La gerencia gubernamental está penetrada por el "escualidismo"

Hemos dicho reiteradamente que para ocupar un cargo público no puede ser requisito estar afiliado a los partidos o agrupaciones políticas de quienes gobiernan. En absoluto podemos estar de acuerdo con ello y esa posición la hemos sostenido  desde siempre, pero, ¡ojo…!, igualmente hemos agregado que hacemos un excepción con aquellos cargos sobre los cuales descansa la rectoría de las políticas públicas, en cuanto respecta a la planificación, programación y  ejecución de las mismas, los cuales consideramos que si deben y tienen que estar ocupados por venezolanos que se identifiquen de manera plena con las más altas instancias gubernamentales, tanto en lo ideológico, como en lo político, pues de lo contrario aparecerían de inmediato los cortocircuitos y las miles de trabas y obstáculos que afectarían en mucho la marcha de sus iniciativas y propuestas.

Vale recordar que durante la Cuarta República quienes no tenían el carné de AD o de Copey, si es verdad que no lograban ingresar a cargo alguno en la administración del Estado, por bajo que fuese. Por supuesto, aquellos que eran recomendados de los llamados “chivos” de esos partidos, eran quienes tenían mucho mejor asegurado el acceso.

De manera que hemos abordado de nuevo el tema porque no es un secreto para nadie que en el actual gobierno, muchas de sus gerencias medias y hasta altas están en manos de gente que para nada comulga con sus políticas de corte socialista y es por ello que una importante cantidad de ejecutorias se adelantan con lentitud, se hacen mal o simplemente se sabotean hasta paralizarlas y generar caos y sosiego. Los cortes eléctricos, por ejemplo, fueron y han sido una buena demostración de que el sabotaje ocurre, pues el propio gobierno frente a muchos de esos casos eso es lo que le ha informado al país. Y así por el estilo hay otros muchos más que no vale la pena relacionarlos…

Sujetos de esa condición hay que sustituirlos de inmediato por gente que le duela el país y comparta los principios de la revolución. Es inconcebible que el gobierno siga permitiendo que en sus propias entrañas se siga consolidando una importante fuerza opositora que lo desprestigia sin pausa y que sólo busca su derrocamiento.

La opción de las reestructuraciones, recordemos, facilitan sin mayores complicaciones la implementación de medidas de ese tipo y lo que ha hecho falta no es otra cosa que las decisiones. ¿Qué se espera para adoptarlas?


oliverr@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2019 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a133546.htmlCd0NV CAC = Y co = US