¡El pre-candidato de la derecha en Venezuela!

Galimatías y sofismas de Julio Borges

El pre-candidato de marras, presto a enfrentarse en las elecciones del próximo Diciembre 2006 con el Presidente Chávez quien aspira a la reelección, ha confesado que ha caminado el país tres veces y visitado sesenta mil casas, llamando de puerta en puerta como "cualquier Atalaya", la sola utilización del término describe la calidad humana de este señor.

Sin poner en duda su palabra, visitar sólo sesenta mil casas en tres giros completos al Territorio Nacional nos hace un promedio de cinco o seis miembros por familia visitada y por lo menos dos o tres adultos con edad de sufragar, la cantidad que nos ocupa sería irrisoria para competir en una reelección presidencial donde la meta es de diez millones de votos.

¿Qué será lo que ofrece ahora, esta especie de papagayo o volantín con la cola desprendida?. Cuando inició su pre-campaña en El Barrio Los Erasos de San Bernardino al Norte de Caracas, reseñado en página impar completa en el diario El Nacional, ofreció a cada uno de los venezolanos, un paquete proveniente de la Renta Petrolera de un millón de bolívares mensuales. ¡Chúpate esa mandarina!. ¡El cielo gracias a Julito "unicejo"!. Cada venezolano viviendo como un pachá. Cada uno de los venezolanos haciendo lo que quiera con ese "pequeño bono": Comprando lo que quiera sin tener que desempeñar función alguna o estar obligado a un horario laboral. ¡A gozar que llegó Tío Rico!. Todos, sin oficio ni beneficio obtendrían esa "dádiva" ya que la Industria es de todos los venezolanos y Julito un Papá Noel tropical.

Las Misiones que ha implantado el Gobierno Nacional para paliar los males que nos dejaron como secuela de años de exclusión, y más recientemente del horrendo sabotaje petrolero además del petit sabotaje de todos los días. Un sabotaje, sólo este, sólo uno de muchos, el petrolero, aún no se ha podido cuantificar las inmensas pérdidas económicas en US$ y menos aún, resucitar a los que murieron por culpa de esta monstruosidad que dejó al país en la mayor de las indefensiones. Un sabotaje que dejó un destrozo total en todas las refinerías, no pudiéndose por supuesto convertir el petróleo en gasolina y sus derivados. Venezuela hubo de comprar gasolina a precios internacionales y venderlos a precios de mercado interno. Paralización de los buques que transportaban el combustible a otros países varados en los puertos y por supuesto con la amenaza de qué algunos de estos tanqueros pudiera hacer explosión y causara una catástrofe. Todas estas acciones eran celebradas con júbilo y alborozo por los miembros de la patronal, de los sindicatos, los mal llamados "meritócratas" y claro está.por nuestro nuevo Supermán.Julito "unicejo".. Ahora este mismo señor que celebraba y se frotaba las manos de gozo con todos los males que estaban ocurriendo en el país, viene a presentarse como aspirante a la presidencia de la República añadiendo su fabuloso plan. ¡Tiene que haber recibido cursos de pensamiento superior de ese Orinoco de las ideas, océano de sabiduría y Salomón de Venezuela, llamado Antonio Ledesma! De otro modo no se entiende tanta enjundia. ¡Vaya caradurismo!

Cualquiera de las misiones que hiciera el gobierno con estos fines fue burlada y ácidamente criticada, llegándose al colmo de la ironía y el sarcasmo al descalificar las envolturas de la comida que proporcionaba el Gobierno Nacional. Ahora el susodicho, se escandaliza por los acuerdos petroleros que el Estado Venezolano, haciendo uso de la potestad que le otorga la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ha firmado con algunos países de la región, donde se han otorgado facilidades de pago para los menos favorecidos y años de gracia para su pago a una rata de 1% de interés, pagaderos en quince años, no se escandaliza por el pago de una deuda ilegítima e ilegal que se ha pagado cuatro veces sin disminuirla a los países ricos. Le duele a Unicejo que a los EE.UU., de sus tormentos, se le venda en dólares y a precios de mercado, mientras a los hermanos sureños se les confiera la política del trueque; se les venda petróleo y sus derivados a cambios de bienes y servicios.

Bien, es no es raro, lo que es una verdadera voltereta es que este señor, quien en principio y siempre había criticado las misiones, ahora se muestre encendido en su defensa: ¿Cómo es posible que estemos regalando el petróleo, y las misiones, cómo quedan? Así dice esta joya del pensamiento y la coherencia. ¡Que mal está la derecha! ¡Defínase señor aspirante!



Así que al señor Borges le veo muy cuesta arriba sus ansiadas aspiraciones para lograr la presidencia de la República y como dijera el Genio de América, el Libertador Simón Bolívar "...A la sombra de la ignorancia no trabaja sino el crimen..."


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3499 veces.



María Antonieta Guevara Rengel


Visite el perfil de María Antonieta Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



María Antonieta Guevara

María Antonieta Guevara

Más artículos de este autor


Notas relacionadas