Los Cardenales no comieron pajarina

INTROITO
Recuerdo en mis clases de “Zootecnia General” cuando uno de los profesores hablaba, hablaba, hablaba, y yo no lo escuchaba. Bueno, sí lo oía. Oía un murmullo pero ninguna palabra. Imagínense un ambiente caliente, más o menos 35 grados Celsius, sin aire acondicionado, sin brisa, 2 de la tarde, recién comido del comedor universitario, y un profesor que a lo mejor daba lo mejor de sí, no me consta, pero si uno estaba así, amodorrado, cómo estaría él. Pobrecito. Hasta que dijo “…a los animales se les da también alimentos concentrados, por ejemplo la perrarina…” Yo me desperté de un salto. Yo, como buen jodedor, esperando que algunos de estos especimenes metiera la pata, logré abrir las pupilas (ustedes no lo van a creer, pero yo aprendí a cerrar por completo las pupilas con los ojos abiertos: así el profesor me veía sin descubrir que yo estaba más dormido que Patricia Poleas, la hija de Granier.

BUENA ALIMENTACIÓN
Proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales, algunos lípidos. Y bastante agua. Estos son los componentes básicos de una buena alimentación. Con buen ejercicio se mantiene “mens sana in corpore sano”. La falta de ejercicio, tanto físico como mental, y una abundante ingesta de grasas y almidones produce cuerpos gordos, fofos, blandos, barrigones. Y también una mente con las mismas características: estos carajos y carajas solo piensan en comer. A los animales de cría se les suministra alimentos concentrados para garantizarles los componentes básicos necesarios, y así tener un ejemplar ejemplar. Si es un bovino (vacas, toros), cochino, gallinas y pollos, se quieren musculosos, sin grasa. Si es un perro o gato, se prefieren ágiles, de pelambre brilloso, contentos. Si son pájaros se busca que además de sanos canten bastante. Si los pájaros son cardenales, se prefiere que el plumaje adquiera un color rojo encendido.

DESBALANCE NUTRICIONAL
Cuando la ingesta no es “balanceada” se producen desajustes. El exceso en el consumo de carbohidratos harinosos provenientes principalmente de cereales, produce gente boba, débiles mentales. Y las panzas y cauchos no son más que reservorios grasosos de los excedentes de carbohidratos y grasas “entrados” más no gastados ni cagados. Vean bien a los cardenales de la iglesia católica: ¿ven a alguno raquítico, sin panza? Los vinos y champañas, los buenos güisquis, que son las bebidas “alimenticias” de estos excelsos servidores públicos, también engordan. Esta ingesta desmedida de alimentos y otros “aderezos”, unida a una total falta de ejercicio físico produce sumisión. ¿A quién? Al poder político. Al poder económico. Al poder militar. A la Oligarquía, pues. De allí que no es de extrañar que la alta jerarquía católica venezolana no solo sea anti chavista, sino también se sienta parte, sumisa, esclava, de la más rancia oligarquía. Al igual que todos los cardenales del mundo católico lo son en sus respectivos países. Si hay alguna excepción, les agradezco me la digan.

LA PAJARINA
Así como hay perrarina, también hay gatarina, y el alpiste fue sustituido por la pajarina. Que viene de “harina para pájaros” ¿Qué les parece? Estos son alimentos balanceados. Alguien me dijo que la pajarina también podría provenir de harina pajosa. O harina para la paja. Lo importante es destacar que si los pájaros no comen pajarina no vuelan, no se reproducen, y no solo pierden el color de su plumaje y las plumas, sino también dejan de cantar. Y para remate, son extremadamente sumisos. Cualquier se los coge. ¿Y para qué quiere uno a un cardenal con plumaje rojo pálido y que no cante y que además se deje coger y manejar tan impúdicamente?

CODA
Sin alusiones personales. Lo importante es descubrir, demostrar, conclusionar, que los cardenales del vaticano no comieron pajarina, porque si no, no hubieran escogido para papa a este señor con tan negro historial. De todas maneras no es de extrañar, porque además de la debilidad mental y la palidez del color rojo producida por la falta de pajarina, los oligarcas del vaticano le deben mucho al señor emboscador (“I ambush”). Así que preparémonos porque lo que viene es enea con burrundanga.

LUIS RIVERO BADARACCO
Maturín, 20 de Abril del 2005.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 5331 veces.



Luis Rivero Badaracco


Visite el perfil de Luis Rivero Badaracco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas