La FAPUV exige a Chávez ¡vete ya! - ni un paso atrás...

INTROITO
El tema de mi artículo iba a versar sobre la pluma fuente de Manuel Isidro Molina y su sancocho en la olla del golpista fascista Silvino Embustillo, pero al ver esta mantequilla en la que nadan los directivos golpistas de la seudo flamante “Federación de Asociaciones de Profesores de las Universidades Venezolanas” no me tembló el pulso. El problema fue que hay tanto pero tanto material de estos piratas que me costó centrar la idea principal. Peor aún: no se si lo logré. Ustedes dirán.

ANTECEDENTES
Muy corto: las universidades venezolanas son un nicho de corrupción y piratería por parte de (seudo) profesores, adecos, copeyanos, etc., que como verdaderas sanguijuelas, vampiros, zancudos, y otros bichos que chupan sangre, han estado estafando al pueblo venezolano. Como esos cánceres, las primeras células enquistadas (profesores adecos y copeyanos, piratas, tracaleros, piratas) le cerraron el paso a las células buenas (profesores honestos, bien preparados, capaces) y se dedicaron a cosechar, a vivir de la teta del estado, y a aumentar su número. A crecer, como buenos cánceres, desmesuradamente. Y por supuesto hicieron mayoría. Mayoría de células malas. Mayoría aplastante en la casi totalidad (creo) de las universidades públicas venezolanas. Lo cual hace físicamente imposible que algún día esas universidades tengan directivas académicas bolivarianas electas según las reglas de juego establecidas por ellos mismos. Qué manguanga: se pagan, se cobran y se dan el vuelto. Y con el cuento de la autonomía universitaria se consideran intocables. Un estado dentro de otro estado. Lo mismito de la PDVSA golpista. Y averigüen, porque yo creo que así como pasó en la UDO Monagas (adeca hasta los tuétanos), gran parte de esos fascistas saboteadores expulsados de PDVSA consiguieron chamba en las universidades y en los gobiernos regionales de Anzoátegui y Monagas, hoy felizmente concluidos, y en el Zulia. Por cierto, estos ex pedeveseros que salieron de los gobiernos adecos del oriente, ¿Dónde creen ustedes que se enchufarán? Correcto. En la UDO. Más presupuesto Chávez, que no nos alcanza… Yo creo que la fragata de Henry Morgan, el Rey de los Piratas, se quedó chiquita ante este trasatlántico.

SINDICALISTAS
Como ustedes se imaginarán esa cuerda de piratas y sinvergüenzas que cobran sin trabajar en las universidades públicas venezolanas tienen un sindicato. La FAPUV. Electa por ellos. Una especie de CTV, igual de corrupta, vende contratos, golpista, donde pululan los más flojos y piratas. Los otros cargos jugosos, como rectores y decanos, se los reparten otros filibusteros. Más astutos. No más inteligentes. No. Más astutos. Los sindicatos locales (Asociaciones de Profesores) nunca entregan cuenta. Y a uno, que es minoría, ni le paran bolas.

SE CAYERON DE UN COCO
El día del golpe fascista del 11 de abril, el número 8 en los firmantes del decreto del pequeño pinochet Carmona estanga, fue un tipejo de apellido Casal, presidente de la FAPUV, quien siguió la orden que le habían impartido los rectores y decanos: firma y legaliza el gobierno que pronto serás ministro de educación superior. Y este carajo, profesor asistente, firmó. Estúpido. Macro estúpido. Y es tan pero tan sinvergüenza que todavía sigue siendo presidente de la FAPUV. Esto es para que vean la total ausencia de decencia en este representante del profesorado anti bolivariano. Para muestra un botón. Y como estaban insertados, él, los otros fapuveros, los equipos rectorales y decanales, y la gran mayoría de los profesores universitarios hasta los tuétanos en la planificación del golpe fascista, pues se cayeron de una mata e’ coco pero bien alta cuando Chávez retornó al poder. Y se cagaron. No literalmente. Se escondieron esa semana. Cuerda de cobardes. Ahora andan con el rabo entre las piernas. Planificando futuras acciones para “reivindicar” la noble tarea de la enseñanza y la investigación en las Universidades públicas nacionales. Ni enseñan ni investigan. Y si enseñan lo que hacen es repetir lo que está en libros supremamente obsoletos y periclitados.

ALTERNATIVA
En un artículo anterior publicado en Aporrea el 24/09 del año pasado (“La Constituyente Universitaria: ¿Cuándo?”), yo planteaba la necesidad de que el gobierno bolivariano hiciera una especie de Constituyente Universitaria para sacar a empujones, y patadas si es necesario, a esa cuerda de piratas y cánceres que putrefactan nuestras “alma maters”. El problema es que Chávez es un legalista. Nada por la fuerza. Dentro de la Constitución Bolivariana, todo. Fuera de ella, nada. Así que esto de la Constituyente Universitaria no lo veo posible en el corto plazo. Pero algo hay que hacer antes de que sea demasiado tarde. Antes de que se muera el paciente. Entonces, ¿qué hacemos? Los grandes estrategas chinos y japoneses dijeron “Estudia a tu enemigo, identifica sus flaquezas, debilidades. Prepárate y provócalo. Y lo agarras en la bajaíta cuando ellos menos se lo esperan…”
Chávez, como buen estratega, ya hizo el estudio. Hace tiempo. No le costó mucho. Sabe que las universidades públicas venezolanas se creen otras PDVSA’S. Intocables. Otros meritócratas. Otros “think tanks”. Doctores y Másteres con títulos de universidades extranjeras (la gran mayoría de estos “doctores” y “másteres” no han producido nada. Y saben por qué: porque se graduaron en universidades de segunda y tercera categoría. Con profesores mediocres y piratas como ellos). Y en consecuencia, al igual que los “insustituibles” del fascista Juan Fernández y su combo de gente de petróleo, estos piratas están planteando la posibilidad de una “huelga indefinida” para forzar al gobierno a que pague las deudas que legalmente, pero ilegalmente, mantiene con los gremios universitarios. Empleados y obreros incluidos. Que como arroz también pululan en esas casas que supuestamente espantan las sombras. Exprimiendo la teta. Y su grito de guerra es “paguen las deudas o si no, nos paramos y cerramos las universidades”. Cosa última que pueden hacer en un santiamén. Y después, con el apoyo de Globoficción, Venenovisión, y otras cadenas golpistas llamarán a la insurrección popular: “Chávez Vete Ya”. “Ni un paso atrás” (recuerden que muchos de los terroristas que expulsaron de PDVSA ahora son profesores universitarios). Pa’ cagase de la risa…

CODA
Ojalá lo hagan. Ojalá (recordando a Yasser Arafat y en su honor: Oh, Alá). Es que son brutos. Chávez lo dijo públicamente: “yo estimulé la huelga de PDVSA”. Y ahora está estimulando la huelga de la FAPUV. Ojalá la hagan. Para que vean lo que va hacer Chávez. Como dijo Carlos Escarrá Malavé: nicho que se abandona, nicho que se ocupa… ¿Se dan cuenta por qué digo que estos fapuveros y similares son bien brutos?

LUIS RIVERO BADARACCO.
Maturín, 11 de noviembre del 2004.
LGRIVEROB@CANTV.NET

PD: Yo creo que estos cobardes golpistas de la FAPUV y su cuerda de similares, rectores, decanos y profesoruchos, no tienen las bolas ni los ovarios (porque también hay mujeres) para enfrentarse a Chávez. Porque son unos cobardes. Yo creo que si Chávez hace un amago de gritarlos, se cagan… Seguro que sí.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4149 veces.



Luis Rivero Badaracco


Visite el perfil de Luis Rivero Badaracco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas