En blanco y negro

Retroceso

Hay varios factores que está utilizando la criminal derecha para hacernos regresar al pasado de crímenes y pobreza ya superado por nuestro pueblo. Estos apátridas se dan baños de pureza y desdibujan los años de violencia y terrorismo en que introdujeron a Venezuela. En esto la venganza de la historia que ellos mismo escribieron ha develado la canalla de la realidad sufrida por el pueblo. A pesar que los medios de comunicación social crean una imagen que exacerba la psicosis. El país continua viviendo una multifacética de operaciones encubiertas, allí está la "sociedad civil", la retorica política aparentemente benigna de sutil persuasión sujetada por la propaganda mediática. Los importantes acontecimientos que se desarrollan actualmente ilustran la puesta en marcha de una política de retroceso. La presencia "invisibilizada" del imperialismo, las posiciones maniquea y ambivalente ante la criminal IV-R, la guerra mediática internacional y la activación de la denominada "sociedad civil" como factor de perturbación interna colocan en el tapete la aplicación de la "doctrina del retroceso". El fascismo que se instauró en la Asamblea Nacional quiere retroceder al pasado del dominio pleno imperialista.

¿A qué se oponen los apátridas?, en primer término, la solidaridad entre los pueblos; a planes como que el comercio y la inversión estén conceptuados como medios y no como fines, llamados a elevar la calidad de vida de la ciudadanía; el fascismo objeta que el mercado sea subordinado a la justicia social y tenga en cuenta las asimetrías y la complementariedad entre las economías, de tal modo que las decisiones sean adoptadas mediante la observación de la equidad y en ningún momento movidas por el afán de lucro a costa del pueblo; son contrarios al proyecto emancipador que está en plena ejecución; desean contener los ideales humanistas de la educación, salud, cultura, vivienda, es decir, son elementos entreguistas que mediante la "doctrina del retroceso" buscan recolonizar nuestra Patria.

EEUU posee una de las economías más grande, con un poderío militar y su controversial dominio ideológico, el control los medios de comunicación social a escala mundial, sin embargo, está viviendo por encima de su capacidad productiva. Se sostiene de la inversión y los préstamos externos y de la emisión de la chatarra del dólar sin respaldo. Con una sobreproducción que delinea síntomas conclusivos del sistema capitalista. En EEUU vive el 4% de la población mundial y se produce el 25% del PIB del planeta, luego, la mayor parte de la producción se orienta al mercado interno, y a medida que baja la capacidad adquisitiva, la sobreproducción es inevitable. Con una reconcentración de la riqueza tiene 37 millones de pobres, equivalente al 12,3% de la población. Es un imperio en emergencia terminal. Por eso agreden a países opuestos a sus planes belicista e intervencionista. Venezuela está en el ojo del huracán.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1173 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: