicas en la economía, acordes con las exigencias de la realidad imperante en Venezuela, y en sintonía con el proceso revolucionario orientado a una transición hacia el socialismo del siglo XXI. Decisiones en política: a) fiscal, b) cambiaria-monetaria, c) comercial, d) industrial, e) agrícola, f) agroindustrial, g) minera, h) petrolera, no se han adoptado, o se han hecho inadecuada y extemporáneamente.

6. La continuidad secular de la participación "masiva" del sector castrense en buena parte de las instituciones civiles gubernamentales de toda naturaleza, aunado a incompetencias gerenciales, en gran medida debido al desconocimiento de las particularidades de las empresas, organismos e instituciones a las que han sido asignados, incorpora elementos de ineficiencia e ineficacia a sus gestiones, a lo que se suman signos evidentes y en abundancia denunciados, de hechos de corrupción.

7. La galopante corrupción generada desde CADIVI con el otorgamiento de divisas sin seguimiento, control y aplicación de correctivos, ha degenerado en la fuga masiva de capitales y de reservas internacionales por parte de "importadores y funcionarios" que se han enriquecido ilegal e impunemente a costa de los dineros de la nación.

8. El ejecutivo ha fallado en la implementación de políticas orientadas a consolidar el Poder Popular, la Economía Productiva Socialista, facilitar de manera expedita el desarrollo y consolidación de las Juntas Comunales y las Comunas, pese a disponer de los instrumentos legales para ello, expresado en las leyes correspondientes.

9. Alianzas, acuerdos, compromisos con el sector privado pueden y deben hacerse con las reservas del caso, sometiendo a rigurosas auditorías a las personas y empresas beneficiarias del apoyo y protección del Estado.

10. Numerosas propuestas han sido hechas por personalidades y grupos de estudio, las cuales deben ser sometidas, sin distingo alguno, por los Equipos de Asesores del Gobierno.

11. En todo caso, sólo la participación activa, militante, de las masas organizadas, en unión con la Fuerza Armada Revolucionaria, pueden garantizar la continuidad y profundización de este proceso. Bienvenidas las manifestaciones de los Movimientos Sociales y Políticos Revolucionarios en esta lucha de la hora crucial de la Patria.

12. Quiero, finalmente, sin pretender haber dicho todo lo necesario, incluir unas líneas extraídas de la novela "La casa de los espíritus", de Isabel Allende, escrita en 1982 y traducida a 35 idiomas, pp 359-360, edición RBA Editores S.A. 1993. Cualquier parecido con la realidad actual de Venezuela no es pura coincidencia.

"…Mientras el pueblo celebraba la victoria…la derecha realizaba una serie de acciones estratégicas destinadas a hacer trizas la economía la economía y desprestigiar al gobierno. Tenía en sus manos los medios de difusión más poderosos, contaba con recursos económicos casi ilimitados y la ayuda de los gringos, que destinaron fondos secretos parea el plan de sabotaje. A los pocos meses se pudieron apreciar los resultados. El pueblo se encontró por primera vez con suficiente dinero para cubrir sus necesidades básicas y comprar algunas cosas que siempre deseó, pero no podía hacerlo, porque los almacenes estaban casi vacios. Había comenzado el desabastecimiento, que llegó a ser una pesadilla colectiva... las mujeres se levantaban al amanecer para pararse en las interminables colas donde podrían adquirir un escuálido pollo, media docenas de pañales o papel higiénico. El betún para lustrar zapatos, las agujas y el café pasaron a ser artículos de lujo que se regalaban envueltos en papel de fantasía para los cumpleaños. Se produjo la angustia de la escasez, el país estaba sacudido por oleadas de rumores contradictorios que alertaban a la población sobre la medida, para prevenir el futuro. Se paraban en las colas sin saber lo que se estaba vendiendo, sólo para NO dejar pasar la oportunidad de comprar algo, aunque no lo necesitaran. Surgieron profesionales de las colas, que por una suma razonable guardaban el puesto a otros, los vendedores de golosinas que aprovechaban el tumulto para colocar sus chucherías, y los que alquilaban mantas para las colas nocturnas... Se desató el mercado negro. La policía trató de impedirlo, pero era como una peste que se metía por todos lados y por mucho que revisaran los carros y detuvieran a los que portaban bultos sospechosos no lo pudieron evitar. Hasta los niños traficaban en los patios de las escuelas. En la premura por acaparar productos, se producían confusiones y los que nunca habían fumado terminaban pagando cualquier precio por una cajetilla de cigarros, y los que no tenían niños se peleaban por un tarro de alimento para lactantes. Desaparecieron los respuestos de las cocinas, de las máquinas industriales, de los vehículos. Racionaron la gasolina y las filas de automóviles podían durar dos días y una noche, bloqueando la ciudad como una gigantesca boa inmóvil tostándose al sol. No había tiempo para tantas colas y los oficinistas tuvieron que desplazarse a pie o en bicicleta. …Así estaban las cosas cuando los camioneros se declararon en huelga. A la segunda semana fue evidente que no era un asunto laboral, sino político, y que no pensaban volver al trabajo. El ejército quiso hacerse cargo del problema, porque las hortalizas se estaban pudriendo en los campos y en los mercados no había nada que vender a las amas de casa, pero se encontró con que los choferes habían destripado los motores y era imposible mover los millares de camiones que ocupaban las carreteras como carcasas fosilizadas. El Presidente apareció en televisión pidiendo paciencia. Advirtió al país que los camioneros estaban pagados por el imperialismo y que iban a mantenerse en huelga indefinidamente, así es que lo mejor era cultivar sus propias verduras en los patios y balcones, al menos hasta que se descubriera otra solución. El pueblo, que estaba habituado a la pobreza y que no había comido pollo más que para las fiestas patrias y la Navidad, no perdió la euforia del primer día, al contrario, se organizó como para una guerra, decidido a no permitir que el sabotaje económico le amargara el triunfo….

Varios meses después, la CIA, el Departamento de Estado, la Embajada yanqui y la logia militar traidora, en complicidad con lo más rancio de la derecha chilena, pusieron fin al primer intento de democracia socialista por vía electoral en América.

Cualquier parecido con lo que está sucediendo en Venezuela, repito, no es coincidencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1046 veces.



César Eulogio Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a222663.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO