Dictadura en Venezuela

Constantemente se empeñan en decir que estamos en Dictadura, pero qué dictadura mas extraña la que vivimos. En 1998 cuando el Comandante Chávez llegó al poder, las cifras que exhibía el país eran alarmantes. Se alcanzaba el 85% de pobreza total y un 45% de pobreza extrema, el país estaba hundido en el analfabetismo, nuestras reservas internacionales estaban por los 7.000 MM de USD, la represión alcanzaba a los pobres y a quienes disentían del sistema, las viviendas eran imposible de lograrlas para los trabajadores, el hambre, la desnutrición y la falta de libertad de expresión, todo era parte del drama de aquellos gobiernos del puntofijismo. La memoria de quienes hoy acusan a la Revolución de ser una dictadura, olvidan interesadamente lo que ocurría con el puntofijismo.

Hoy hablan de que estamos en una dictadura, porque ni Chávez ni Maduro han querido renunciar y ceder el poder a la burguesía. Todo el discurso de la oposición se ha resumido en la frase Maduro vete ya. Sólo eso es lo que quieren los opositores, pero agregándole lo que no dicen; el poder para los ricos, para el Imperialismo. Ya sucedió con Pedro Carmona. Ahora bien, lo que realmente es preocupante de la ofensiva de la derecha contra el pueblo chavista y venezolano, es el odio irracional y enfermizo que le inoculan a los opositores. Ese odio se transforma con facilidad en conductas violentas, xenofóbicas, racistas y segregacionistas. Lo peor es que cada vez se hace más difícil el proceso de desintoxicación necesario para que esas personas vuelvan a la normalidad.

Por estas razones, los logros y avances indiscutibles de nuestra Revolución son invisibles a sus ojos. No pueden ver el gigantesco esfuerzo que se realiza en el tema de la vivienda, con cifras sin precedentes a nivel regional y difíciles de superar a nivel mundial. No es posible percibir para ellos la política de inclusión a nivel de movilidad que ha sido desarrollada en el tema del transporte público y masivo. Cuestionan que en los cerros coloquen sistemas como el metrocable, pues para ellos no tiene sentido invertir en los pobres. Tener a nuestro país completamente libre de analfabetismo, certificado por la Unesco, o tener la quinta matrícula universitaria más alta del mundo, son logros incomprensibles para ellos. En la salud, las misiones de Barrio Adentro han sido calumniadas, denigradas e ignoradas en cuanto al impacto en términos de aumentar la natalidad, alargar la esperanza de vida, disminución de patologías y aumento de la medicina preventiva.

Pero todos estos logros no son suficientes para la oposición, que sigue insistiendo en que vivimos en una Dictadura. ¿Pero en una dictadura, como las vividas cuando Pérez Jiménez o Juan Vicente Gómez, se consiguen coincidencias con nuestro proceso político? La respuesta es categóricamente que no. Y si comparamos con las dictaduras de personas como los Somoza, Pinochet, Duvalier, Stroessner, Videla, etc la respuesta sigue siendo que no. En esas dictaduras, realmente no existía el derecho a las reuniones, la libertad de expresión, la libertad de conformar partidos políticos, la libertad para participar libremente en elecciones, el libre acceso a los medios de comunicación, y fundamentalmente, no existe la soberanía, por cuanto las decisiones trascendentes se toman en Washington.  Hoy Venezuela se caracteriza por el más estricto respeto a los derechos humanos.

Para terminar, los revolucionarios decimos que las Guarimbas lejos de servir para tumbar al Gobierno, más bien han servido para profundizar el odio y para poner en evidencia que el Imperialismo, que es quien verdaderamente está por detrás de todo esto, no va a cesar en su empeño de derrocar a nuestra Revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2347 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor