Del baúl de los recuerdos:

Los tartufos y la deuda

Tartufo es el personaje de una comedia que está considerada como una de las grandes obras de la literatura universal de todos los tiempos. Fue escrita en Francia por Moliere, allá por los años de 1666, es decir, durante el reinado de Luis XIV, el más ilustre de los monarcas de la disnatía de los Borbones. 

   En esa obra, y particularmente a través de su personaje principal, el autor bucea y escudriña en lo más hondo y arcano del alma humana. Buscando con ello, sin duda, no sólo poner al descubierto algunos de los vicios más frecuentes y comunes en el hombre, sino al mismo tiempo también confrontar a éste con su propia realidad interior. Y lo hizo así, tal vez porque pensara que obligándolos a ser testigos de sus propias miserias morales, se podrían mejorar los individuos de una raza que, como la humana, se encuentra plagada de casi insuperables deficiencias e imperfecciones. 

   Por tanto, no es arriesgado afirmar que fue un propósito moralista el que llevó a Moliere a escribir su punzante sátira. Pero si no fue así, si la creación y representación de esa obra inmortal no obedeció por parte del autor a un propósito determinado, ni siquiera a la intención de expresar una creencia optimista en la perfectibilidad del género humano, de cualquier manera son esas las implicaciones que objetivamente se derivan de esa implacable requisitoria contra la hipocresía. Porque ¿qué hipócrita, y especialmente qué prelado y político, de esos que con palabras y ademanes melifluos viven simulando lo que no son, al verse retratado fielmente en aquellas páginas no son capaces de por lo menos abochornarse y hasta de experimentar un fugaz deseo de rectificación? 

   Pero para una mejor comprensión de aquellas personas que aun no han tenido la agradable oportunidad de leer la obra, demos una breve semblanza del siniestro personaje del dramaturgo francés. En efecto, Tartufo era un individuo tan pobre, que para poder satisfacer las necesidades de subsistencia más apremiantes y elementales, se ve obligado a recurrir a la caridad pública. Y es esa caridad, especialmente la de algunos amigos que lo consideraban un hombre íntegro y virtuoso, lo que le permitió obtener lo estrictamente indispensable para medio comer, para poder mitigar los feroces retortijones del hambre. Pero sólo eso, porque el poco dinero que recogía mediante la práctica de la mendicidad es tan escaso, que al contrario de Arturo de Córdoba en “Dios se lo pague”, no le permite costearse una vivienda. Y fue por esta razón que uno de sus amigos –Orgón-, creyendo –siempre hay un creyón, especialmente entre los escuálidos- ciegamente en las elevadas cualidades morales de Tartufo; en sus exageradas demostraciones de religiosidad y altruismo, lo llevó a vivir con su familia. Pensaba que una persona tan devota y que fuera  capaz incluso de compartir sus pequeñas dádivas con otros menesterosos, tenía que ser lo suficientemente noble, honrado y generoso como para merecer su absoluta confianza y protección. Claro, el pobre el pobre no se daba cuenta, como tampoco se dan cuenta los que creen en la MUD, de que todos los actos de su amigo, que los revestía de una gran bondad, eran fingidos y que había empezado a ser víctima de una terrible maquinación. Ahora bien, el hecho es que Tartufo llega a adquirir sobre Orión una influencia tan avasallante, que además de llevárselo a su casa y de disfrutar en ésta de todos los privilegios y comodidades, se convirtió prácticamente también en el dueño de la misma. Y hasta tal punto ejerció ese papel, que incluso se llegó a considerar con el derecho a intervenir en los asuntos privados de los que con todo derecho en esa casa vivían.  

   Como es fácil suponer, aquella situación altamente irregular, provocó un fuerte rechazo por parte de los afectados, pues no entendían cómo era posible que un advenedizo, un verdadero intruso, podía controlar de tal manera sus vidas privadas. Sin embargo, aquel rechazo, que al principio fue pasivo, a base de comentarios a sotto voce, se tornó después más abierto y beligerante cuando se enteraron de que Orgón, pretendiendo faltar a la palabra de matrimonio que había empeñado con el novio de su hija, decidió cancelar ese compromiso para casar a Mariana, su hija, con Tartufo. 

   Pero lo que en realidad define a Orgón, no como un perfecto tonto o ingenuo, sino como un redomado…(bueno ya Ud. sabe lector, para qué quiere que se lo diga) fue la actitud que asumió contra su propio hijo. Sucedió que habiendo sorprendido Damis al intruso mientras cortejaba, o atacaba, pues, a la esposa de su padre –su madrastra-, fue a acusarlo con éste creyendo –otro creyón- que tomaría drásticas medidas contra el indeseable sujeto. Pero se cayó de un coco, porque a pesar de que la acusación fue confirmada por la misma Elvira –la esposa-, Orión no le paró pelota. Por el contrario, lo que hizo fue amenazarlo con agredirlo si no se excusaba con el inocente angelito, a quien consideraba una indefensa criatura, víctima de las intrigas de su desconsiderada familia. Y en vista de que Damis no sólo no se excusó sino que mantuvo en pie su acusación, fue expulsado violentamente de la casa en medio de un torrente insultos y maldiciones inferidos por su progenitor.  

   Mientras el hijo se marchaba sumamente dolido por lo que le acababa de hacer su padre, este de rodillas y abrazado a Tartufo, que también se encontraba hinojos, le prometió, a manera de desagravio, poner a su nombre toda su fortuna. Y así lo hizo, con todas las indeseables consecuencias que es posible imaginar. El hecho es, para resumir, que con la ayuda de Elmira Tartufo fue finalmente desenmascarado por Orión. 

   A estas alturas, ya Orgón empezaba, si no a dudar abiertamente por lo menos empezó  a sentir cierta reserva en relación con su amigo. Empezaba a pensar que tal vez este sujeto no fuera lo que él creía que fuera. “Y si no es el que yo he vendo pensando que es”. Se preguntaba, para de inmediato agregar: “no, no puede ser; un tipo así, tan generoso y desprendido como Tartufo no puede ser un bellaco. Pero, además – se seguía diciéndose-, yo tengo que actuar con mucha cautela, porque si lo boto de la casa, y después resulta que es inocente, ¿qué me sucedería? Nada, que Dios no me perdonaría tamaña injusticia. 

   La esposa, que se había dado cuenta de lo que le sucedía a su marido, que se enteró de las dudas y vacilaciones que atenazaban a Orgón, aprovechó la situación para abordarlo y  tratar de convencerlo de que debía sacar al inescrupuloso sujeto de su casa. Al principio Orgón se resistió, pero después, en un tono conciliador, le dijo: “Pero, bueno, qué quieres tú que hagamos”. Entonces, su media costilla le sugirió el plan que, de tener éxito, convencería definitivamente a su marido de la clase de hombre que era Tartufo, lo cual evitaba la posibilidad de que llegara a sentir algún remordimiento en el caso de que tuviera que tomar una decisión drástica contra su amigo. El plan consistía en lo siguiente: colocar sobre una mesa un gran mantel cuyos pliegues cubrieran también sus partes inferiores, de modo que no se pudiera ver nada lo que debajo de ella pudiera haber. “Tú te metes debajo de la mesa –continuó explicando Elvira- y te pones a escuchar”.  

   Así lo hicieron, colocaron el mantel, pusieron dos sillas a los lados de la mesa y Orgón se metió debajo de la misma. Al poco rato se apareció Tartufo quién, sin  esperar a que lo invitaran, se sentó en la otra silla y empezó a atacar con frases atrevidas a Elvira. Le dijo cosas que harían ruborizar hasta a la meretriz más desvergonzada. Hasta que se le ocurrió decirle, en el colmo del irrespeto, que dejara al carcamal de su marido que, por encontrarse en el ocaso de su vida sexual, no podía satisfacerla como podría hacerlo él. Al escuchar Orión aquellas frases ofensivas para su orgullo de macho, masculino y varón, se levantó violentamente, enviando por los aires la mesa, y de inmediato, mientras profería toda clase de insultos e improperios, la emprendió a golpes y patadas contra el atrevido quien, para ponerse a salvo de aquel energúmeno y evitar que hasta lo matara, tuvo que emprender, con el terror reflejado en el rostro, una veloz carrera hacia la calle, de donde no debió haber salido jamás.  

   Sin embargo, las cosas no se iban a quedar ahí, porque a los pocos días Tartufo decidió dar el golpe de gracia reclamando los cuantiosos bienes que Orión había puesto a su nombre. Buscó unos gendarmes, y además de reclamar la desocupación de “su casa”, que Orión tenía “ilegalmente invadida”, exigió la devolución de todos “sus bienes”, de los cuales se había apropiado su benefactor. Pero como si lo que estaba haciendo fuera poco, lo acusó también de encubrir a unos enemigos del régimen. No obstante, el rey, que ya tenia abundantes noticias de este pájaro de cuentas,  lo que hizo fue ordenar su detención. 

    De lo anterior se desprende una sencilla y conocida moraleja que se desprende del siguiente dicho popular: “ni todo el monte es orégano ni las promesas electorales de ciertos políticos son un cheque al portador. Al contrario, con asaz frecuencia ha sucedido que ese cheque ha resultado de goma y que rebota más que una bolita de jugar pin pon. ¿Quiénes en el burlesco teatro de la política venezolana, cuyos protagonistas de vodevil viven enlodando todo cuanto de sagrado pueda haber en este país, son los Tartufos y quiénes los Orgón? Quienes acierten se harán acreedor a una edición lujosamente empastada del paquete neo-liberal del gobierno de Caldera y de su portaestandarte o alabardero Teodoro Petkoff. 

Deuda y electricidad:.

   Carta a un amigo: Ola, mucho le agradecería me enviara de nuevo, si no es mucha molestia, el informe de un ex-presidente de Venalum en el que habla acerca de los costos de producción por tonelada de aluminio producida. El que me envió lo perdí, porque para poderlo ver de nuevo tendría que ir a “descargar”, pero no sé qué sucedió, y el hecho es que este dispositivo no me está funcionando. De ese informe lo que recuerdo es que entre los años 2009 y 2010 los costos de producción por tonelada eran de 5000 dólares, mientras que los precios de venta se situaban en los 1400 $ ¿Cómo puede echarse sobre los hombros de la nación una carga semejante, carga que además de estar muy por encima de la capacidad del país para soportarla, aparte del cierre de las plantas o la drástica reducción de los sueldos y salarios, no tiene solución a la vista? . 

*   El gobierno, en su tendencia manirrotista y despilfarradora acaba de emitir otra serie de bonos y títulos de la deuda pública por un monto de 45.000 millones de bolívares fuertes. Hace apenas unas pocas semanas hizo lo mismo por una cantidad igual, lo que nos conduce inexorablemente a que un porcentaje sustancial del presupuesto nacional se tenga que destinar para cubrir el servicio de la deuda. Pero eso no es todo, porque se incurre en este irresponsable y desbocado endeudamiento cuando la existencia misma de la OPEP está en pico de zamuro. De manera que no es de extrañar que en cualquier momento las calificadoras de riesgo cataloguen los bonos venezolanos de basura, como lo acaban de hacer con Portugal, país que no está insolvente, puesto que no ha incurrido en default, y sin embargo lo calificaron de la forma ya dicha. De ocurrir esto, sí es verdad que, aun cuando todavía hay un cierto margen de maniobra, hay que llamar a María.  

*   Hace poco se produjo un apagón en la parte norte de la ciudad, y la explicación que ofreció el presidente de Enerven fue que esa falla se debió al alto consumo de electricidad. No, amigo, está equivocado, no mienta. Porque lo que realmente sucede es que no se ha aumentado la capacidad de generación como para atender una demanda siempre creciente. Incremento que, por lo demás, es incontrolable, a menos que se empiece a capar a todos los hombres y mujeres de este país.  

   El consumo de energía eléctrica es uno de los indicadores que mejor permiten medir el grado de desarrollo y bienestar de una nación. No por casualidad los países más desarrollados de la tierra son los que más consumen electricidad. En esos países el consumo de esta energía es miles de veces superior al actual consumo venezolano. Y sin embargo, en tales naciones no se oyen las barbaridades como las que aquí se dicen para tratar de justificar la pésima administración de un servicio cuya eficiencia es inversamente proporcional a las elevadas remuneraciones que, debido al inefable Control Obrero, se pagan en Corpoelec. Lo que está sucediendo no tiene absolutamente nada que ver con el socialismo, que es un sistema de abundancia y prosperidad. 

alfredoschmilinsky@hotmail.com          


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2054 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a126503.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO