Guerrillas de los años 60: ¿Olvidada, incomprendida o no asumida?

¿Por qué se desarrollaron los escenarios de expresión política en guerrillas durante los años 60 en Venezuela? ¿Sería el triunfo de Fidel Castro y los barbudos la única razón que motivaría a aquella expresión política en guerrillas que se desarrolló en Venezuela en aquella década de profunda expresión político-ideológica post-gobierno del General Marcos Pérez Jiménez? ¿El pasado político que se fue desarrollando durante la primera mitad del siglo XX en Venezuela tuvo alguna influencia en aquella expresión política en guerrillas que se manifestó en aquellas realidades post-electorales cuando don Rómulo Betancourt alcanzó su tan aspirado deseo de sentarse en la silla de Miraflores para regir los destinos del país que es la puerta de entrada y salida de América Latina? ¿Cuánta influencia se manifestó en la política de izquierdas en Venezuela que tenían su origen en las tesis aprobadas por la III Internacional Comunista mejor conocida como Comintern (Komintern) cuales el historiador, don Manuel Caballero, plasmó en su tesis doctoral en su estudio sobre la influencia del Comintern en América Latina siendo transformado en texto para su publicación por la editorial de Pasado & Presente? ¿Fue Acción Democrática un partido de izquierdas y/o, sencillamente, un partido reformista y cómo deberíamos definir, en ese marco criollo, al partido URD? ¿Cuánta independencia de la influencia de Moscú y de las tesis de la III Internacional Comunista se manifestó a lo interno del Partido Comunista Venezolano (PCV) en aquellos momentos de la transición hacia un gobierno venezolano de carácter democrático burgués? Además ¿Las tesis político-ideológicas de los partidos políticos en el escenario de la realidad socio-política venezolana en su transición hacia aquella democracia burguesa-representativa consideraron aquellas realidades in crescendo que se imponían desde los centros de poder de Washington hacia las zonas geográficas de lo que erróneamente se han denominado como Occidente que se definió como Guerra Fría? Y, como última inquietud, por ahora, nos inquirimos: ¿Cuánta influencia tuvieron las didácticas clases de Historia, Filosofía, marxismo, por mención, que presos impartían a los otros presos todos ellos presos políticos cuales, a título de ejemplo ejemplar, fueron aquellas clases dictadas por don Régulo Burelli Rivas a sus compañeros de celda según el propio don Régulo nos lo comentara en amena charla vespertina en aquellos momentos de transición de aquellos tiempos de inteligente diplomacia en Beijing y cuyos resultados e influencias posteriores serían la base fundamental para futuras, sólidas y duras contradicciones internas en ese partido reformista y conformista denominado Acción Democrática? En última instancia, las guerrillas y su ser y esencia aún están en profundo y serio estudio en los tiempos históricos actuales para poder ser desarrollados todos sus paradigmas en su profundidad requerida y obligada en el marco de sus propias realidades existencial-temporales en praxis para que la propia Revolución Bolivariana se auto-comprenda en su realidad interna y pueda alcanzar, gracias a la memoria histórica de la expresión política en guerrillas, su propia identidad revolucionaria sobre la base fundamental de esa tan particular y exquisita propuesta político-ideológica, intelectualmente hablando, que es el socialismo de Hugo Rafael Chávez Frías cual conjugó en un solo concepto la realidad histórica de la Historia Contemporánea de Venezuela en lo que tituló como socialismo del siglo XXI que aún sigue en el tintero de su necesario y obligante desarrollo teórico para así poder alcanzar en su praxis las profundidades del pensamiento originario contenido en los pensamientos de don Simón Bolívar expuestos durante todos sus caminares revolucionario-independentista conjuntamente con sus propias características temporales del desarrollo de la Independencia continental como un todo al tiempo que es de obligatoriedad considerarlo sobre la base de ese claro pensamiento geopolítico bolivariano de la total independencia de Venezuela en el marco objetivo de sus responsabilidades geopolíticas, históricas y actuales, en un desarrollo revolucionario geoestratégico presente porque mientras no comprendamos, no entendamos la conjunción de la idea originaria en los contenidos del pensamiento bolivariano, mientras no comprendamos que ese pensamiento venido de la pluma de don Simón Bolívar fue sustento real de las expresiones revolucionarias que se manifestaron durante la primera mitad del siglo XX no podremos comprender lo real-objetivo de la expresión política en guerrillas que se manifestó durante, fundamentalmente, en la década de los años 60 del siglo XX cual tiene su real-sustento en su objetividad absoluta y no solo académica como también político-ideológica en su completa y global praxis conjugándola con el pensamiento de don Simón Bolívar sin que por ello tengamos que negar las causas histórico-políticas que coincidieron, temporalmente, con aquella expresión política en guerrillas como parte de los catalizadores que llevaron a estudiantes, obreros, intelectuales, ciertos políticos, campesinos a expresarse como soldados en armas como expresión objetiva de real-protesta por causa y en consecuencia del engaño de las tesis políticas que maduraron durante los gobiernos venezolanos que entraban en contradicción con el concepto primario de democracia en su expresión representativa aún y aceptando las tesis de la III Internacional Comintern- y aún bajo las admiraciones del reconocimiento del primer gobierno de obreros y campesinos a pesar de lo real-temporal y aún desconocido para aquellas realidades nacionales que representaban las políticas del padrecito. Nos estamos refiriendo a los gobiernos de don Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y don Rafael Caldera Rodríguez.

La expresión política en guerrillas que se manifestó en Venezuela durante la década de los años 60 ha marcado un antes y un después en las luchas sociales en Venezuela por alcanzar la verdadera democracia social de participación global. Debemos precisar que no estamos negando todo el proceso revolucionario en armas que se expresó en las décadas posteriores; todo lo contrario, son del más digno respeto histórico sino que nos consideramos que las expresiones políticas en guerrillas de la histórica década de los años 60 son la base fundamental del proceso revolucionario que gestó Hugo Rafael Chávez Frías cual tuvo como primera expresión real-histórico-revolucionaria en la fecha histórica del 4 de febrero (1992).

La expresión política en guerrillas que se desarrolló en la década de los años 60 no fue un proceso lineal; es decir, tuvo diferentes etapas que tuvieron sus propios momentos que nos consideramos en propuesta como momentos importantes que nos podrían llevar a comprender en el desarrollo del obligado estudio en profundidad académica los aciertos y errores que se desarrollaron en aquellas expresiones políticas en guerrillas.

En ese contexto, es obligante destacar algunas realidades políticas que son de profundo interés y necesaria explicación académica. En primer lugar, las divisiones que se produjeron en el seno del partido político social-demócrata venezolano denominado como Acción Democrática; es decir, sería de obligación el analizar con rigor metodológico los significados político-ideológicos de la escisión que representaron el ARS y del MIR. En segundo término, tratar de comprender cómo podrían haber influido esas divisiones de Acción Democrática en, primer lugar, sobre el Pacto de Puntofijo; en segundo lugar, sobre el partido Unión Republicana Democrática (URD); en tercer lugar, en el Partido Comunista Venezolano; y, por último, sobre el partido social-cristiano Copei.

¿Fue la expresión política en guerrillas una consecuencia de un proceso político que se venía gestando en Venezuela desde la huelga de los estudiantes del 28? Entonces, nos preguntamos: ¿Cómo definimos a ese proceso político venezolano que, en nuestro entender, se fue desarrollando hasta que la traición al ideario-global-bolivariano que se sustentó como respuesta política ante aquellas realidades gomecista que obligaron a los estudiantes universitarios a expresarse en protesta en aquella lejana década y cual fuera influyendo en procesos políticos posteriores tanto en lo nacional como allende nuestra fronteras cual se expresara en las praxis políticas desarrolladas por y durante el gobierno de don Rómulo Betancourt? Sí aceptamos esta tesis, ella nos obliga a preguntarnos: ¿Cuáles eran las ideas que se debatían en los pasillos de la política venezolana en las discusiones políticas que evidente e ideológicamente estaban enfrentadas como eran el positivismo (don Rómulo Gallegos como máxima expresión intelectual, por ejemplo) y aquella interpretación del marxismo criollo cual a su vez, a lo interno de su propia realidad ideológica, se encontraba en fuerte confrontación no solo por la interpretación política de la realidad venezolana sino, también, en la interpretación conceptual de lo real-revolucionario entre los estalinistas y los trotskistas sobre aquel modelo de revolución para Venezuela que se auto-impondrían los confrontados sustentado sus argumentaciones sobre las discusiones que se desarrollaban en el seno de la III Internacional desde el proceso revolucionario en su primera etapa en China con su propuesta de Frente Unido Nacional que tendría una fuerte e importante influencia en los avatares latinoamericanos? ¿Qué fue sino el denominado Pacto de Puntofijo sino la propuesta de un frente nacional de las derechas venezolanas?

Nos permitimos un paréntesis. Don Rómulo Betancourt supo interpretar aquellas contradicciones de la izquierda tomando partido de dichas contradicciones en aquella conjunción de ideas conformada por el trotskismo, las tesis bernstianas (Eduard Bernstein y el revisionismo) y su adscripción a las tesis de la Guerra Fría. Es importante comprender esa conjunción de ideas en don Rómulo Betancourt para comprender sus decisiones político-ideológicas que asumió como Presidente de la República de Venezuela. Vladimir Villegas llamaba la atención sobre la Presidenta de Acción Democrática en su programa por Televen (Vladimir a la 1) cuando se refirió en pregunta sobre aquella realidad de la participación de don Rómulo Betancourt en la fundación del partido comunista costarricense; en alguna ocasión, hemos leído que también mantuvo contactos con personeros del partido comunista cubano lo cual quedaría por demostrar. Don Rómulo Betancourt, también, estuvo presente en Bogotá cuando el vil asesinato de don Eliecer Gaitán. Es decir, don Rómulo pateó la política nacional y extranjera. En alguna ocasión, en lejanas tierras, en amena conversa con Oswaldo Barreto, nos comunicaría sus apreciaciones sobre el trotskismo en don Rómulo Betancourt. Es por ello que nos consideramos que las decisiones presidencialistas betancourista son de toda lógica ideológico-políticas reformistas y anti-comunistas, probablemente, también, adobadas con otros intereses particulares.

Como podemos captar en la lectura no es nada fácil comprender a aquella realidad política en guerrillas que se expresaría durante toda la década de los años 60 pero ello no obsta para tratar de proponer algunas ideas que permitan un mayor entendimiento en el obligado análisis que nos lleve a la profundización teórica del proceso revolucionario que se desarrolla actualmente en el seno de la Revolución Bolivariana. Propongamos algunas ideas en etapas.

En Historia es difícil precisar cuando comienza una etapa y cuando ella concluye para darle paso a una nueva etapa. En ese marco referente, probablemente, adscribiendo las tesis del historiador inglés marxista Edward H, Carr, el hecho histórico se pudiera convertir en un detonante de todo un proceso histórico que marcaría una historia en particular. En ese orden, nos preguntamos: ¿Cuándo comienza, realmente, la realidad política en guerrillas y cuál es el hecho histórico que sirvió de detonante? En pasillos políticos se achacó aquella realidad al triunfo de la Revolución Cubana como ese factor detonante. En ese sentido, nos consideramos como lo hemos expresado más arriba que es uno de los catalizadores que fueron asumidos por sectores políticos como una razón de ser de la revolución venezolana. Expresamos que es uno de los catalizadores porque aceptar, con el correspondiente simplismo, que ello fuera totalmente cierto sería, en consecuencia, negar todo el proceso político-revolucionario que está impreso en el inconsciente colectivo de la verdadera sociedad venezolana y aquellos paradigmas políticos que se han descrito en la Historia de Venezuela conjuntamente con las demostrables influencias en profundidad del ideario de la III Internacional no solo en Venezuela sino en todo el continente suramericano como lo demostró en su tesis doctoral, don Manuel Caballero.

Entonces debemos aceptar que en el seno del histórico movimiento de izquierda venezolano se iría gestando un pensamiento revolucionario a su vez de impaciencia por alcanzar el Poder para así poder instaurar un gobierno popular y democrático que beneficiara a todo el pueblo venezolano. En ese esquema sería importante conocer las directrices que se discutieron en Praga y como ellas habrían influido en aquella juventud que subió a la montaña, frase que desvía, por casualidad, las realidades objetivas de las unidades tácticas de combate (UTC); es decir, la real confrontación entre dos (2) tesis revolucionarias: revolución urbana vis a vis la revolución rural (expuesta en este texto sin el obligado análisis correspondiente que dejamos en el tintero, por ahora). En ese mismo orden de ideas, trasladándonos a las actuales realidades revolucionarias, en amena conversa con don Alcides La Rosa (aka: Tumuzza), nos precisaba sobre la asimetría entre la población actual campesina y la población urbana; es decir, a nuestro entender, aún no hemos madurado lo suficiente, por lógicas razones del extenso material bibliográfico, el verdadero carácter de la Revolución China versus la Revolución Bolchevique. Es decir, aún no hemos profundizado, con la rigurosidad intelectual requerida, el profundo significado de la Revolución Bolivariana y los profundos aportes no solo académicos sino también ideológicos que explicó y promocionó, permanentemente, Hugo Rafael Chávez Frías. Es decir, debemos comenzar por diferenciar las propuestas de Vladimir Ilich Lenín, las de Mao Zadong, las de Hugo Rafael Chávez Frías, de las propuestas de Joseph el padrecito Stalín, las propuestas de Liu el obrero Shaoqi y las diferentes expresiones en crítica del Heinz alemán Dieterich y de Toni el anarquista Negri.

Suficiente, por ahora.

delpozo14@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5419 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a187984.htmlCd0NV CAC = Y co = US