Hasta Siempre Camarada Simón

Ayer se sepultó el cuerpo de Simón Sáez Mérida, más no se sepultaron sus ideales. Quienes le reconocemos su valor histórico revolucionario, y no lo pudimos acompañar en sus últimos días de agonía y muerte, queremos expresar de forma pública ante todos: familiares y compañeros de luchas, nuestro pesar y tristeza por la desaparición física, de este incansable militante revolucionario venezolano. A Simón le quitó la vida la "sin razón" que siembra y bajo dejando la barbarie capitalista.

Los que estamos militando en Opción de Izquierda Revolucionaria OIR, y quienes creemos que hay que construir un gran partido o movimiento para la revolución socialista en nuestro país, surgida por organizaciones e individualidades de distintas tendencias revolucionarias y experiencias políticas, consideramos que Simón Sáez Mérida, muy bien sería un buen dirigente o amigo de esa organización. Su largo historial así lo indica:

Desde temprana edad, tuvo uso de razón y se hizo revolucionario nacionalista, posteriormente se transformó en un convencido socialista e internacionalista. Militó en contra de las dictaduras que sucedieron en nuestro país y en todo el continente; construyó junto a otros irreverentes de entonces, un partido (AD), creyendo que este era un instrumento para transformar a Venezuela; cuando ese partido tomó el poder y a los pocos días se dio cuenta que este había traicionado las aspiraciones de él y de centenares de hombres y mujeres, no dudo que se debía abandonar y combatir a esa organización por la cual arriesgó su vida; fue un bastión en la fundación del MIR (que no era más que la expresión orgánica de que AD ya no servía para lo que él y otros lo habían concebido), después de participar en el error de destruir este incipiente movimiento (llevar al partido a la guerrilla), rectificó su error y, contribuyó en su reconstrucción, posteriormente consideró debería tener otro tipo de militancia política; sus últimos años lo dedicó a pelea gremial y a escribir sobre sus luchas.

Con esa síntesis de su vida y con muchas narraciones de hechos de nuestra Venezuela contemporánea, queda en evidencia que Simón Sáez Mérida fue un luchador incansable por “tomar el poder y hacer la revolución socialista”. Cualquiera diferencia se haya tenido con él, son hechos secundarios. Hay que reconocer que se nos han quitado un gran revolucionario. Desde los que luchamos en el campo de los trabajadores y quienes militamos en OIR, les decimos hasta siempre compañero Simón. Seguiremos luchando por la revolución y el socialismo. Tu ausencia nos reafirma más que es el socialismo o es la barbarie.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2530 veces.



Stalin Pérez Borges /OIR


Visite el perfil de Stalin Pérez Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas