I.- Solo matando lo viejo nacerá lo nuevo y II.- Maneras de matar lo viejo para que nazca lo nuevo

Revolución en Revolución

I.- SOLO MATANDO LO VIEJO, NACERÁ LO NUEVO

UN FANTASMA

Una constante recorre cada rincón, hecho o acontecimiento del proceso bolivariano. Es un fantasma, una amenaza con autonomía propia, cuyos iconos (la corrupción, ineficacia, arribismo, oportunismo, personalismo) direcciona la acción política, amordaza y desactiva las iniciativas gubernamentales, destroza lo mejor de planes, misiones e iniciativas salidas de la reflexión presidencial. Tras un nuevo entusiasmo o reivindicación para los sectores populares, aparecen estos cancerberos, verdaderos cuidadores y genios del mal, sembrando frustración en el seno del pueblo y desconcierto en importantes segmentos de vanguardia. Es un verdadero karma.

Esa dinámica donde la política es sinónimo de vida fácil, rápido enriquecimiento y personalismo, propio de la cuarta república y de las seudo democracias imperantes en el mundo, tiende a refortalecerse en importantes instancias de lo institucional y no institucional. Aprovecha debilidades propias de una etapa comola actual para fortalecer su posición. De allí que ante la necesidad de la unidad en cualquier elección, pujan hasta reventar las iniciativas populares imponiendo sus candidatos.

De manera similar, cuando de ejecutar lo esencial de la ley de tierras, el fortalecimiento de PDVSA o, por solo mencionar uno de los mas importante bastiones: el Frente Francisco de Miranda, se repite, no una, sino mil veces esa practica donde -por decir algo- un funcionario para atacar la pobreza se “sacrifica” en la comodidad de un vehículo de lujo y la miseria sigue a pie, tras de dicho funcionario, esperando su ración de dadivas que en muchos casos no llega.

Es verdad, continua en el pueblo bolivariano sembrada la esperanza en la idea de cambio y en el liderazgo del presidente Chávez. Es cierto, en una que otra manifestación e iniciativa de un Ministro, Director de Programa o líder conocido, se hace presente el sentido común, la solidaridad, responsabilidad y sacrificio, como es el caso del Fiscal del Pueblo –Danilo Anderson-, pero lamentablemente ello sigue siendo la excepción y no la regla. ¿Cuánto tiempo mas el hombre de a pie continuará aferrado a la idea del cambio y voluntad del presidente? ¿Será que algunos de esos prepotentes, que piensan que el Proceso son ellos y su entorno, no logran imaginar la fuerza, violencia y capacidad de destrucción de un pueblo burlado y ahora mas que nunca decidido a ir por lo suyo?. Somos de la idea, en el Movimiento 13 de Abril-Proyecto Nuestra América, que es el momento para instrumentar junto al pueblo la mas formidable respuesta en función de la defensa de esta revolución y para ello es indispensable la ubicación, inventario, caracterización, aislamiento y en último extremo, exterminio del enemigo, este donde este.

¿QUIÉN ES EL ENEMIGO?

EL ENEMIGO CONFORMADO ESTRUCTURAL Y POLÍTICAMENTE es mucho mas sencillo ubicarlo, que cuando se trata del enemigo Funcional, Política e Ideológicamente. El primero, se encuentra claramente focalizado en las empresas privadas de comunicación. Las cuales no han escatimado esfuerzo en función de dar al traste con el Proceso, al extremo, que en su irresponsable deambular han destruido el oficio del periodista y el ejercicio de la Comunicación Social como ciencia. Han destrozado profesionales y peor aún, desacreditado de tal forma cualquier vestigio de credibilidad que basta el que ellos suscriban una verdad verdadera para que la colectividad la ponga en duda. Sin olvidar que ellos, junto con el imperialismo y la oligarquía criolla, son los responsables directos de toda la situación de inestabilidad que ha vivido el país; golpe de Estado, paro criminal petrolero y asesinato de Danilo Anderson.

Otros enemigos de fácil identificación son aquellos que hacen vida en las instituciones públicas tales como, Fiscalía, C.N.E., T.S.J. Administración Pública Central, Defensoría del Pueblo y Cuerpos Policiales que, en algunos casos llegaron con el triunfo del 98 y en otros son verdaderas costras y mafias amparados por la ineficacia y hasta la comodidad de altas autoridades designadas por el Presidente ¡Cuanto daño hacen los apadrinados nuevos y viejos! ¡que terrible cuando detrás de un funcionario indolente encuentras el parentesco familiar o de amistad con un connotado líder de la revolución!

Sin embargo, a esta altura del juego este tipo de enemigo no es una
verdadera amenaza, lo cual no niega que se les desenmascare, se les ubique y se les combata. El peligro camarada, hermano, amigo, compañero esta muy cerca de nosotros. Ese riesgo esta en la mentalidad, estilo de vida, métodos de trabajo y malas mañas de unos cuantos dirigentes del Proceso.

Recordemos que por las propias debilidades de éste acá se hipotecaron importantes banderas como por ejemplo: el proceso popular constituyente. Recordemos: ¿Quién coordino la Asamblea Nacional Constituyente, cuáles fueron sus candidatos al T.S.J., su incidencia en el nombramiento de ministros o embajadores? Desde allá viene la desgracia que consiste no solo en esos nombramientos y decisiones, sino en el método, el estilo de hacer política, de amarrar decisiones.

EL ENEMIGO FUNCIONAL, POLÍTICA E IDEOLÓGICAMENTE. Para este sujeto en su vida cotidiana y entorno político el único valor respetable es la usura, la corrupción, el oportunismo, la arrogancia y el arribismo. Su “virtud”, la sumisión acrítica hacia cualquier símbolo de poder o superioridad y el desprecio hacia los desvalidos, los marginales o “tierruos”. Son esos individuos que ante la presencia presidencial dicen: “tranquilo cuando le pongamos al carajito ese mongólico, se le pasa la arrechera por nuestro desastre”. Son sujetos que odian hasta rabiar a la oligarquía, pero como disfrutan sus gustos y comodidades. Siempre, estos individuos hablaran del sacrificio desde la comodidad de la oficina o desde la satisfacción de una buena comida. Rinden culto a la vanidad y sus obras son verdaderos adefesios, cadenas de desaciertos mediante los cuales uno tapa al otro.

Ahora lo triste compañeros es que estos sujetos existen y son en algunos casos diputados, ministros, vice-ministros, directores generales, voceros del presidente, coordinadores de importantes planes contra la pobreza, candidatos a rector, altos oficiales activos o retirados de las F.A.N. e intelectuales “ganados” con la revolución. Y en manos de ellos, el líder fundamental del Proceso, el comandante Chávez deposita su confianza y grandes responsabilidades.

UNA LECCIÓN.

Lo característico en la lucha contra el golpe de estado de abril del 2002 y el criminal paro petrolero del mismo año, así como la gran derrota del referéndum del 15 de agosto de 2004 sufrida por la oposición, fue la decidida participación del pueblo en estrecha identificación con la idea del cambio, defensa del Proceso y del Presidente Chávez. Lo cual contrasta con el poco entusiasmo y efervescencia de las elecciones regionales del 31 de octubre, esto amigos, es un dato que no debe ser olvidado, pareciera que la intermediación de los diversos cuadros de la Revolución goza de muy poca validez si no esta claramente certificada por el Presidente y si bien, pudiera interpretarse como una debilidad, es sin embargo una gran fortaleza en el sentido de que esa es la única razón, que llegado el caso pueda frenar la rabia de este pueblo y que, si se alcanza la sintonía suficiente entre pueblo, Chávez, esperanza de cambio y una férrea vanguardia colectiva serian la garantía para la profundización del proceso.

El triunfo del “chavismo” en el referéndum de agosto y en las recientes elecciones regionales es una manifestación mas del proceso de transito emprendido en el país desde el 27 de febrero de 1989. Este es un triunfo del voluntarismo presidencial y del imaginario de un pueblo que día a día apuesta a un sueño de revolución a pesar de errores cometidos. Pero este hecho, triunfo chavista o voluntarismo popular hay que llenarlo de carne, de contenido y es allí donde tenemos que inscribir el llamado de la revolución en la revolución o profundicemos la revolución; por allí tenemos que inscribir un necesario balance y caracterización de taras políticas, ideológicas y hasta morales que impiden el avance revolucionario desde el seno mismo del chavismo. Es la necesaria reivindicación de valores individuales y colectivos que en su conjunto nos muestra no solo la práctica política revolucionaria a ejercer, sino el cómo y el porque de ésta en termino de la reivindicación de los mas desasistidos y sobretodo, de colocar en manos de éstos la posibilidad de ejercer verdaderamente poder popular.

UNA NECESARIA RESPUESTA.

Día con día la frase: Revolución en la revolución comienza a configurar su propio y particular alcance. Revolución en la revolución no puede ser sino lucha frontal contra la corrupción, la ineficacia y el burocratismo. Revolución en la revolución tiene que expresarse en mas y mas participación de los desposeídos en las toma de decisión, en un real Control Social, en la movilización popular ¿quién le teme a la movilización del pueblo? ¿quién pretende resolver los problemas del proceso mediante la componenda y el acuerdo?. Es necesario convertirnos en verdaderos vigilantes, supervisores de la conducta y actuación de quienes dirigen el Proceso. Ahora mas que nunca el pueblo de Bolívar requiere hacer uso de la Inteligencia Social. Pues el poder del pueblo reside en si mismo, pero es todavía mas poderoso cuando se cualifica, se coordina y esta en capacidad de responder adecuadamente a las acciones del enemigo, sea interno, externo, encapillado o descubierto.

“Lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer”, ”revolución en la revolución” y “solo el pueblo salva al pueblo” Matizan, en pocas palabras las necesidades del proceso bolivariano. Pero es que lo viejo no morirá si no lo matamos, de igual modo lo nuevo no nacerá si no lo parimos todos juntos. No existirá “Revolución en la revolución” si no hay revolucionarios que lo impulsen. Y “solo el pueblo salva al pueblo”, se hace realidad cuando ese pueblo identifica las características propias que constituyen a sus amigos y enemigos, a lo que debe nacer y a lo que debe morir. Sirva pues el momento para citar al compañero Carlos Lanz (REVOLUCIÓN EN LA REVOLUCIÓN-junio-2004) e inventariemos ¿Que es lo viejo que debe morir? y ¿Que es lo nuevo que debe nacer?

LO VIEJO QUE DEBE MORIR:

- El estilo de dirección y de organización política, heredada de la cultura adeca (todos a matar ese poquito o pocote de adeco que llevamos por dentro).
- La ambigüedad y el eclecticismo en torno al carácter de la revolución: descuido en las tareas atinentes al cambio estructural.
- La ineficacia administrativa del gobierno central, estadal y municipal.
- El sectarismo y el clientelismo grupal.
- La dispersión de las políticas públicas
- La burocracia partidista y los protagonismos artificiales.
- El tareismo ciego que no construye ni reflexiona.
- El abandono del estudio y la lucha ideológica.
- El afán de lucro y las corruptelas.
- Las prácticas no solidarias.
- Las distorsiones informativas y comunicacionales: descalificaciones, corrillos, etc.
- El monopolio y jerarquía del saber, bajo el sello de la disciplina, la tecno y expertocracia.
- El colonialismo intelectual y la dependencia promovida por el imperio.


LO NUEVO QUE DEBE NACER:

- Impulso de una Nueva Cultura Política, centrada en valores y prácticas verdaderamente democráticas.
- Comprensión de las tareas históricas planteadas en el PERÍODO DE TRANSICIÓN: promoción del Desarrollo Endógeno, cambios en las relaciones de producción, impulsar la economía social, refundar la República.
- Desburocratización del Estado, achatando las estructuras. Simplificando las funciones, eliminando recaudos y papeleos, sinergia institucional y planificación intersectorial.
- Acción unitaria, legitimando los matices y diferencias: UNIDAD EN LA DIVERSIDAD.
- Reivindicación del protagonismo popular y el poder constituyente de la gente, desarrollo de las organizaciones de base: Círculos, Colectivos, Comunitarios, Comandos Bolivarianos, Redes Sociales.
- Desarrollo del proceso formativo permanente, materialización de la Escuela de Cuadros como red educativa.
- Defensa de la ética revolucionaria, centrada en valores humanistas.
- Promoción del esfuerzo cooperativo y el trabajo en equipo.
- Concreción de la interacción dialógica y la comunicación libre de coerción. Viabilización de las emisoras y televisoras comunitarias, construcción de una estrategia comunicativa integral.
- Aplicación de los postulados de la democracia del saber y la soberanía cognitiva, desarrollo de la Inter. Y transdisciplinariedad como modo de producir conocimiento, ciencia con pertinencia, innovación y adaptación tecnológica.
- Defensa del acervo indoafroamericano, como herencia de nuestra América que
permite construir la identidad continental frente a todo tipo de coloniaje.

Ya lo sostuvieron los clásicos, sin teoría revolucionaria no existe acción
revolucionaria. Por nuestra parte sostenemos, sin una férrea atención al problema ideológico, a la formación de cuadros, al seguimiento de proyectos y políticas y una verdadera participación crítica, controladora del pueblo, no habrá revolución bolivariana. Tiempo tenemos para hacer la siembra necesaria, siembra de conciencia a nivel de muchos líderes y revolucionarios. Recordemos a Jesús y todos a realizar el esfuerzo por ubicar la inmensa viga que imposibilita mirar desde la altura del Ministerio, de la coordinación de Misiones, alcaldías, trabajo popular y gobernaciones.

Que la Misión Salvar el Proceso siga siendo un sentido paso, subjetividad colectiva, trocha, fragua de infinita voluntad popular y revolucionaria.
Misión que a la larga o a la corta tendrá que enfrentar el carácter mismo del Estado, sus instituciones, normas y aberraciones, pero mientras, debe ser una importante palanca de presión para que, entre la razón de ser del Estado y las necesidades o prioridades de los sectores populares, el gobierno bolivariano se vea en la necesidad de inclinar la balanza por ese conglomerado social, razón fundamental de ser de la Republica Bolivariana de Venezuela.


... y II.- MANERAS DE MATAR LO VIEJO PARA QUE NAZCA LO NUEVO

La imposición de lo viejo para que no nazca lo nuevo, es la traba fundamental en el seno del Proceso venezolano. Esta tensión tiene cabal expresión en carencias o debilidades que hacen mella en el cotidiano accionar del sujeto bolivariano, sea desde las oficinas de las dependencias gubernamentales, los escenarios de participación política militante, los gremios y hasta las organizaciones de base. Caracterizado por la ausencia de cuadros integrales armados de una formación teórica y subjetividad revolucionaria presta a enriquecerse en el ejercicio de las mejores virtudes del ideal socialista. Militantes del sacrificio, la crítica y la autocrítica, imitando el ejemplo Guevarista de la eficacia, autoexigencia permanente, humanismo, sencillez, solidaridad y respeto hacia los mas desasistidos de la sociedad. Evidentemente, lo nuevo solo podrá nacer desde el surgimiento de un nuevo ser humano, de una nueva subjetividad, desde la interiorización de nuevos códigos de conducta y modelos de actuación revolucionaria.

Existen obstáculos y peligros cercando y ahogando cualquier iniciativa a favor de la profundización del proceso. Entre otros podemos inventariar: el arreglo burocrático como método “apropiado” para la resolución de conflictos en el seno del Proceso; el fortalecimiento de valores propios de la sociedad de consumo, con su consecuencia inmediata de transculturación, atropello e irrespeto a toda noción de equidad, amor y reivindicación de, lo humilde, el desapego y sacrificio de nuestro pueblo. Es así como empieza a alcanzar la estatura de lo “común”, lo “normal” y peor aún lo “aceptable” y lo codiciado en el “estilo” de vida de connotados dirigentes del Proceso imbuidos en una atmósfera de jalamecaterismo, guardaespaldas, clientelismo, mercenarismo y abusivos lujos frente a la mirada de un pueblo enamorado de las propuestas de cambios, pero una vez mas postergado al simple rol de cuida y aporta votos. Perversa normalidad donde la adscripción a un nuevo ministerio o cargo, significa la erogación de inmensos recursos para reacondicionar oficinas. Y así, como una cascada de lodo, desde el mas alto funcionario hasta el simple portero o chofer, desde el dirigente comunal en la parroquia, hasta el coordinador del mas apartado Mercal, es lo viejo lo que alcanza preeminencia ahogando lo nuevo. Es la ideología del capital carcomiendo las bases, los fundamentos del bolivarianismo. Es el riesgo de perder todo y no en manos de los enemigos tradicionales sino de propios compatriotas, revestidos de un neo-elitismo burgués, trasnochado y coronado con una boina roja. Sin embargo, ante ese escenario lúgubre y nada parecido a lo soñado por el Che, en lo que conducta revolucionaria se refiere, se levanta un muro de oportunidades, fortalezas y esperanzas en las mayorías populares, así como el esfuerzo de uno que otra figura conocida y la inmensa red de apostadores por el triunfo de la revolución bolivariana inscrito a lo largo y ancho de la geografía nacional, nuestramericana y mundial, garantías indiscutibles para la salvaguarda y profundización de la experiencia bolivariana.

Sabemos que el proceso revolucionario no es un problema de voluntarismos o de buena fe de sus cuadros. La revolución es una apuesta, una exigencia a ser cumplida por lo mejor de la especie humana y en el caso de la Venezuela Bolivariana, esa condición solo puede ser cumplida por los hombres y mujeres de este pueblo. Con muchos de los funcionarios públicos que hoy son parte de la gran maquinaria de la ineficacia, la corrupción y el burocratismo; de dirigentes populares que lamentablemente aspiran a ser uno más de los congraciados por el poder; de oficiales y soldados prestos a las dadivas de una que otra corruptela. De aquellos mismos, que asumiéndonos como los mas revolucionarios entre los revolucionarios, también hemos sido débiles en alguna medida para discernir entre lo apropiado o no en la práctica revolucionaria. En fin, los hechos indican que todos somos parte, unos mas otros menos, del problema, por consiguiente somos parte de la solución.

Es entonces, desde la atmósfera descrita, que apostamos por la necesidad de una CRUZADA POLÍTICA-IDEOLÓGICA DE FORMACIÓN DE CUADROS REVOLUCIONARIOS INTEGRALES. Partiendo de la premisa de que aquí no existen especialistas en revoluciones, de que todos somos sujetos de aprendizaje y formación. Aceptando que la primera lección a aprender e interiorizar tiene que ver con nuevos valores del cuadro revolucionario bolivariano, de una nueva subjetividad donde la transparencia y el respeto por uno mismo, pasa por el inmenso respeto hacia los demás (sobre todo por los mas desasistidos), por la coherencia entre el decir y el hacer política.

Ya lo decía José Carlos Mariátegui: “La revolución no es obra de parias, es la consecuencia, el producto de la más grande labor de lo mejor del ser humano”. Y nosotros, en el marco de todas las limitaciones del Proceso Bolivariano, ante el cúmulo de vicios y taras que atraviesan a cuadros, dirigentes y pueblo en general tenemos que ser sujetos y objeto de tan magna obra mediante el estudio, la formación y el compromiso revolucionario. Cualificando a un mar de hombres y mujeres, referencia indispensable para la construcción de una vanguardia colectiva en la cual hagan vida con igualdad de condiciones, exigencia y sacrificios: intelectuales, obreros, militares, campesinos, pescadores, trabajadores del petróleo, artesanos, funcionarios públicos, dirigentes comunales, homosexuales, artistas, ministros. En fin, lo mejor de cada uno de esos sectores sociales sometidos a esa: CRUZADA POLÍTICA-IDEOLÓGICA DE FORMACIÓN DE CUADROS REVOLUCIONARIOS INTEGRALES. Por ahora, solo asomaremos alguna propuestas, convencido que otros, desde otros lugares la enriquezcan y que mas temprano que tarde pueda instrumentarse.

Pensamos que el primer requisito para la Instrumentación de esta tarea, es precisamente la interiorización de su necesidad para todos aquellos identificados con el proceso de cambio y sobre todo, para quienes detentan altos cargo públicos, políticos y populares. Así, la revolución en la revolución pasa a ser la cualificación de ese vasto ejercito, el aislamiento de algunos lamentablemente irrecuperables y la absorción de otros hoy marginados. Será necesario trabajar en la metodología de enseñanza y aprendizaje, en la dinámica de estudio, el pensum, la evaluación y promoción, el equipo de coordinación, sus requisitos y adscripción.

Por nuestra parte, presentamos a continuación algunos elementos que pudieran constituir ese pensum de formación y estudio, advirtiendo que muchos de esos puntos son reflejos del esfuerzo colectivos que hemos venido realizando militantes del Proyecto Nuestra América-Movimiento 13 de Abril.

CRUZADA POLÍTICA-IDEOLÓGICA DE FORMACIÓN DE CUADROS REVOLUCIONARIOS INTEGRALES POR Y PARA LA REVOLUCION BOLIVARIANA.
Propuesta de Pensum:

-Teoría de la revolución en general.
-Pensamiento libertario hispanoamericano.
-Ética, compromiso y solidaridad revolucionaria.
-Comunicación y desarrollo tecnológico por y para la revolución.
-Metodología y estilo de trabajo revolucionario.
-Reconstrucción de la memoria histórica de Nuestra América.
-Humanismo Marxista, teología de la liberación y pensamiento de Nuestra
América –síntesis para la reconstrucción de una teoría para la revolución
latinoamericana.
-Presupuesto para el ejercicio de una Nueva cultura política.
-Utopía concreta de Nueva sociedad.

Como elemento de ilustración de lo señalado, podemos referir que entre los tópicos de estudio deberían estar problemas coyunturales que involucren a varias instituciones públicas, privadas y populares bien sea en lo que respecta lo político-administrativo, la evaluación en conjunto, la revisión de métodos de instrumentación, seguimiento y evaluación de planes, proyecto u obras. Es el esfuerzo de estar lo mas cerca posible de la complejidad de la vida en la instrumentación del ideal revolucionario.

Por otra parte, bueno es entender estas propuestas como un aporte concreto que más allá de lo estrictamente formativo, juega también un importante rol político-ideológico, la adquisición y práctica de nuevos valores y motivaciones, tales como la formación continua y permanente, la evaluación colectiva. El encuentro de sintonía entre instituciones y comunidad, autoridades y simples trabajadores, la formalidad de las instituciones y la dinámica comunal, popular. Sirvan también estas ideas para experimentar el ejercicio de alianza y encuentro entre diversos sectores de vanguardia en lo que respecta la discusión del tipo de pensum, metodología a instrumentar y dinámica.

Muchas son las prioridades, pero seguro estamos que solo en el marco de una estrategia formativa integral de cuadro (CRUZADA POLÍTICA-IDEOLÓGICA DE FORMACIÓN DE CUADROS REVOLUCIONARIOS INTEGRALES), alcanzara todo su sentido la revisión de pautas o retos de trascendental importancia como: la relación cívico-militar; quién y cómo constituir al sujeto del cambio; qué aprender de la evaluación de políticas, propuestas y misiones en estos últimos seis años.

Es posible que surjan justificaciones para descalificar esta propuesta, que si el tiempo, las exigencias del ministerio o de la comunidad. Sin embargo valido es recordar que para el Che Guevara, siendo Ministro de Industrias de la Cuba revolucionaria en sus inicios, siendo miembro del Consejo de Estado, siendo un activista de reconocida trayectoria internacional, siempre tuvo tiempo para la formación en colectivo e individualmente sin abandonar sus responsabilidades. Parece que mucho, en esta etapa de la revolución bolivariana, requerimos ese ser como el Che. Esa también es una buena manera de impulsar la revolución en la revolución.

Dejemos la soberbia para cosas inútiles y apostemos todos por una
jornada en la cual intentemos graduar centenares, miles de hombres y mujeres de
verdaderos forjadores de revolución. Todo lo otro, vestirse de líder, de ultra bolivariano y solo estar empujando frustraciones y seres humanos en manos del desconcierto, no es mas que contra-revolución. Es posible que para algunos dirigentes del proceso no sea prioritaria esa CRUZADA POLÍTICA-IDEOLÓGICA DE FORMACIÓN DE CUADROS REVOLUCIONARIOS INTEGRALES, sea entonces Marx quien les recuerde: “El ser social, determina la conciencia social” o también uno que otro “intelectual bolivariano” lo considere banal, es allí donde alcanza preeminencia la conseja popular: “Ojos que no ven, corazón que no siente”. Como ven, en ambas reflexiones esta presente el punto de vista del observador, su lugar en el lienzo, en el tejido político-social y por consiguiente el orden de “SUS PRIORIDADES”. Que en la mayoría de las veces no es el de las mayorías nacionales postergadas una vez más, por ahora, de sustanciales iniciativas del Proceso Bolivariano.

¡S0LO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO!

Luis Villafaña - militante del Mov. 13 de Abril. Proyecto Nuestr@merica


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3355 veces.



Luis Villafaña - militante del Mov. 13 de Abril. Proyecto Nuestr@merica


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas