Venezuela ¡Estado “fallido”! ¡Ja ja ja!

La “opinión pública  mundial”, como se autodenomina el Grupo de los Ocho, o G8, declarará a Venezuela, en un futuro inmediato muy próximo, como “Estado forajido”, o “Estado fallido”.  Este término, acuñado por primera vez  por el filósofo norteamericano John Rawls (1921-2002), quien introdujo el término "Estados forajidos" para identificar aquellos cuyos gobiernos estructuran decisiones internas y externas sin ninguna consideración por los derechos humanos, donde la juridicidad es una ficción unilateral y en los que la articulación ética que brindan la moral y las leyes ha sido sustituida por un comportamiento propio de bandidos que son integrantes aventajados de una cínica puesta en escena donde todo se finge y en la que a todo se responde con dosis de histrionismo inverosímil. En la realidad de todos los días y todos los espacios, Venezuela está muy lejos de vivir en esas condiciones.

Sin embargo, en repúblicas como EE.UU, la Corte Suprema de ese país, capítulo de la Florida, declaró a George W. Bush ganador de las elecciones presidenciales pese a que la votación mayoritaria favoreció a Al Gore. Y en Honduras, el Golpe de Estado contra Mel Zelaya fue avalado por el Congreso y el Tribunal Supremo de ese país, al igual de lo que acaba de suceder en Paraguay con la destitución de un Presidente electo por el pueblo como Fernando Lugo. Y qué decir con lo que están haciendo los parlamentos y los Tribunales de Justicia de Grecia y España con los sectores de trabajadores de esas naciones.

Estados forajidos aquéllos que se erigieron como líderes cuando el mundo vivió un período de 45 años de extrema tensión política y militar, y hoy, a más de 20 años de haber cesado las causas que ocasionaron la “guerra fría”, presenciamos las tensiones y amenazas de un holocausto, ahora nuclear, que se cierne en varias regiones del mundo, como lo pinta muy nítidamente en sus reflexiones el máximo estadista, a mi parecer, del siglo XX, Fidel Castro. En este sentido, las especulaciones que con extremo desenfado y mala intención se hacen respecto a las relaciones de Venezuela con China, Rusia, Bielorrusia Irán, Brasil, Argentina, Cuba, pasan por alto, no tan sólo el derecho soberano de establecer relaciones diplomáticas, comerciales, sino las ventajosas relaciones que deriva Venezuela de las mismas, sobre todo en lo que respecta a la transferencia de tecnología y a los incremento gigantescos en términos de volúmenes de exportación de petróleo y productos, así como comoditties representados por: plátanos, flores, café, productos petroquímicos y otros minerales.

Uno de los baluartes de la fortaleza de Venezuela al día de hoy, de cara al futuro, es el tan vilipendiado Fondo de Cooperación chino-Venezolano. Para información de los interesados, principalmente economistas, sociólogos y politólogos, el Fondo Pesado I, se firmó en noviembre de 2007 y culminó en noviembre de 2010. El Fondo Pesado II, se firmó en febrero 2009 y culminó en febrero 2012. El III, denominado El Gran volumen, se firmó en septiembre de 2010 y culmina en septiembre de 2020.

Lo importante de esos acuerdos financieros es su destino, por ello señalamos que los principales Proyectos Financiados por el Fondo Chino son, entre otros, los siguientes: Todos los relacionados con las emergencias e inversiones del Sistema Eléctrico Nacional, que alcanza a 1.774 millones de dólares; inversiones en la Siderúrgica Nacional por 124 MMUS$; Barrio Adentro IV, es decir, los CDI y SRI, 141 MMUS$; el Sistema Ferroviario Nacional con obras de infraestructura por 2.060 MMUS$; el III Puente sobre el Río Orinoco con una inversión de 190 MMUS$, y la compra de radares tridimensionales y 18 aviones K-8 para entrenamiento y asistencia técnica por 268 MMUS$. Todas esas inversiones suman 7.714 MMUS$. La mayor parte de esos proyectos están culminados en un promedio del 99%, mientras que el Gran Volumen apenas se está iniciando. Lo correspondiente a los Fondos I y II ya fueron pagados en su totalidad, gracias al convenio de canje por petróleo en una importante proporción.

Es necesario señalar que el Plan Ferroviario Nacional es la primera obra de gran envergadura como Proyecto de Largo Plazo que se instaura en el país, ya que su culminación está programada para el año 2030, lo que significa un plazo de 25 años desde su inicio en 2005.

No, Venezuela no tiene nada que ver con las características de un “Estado fallido”. Respetamos las opiniones de quienes se rasgan las vestiduras, con análisis extremadamente reducidos, en estos días calientes pre – electorales, pero la libertad en todo sentido con la que se desenvuelve esta campaña por la presidencia de la República es un testimonio contundente de que Venezuela está muy lejos de ser un Estado fallido”, pese a todos los intentos de los medios internacionales por endilgarle ese calificativo. Volveremos.

(*)Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia

cepo39@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2440 veces.



César Prieto Oberto (*)

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a146790.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO