Sólo les faltó Thriller



El domingo 23 de octubre de 2005 me sorprendió el ala “desobediente” de la oposición venezolana en el bulevar de El Cafetal. Y no me sorprendió porque protestaran, aunque tenían tiempo sin hacerlo. Lo que me sorprendió fue la estrategia publicitaria utilizada: Halloween. Que yo me enterara, estuvieron en el mencionado bulevar y en la plaza Francia. Convocaron una rueda de prensa tan, pero tan penosamente raquítica, que ni siquiera el actor principal asistió. Hubo menester de un ventrílocuo sin muñeco que lo citó con insistencia. El Cuarteto Pavoso integrado por Patricia Poleo, Rafael Poleo, Oscar Pérez y Antonio Ledezma, debió conformarse con citar al Cardenal Castillo Lara. “Doblado” por uno de ellos: Rafael Poleo. Me imagino la polémica para decidir quien era el muñeco (¿o el ventrílocuo?)

El dijo, el cree, el mencionó, el considera. Fue una clase de cómo no se debe hacer periodismo. Aunque padre e hija tienen una basta (así con b larga) experiencia en la comunicación social. Creo que ni grabadora usaron.

La consigna de la protesta: saca tu esqueleto contra el CNE (no me dirán que no da risa). Lo cierto es que sacaron las máscaras, los trapos negros, los afiches del 350 (lo único colorido de la protesta), auyamas, telarañas y se arrancaron con su cargamento de ultratumba a entusiasmar a los lugareños de Altamira y El Cafetal. A convocarlos a la desobediencia civil.

La desobediencia civil es la forma más responsable de incumplir una ley en democracia, pero, “observando una estricta obediencia a la ley elaborada mediante procedimientos escrupulosamente democráticos”. No busca privilegios individuales o corporativos, ni constituye una manifestación de desobediencia criminal. Tampoco es equiparable a la conspiración ni al terrorismo y siempre se ejercerá de manera pacífica. (http://www.ucm.es/info/eurotheo/diccionario/D/desobediencia_civil.htm)

Y recordé a insignes desobedientes: Thoreau, Tolstoi, Ghandi o Martin Luther King. Nada comparables al cuarteto ya mencionado. Supongo que los constituyentes que redactaron la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se inspiraron en personajes distintos al Cuarteto Pavoso para construir el artículo 350.

La desobediencia civil es algo muy serio y “es ejercida por personas conscientes y comprometidas con la sociedad”. “Minorías cualitativamente importantes”. Dime tú si Antonio Ledezma es consciente, comprometido y cualitativamente importante. En cambio suponemos que sí, que el Cardenal debe tener algún compromiso. Con Dios, con la Iglesia, con el Papa. Consigo mismo en último caso. Pero alguno debe tener. Lo malo es que si lo tiene, debió aparecer él y no mandar a un fantoche. Mandó a un Lalo opositor. Patético.
Desempolvaron consignas y acusaciones como que el 15 de agosto de 2004 hubo un fraude y anunciaron que las jornadas de protesta "se intensificarán en la medida en que el Gobierno prosiga en su propósito de confiscar la salida electoral que ambicionamos transitar.”
Convocan a la desobediencia. Pero, ¿como alguien puede sentirse convocado con esa avanzada de muertos, a los que sólo les faltaba Michael Jackson y su histórico video Thriller? Viéndolo bien podrían pedirle al desprestigiado Rey del Pop, que relance su carrera artística desde la plaza Francia. Uno se ríe, pero no es tan gracioso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3258 veces.



Mercedes Chacín*


Visite el perfil de Mercedes Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mercedes Chacín

Mercedes Chacín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a17610.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO