¿Por que se entrega Leopoldo López?

La intensidad y la violencia de las acciones callejeras emprendidas por el sector más violento de la oposición durante los últimos días, no fueron distintas a muchas de las otras maniobras que en el pasado se aplicaron contra el gobierno bolivariano.

Solo que las actuales contaban con un apoyo mucho menor que las otras iniciativas que fueron emprendidas bajo un consenso político, y con un nivel de respaldo superior de la élite opositora. Porque en esta ocasión en el tapete de la ruleta estaba el desplazamiento político de las caras visibles de la oposición, es decir quienes reciben los dólares que llegan desde los Estados Unidos.

Lo que estaba en juego dentro de la oposición era la posibilidad de seguir recibiendo y manejando el financiamiento proveniente de las Fundaciones fachadas de la Central de Inteligencia Americana, por eso el deslinde de Ramón Aveledo, El Turko Ramos Allup, y Capriles.

Leopoldo López, sin duda pulverizó y enterró a Capriles Radonsky, como referencia política opositora de importancia para la oposición, a la vez que logra abrirse un espacio de liderazgo propio que en muchas ocasiones le había sido negado por la arrogancia, el miedo, y la envidia de los opositores que lo perciben como un enemigo interno de cuidado.

El sector más radical de la oposición venezolana llegó a pensar en la posibilidad de la desaparición física del líder de voluntad popular, como una medida para incendiar el país e intentar tomar por las vías violentas el control del gobierno, esa información manejada por el gobierno, la falta de un apoyo popular real, y la división  dentro de los factores de la derecha, decretaron la imposibilidad real de proseguir con los planes golpistas.

La parada en seco de los planes desestabilizadores, no es un indicativo de que los mismos no van a continuar. Por el contrario sirven para calibrar, no solamente el temple de la dirigencia revolucionaria, sino el apoyo real del gobierno.

Los planes de golpe se van perfeccionando cada día, y cada nueva experiencia, la élite política de los Estados Unidos, está consciente que el problema principal de la revolución bolivariana es económico, y que solo basta con mantener una mecha lenta prendida para ocasionar la explosión.

Bajo esta perspectiva era realmente inútil sacrificar a Leopoldo López, y forzar una repentina radicalización de la revolución que pudiera pasar a una fase superior. Porque hasta ahora los técnicos de la CIA no logran romper la fuerte unión cívico militar, y Venezuela no es geográficamente Libia, ni Irak.      



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7480 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: