El problema de la ineficiencia

Uno de los aspectos en los que más ha insistido el Presidente Hugo Chávez en la presente campaña electoral, es en la necesidad de aumentar la
eficiencia durante un supuesto próximo período de gobierno, a fin de queeso se traduzca en mejores índices en cuanto a seguridad, salud,
educación,  empleo, etc., para todos los venezolanos. Esto, de alguna manera, es un reconocimiento implícito de que su gestión de gobierno no ha
sido todo lo eficiente que se hubiera querido.

Por su parte, los sectores de la oposición han calificado a la gestión de Hugo Chávez como de ineficiente, y en eso han basado en buena medida la
campaña electoral. Para ello han utilizado numerosos argumentos y han mostrado cifras que así lo revelan. Incluso, para contrastar con lo que
sería un futuro gobierno presidido por Henrique Capriles Radonski, numerosos voceros de la Mesa de la Unidad Democrática han expuesto una
serie de  soluciones para los diferentes problemas que aquejan a la sociedad venezolana, que lucen a veces seductoras.

Como los dos bandos que se disputan el poder en Venezuela están en la misma onda, con relación a eso de hacer un uso más racional de los
recursos disponibles, con el propósito de que haya mejores resultados, es decir, que haya más eficiencia en la gestión de gobierno, los venezolanos
deberíamos estar entonces muy optimistas de cara al futuro por venir. Sin embargo, la cosa no es tan fácil. Porque la eficiencia no se decreta de la
noche a la mañana. Ella es la sumatoria de los aportes que el aparato de gobierno  y la sociedad toda estén en capacidad de hacer, como resultado
de las fortalezas y debilidades con que se cuenta. Y la verdad es que, si se evalúan  las debilidades, el optimismo inicial puede pasar rápidamente
a pesimismo. ¿Con qué gente se podrá ser más eficiente? ¿Ya no hay generaciones completas con baja formación educativa y dudosos criterios
éticos? ¿Por qué no pensar más realistamente y encaminarnos progresivamente a aumentar los niveles de eficiencia, proceso éste que
puede durar décadas, antes de ilusionarnos con la posibilidad de que los índices en materia de seguridad, salud, educación, empleo, etc., van a
aumentar sustancialmente en el corto plazo? Por suerte, aún tenemos un confortable colchón petrolero.

  alportillo@ula.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1451 veces.



Alfredo Portillo


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: