Fiscal General ordena investigación a CONATEL

¿Quien le pondrá el cascabel al gato?

Un año y dos meses ha, del vil, despreciable, abyecto, servil y terrorista asesinato del Fiscal Danilo Anderson... En tanto mi pan no se vuelva dulce no dejaré de hablar de ese asesinato, y. como decía Andrés Eloy Blanco: Cuando el pan se pone amargo/ha llorado el panadero /o el que come está llorando. No descansaré hasta que llegue la vara de la justicia y los alcance. Creo en la justicia del pueblo. Con la misma vara que mides será medido. Estos criminales no pueden quedar impunes.

Ayer, después de un año y dos meses justamente, el Fiscal General de la República ordena a CONATEL abrir una averiguación a los medios de comunicación masivos, radio eléctricos y televisivos, por "supuesta" obstrucción a la justicia en las investigaciones que se adelantan sobre los "presuntos" autores intelectuales, ya que los autores materiales están tras las rejas y por un larga temporada, espero.

Los desinformadores de Globovisión se han convertido en jueces y verdugos, expertos en dactiloscopia, grafólogos, criminólogos, en huequitos para regaderas y alpinismo, ofreciendo análisis y opiniones comparativas, como si de una policía con una alta tecnología se tratara. Las descalificaciones morales del testigo presencial del lugar donde fue planificado el asesinato no han cesado desde el mismo momento en que comenzó la investigación y sin lugar a dudas es para tratar de sembrar un sinfín de dudas sobre el testigo. ¡Pero por supuesto que el testigo tiene que ser del crimen organizado! No supondrán que una hermanita de la Caridad tendría que ser la testigo, pues ella en esos medios no se movería. El propósito que los anima es que el caso se vaya diluyendo en dudas, una duda racional como lo trataría un jurista, para que la opinión pública nacional e internacional desconfíe del ente encargado de adelantar las investigaciones, en este caso la Fiscalía General de la República Bolivariana de Venezuela.

Existen pruebas suficientes para ver, como por más de un año y dos meses con sus días y noches, este medio de desinformación ha tratado el "CASO ANDERSON" con la mayor ligereza y liviandad, con mala intención y propósitos oscuros, con el ánimo de que su jefe, uno de los presuntos autores intelectuales, - por cierto está siendo juzgado en domicilio-, sea exonerado de tan horrendo crimen. Ya The Human Right Wacht ha emitido su opinión acerca de la libertad de expresión en nuestra amada Venezuela. ¡Faltaría más.como se concertan!. Ciertamente que ésta ONG siempre aparece de la mano de la adulancia para seguir la línea de los conspiradores vende-patria a los que sirve.

Debe hacerse justicia. A cualquiera de nosotros nos podría ocurrir. Y ¡claro! No gozando de la capacidad económica y menos de tener un medio de comunicación "experto en las más sofisticadas técnicas para descubrir un crimen", pagaríamos por la pobreza. En Venezuela basta con tener dinero porque el gran delito es ser pobre.todavía.

Este plutócrata tiene mucho poder pero la impunidad no puede hacerse presente. Es un clamor de todo un pueblo decente exigiendo que este caso no QUEDE IMPUNE. Este pueblo, que ha aprendido a ser protagonista, reclama justicia y cárcel para los que han sido señalados como presuntos autores intelectuales del asesinato del Fiscal Dánilo Anderson...si acaso lo son, o de quienes sean. Tengan dinero o no. ¡Está bueno ya! Queremos que se haga justicia y que ésta no se haga esperar. Que los alcance el brazo de la justicia ciega y verdadera, sin concesión alguna. Justicia es lo que hemos reclamado toda la vida, ya es hora que se nos oiga.

...Finalmente, no me queda sino agregar las palabras del Genio de América: "...Ciertamente, el oro y la plata son objetos preciosos, pero la existencia de la República y la vida de sus ciudadanos lo son más preciosos aún..."


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2792 veces.



María Antonieta Guevara Rengel


Visite el perfil de María Antonieta Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



María Antonieta Guevara

María Antonieta Guevara

Más artículos de este autor


Notas relacionadas