Julio, Tulio Alvarez y la maquina de hacer salchichones

JULIO.TULIO ÁLVAREZ Y LA MÁQUINA DE HACER SALCHICHONES

INTROITO
El modelaje es una actividad muy lucrativa. Claro, si se tienen los atributos, los billetes y los contactos. Lamentablemente la vida útil de los y las modelos es muy corta. Se está en la cúspide por muy poco tiempo. Después, si eso que llaman “suerte” acompaña, se puede seguir en el “bussiness” pero en otros niveles. Más bajos, por supuesto. Pero volver a la cima del pináculo muy difícil. Imagínense nada más a Claudia Schiffer o a Jennifer López modelando dentro de 20 años.
Pero hay otros atributos para referirse a los modelos. Nada más recuerden al modelo hijo del vecino que sacaba buenas notas mientras uno rasquiñaba cada grado. ¡!!Fíjate en ese modelo¡¡¡ gritaba mi mamá cada rato… Y todavía… Total, que en este caso el modelo era para ser copiado (o mejor dicho, clonado).
En este artículo vamos a hablar de otro tipo de modelos: los modelos matemáticos.

REGRESIÓN
Los modelos matemáticos son vergatarios. Un modelo bien hecho permite ver el futuro. Por supuesto con un margen de error. Ningún modelo matemático es perfecto. Muchos se acercan a la perfección, y algunos están muy cerca, pero siempre aplica el Principio de la Incertidumbre. Y las probabilidades. Y aquí nos jodimos. Cada modelo construido debe decir con qué nivel de probabilidad trabaja. Los modelos permiten interpolar y extrapolar. Hacer lo que comúnmente se conoce como “proyecciones”. Con lo primero, interpolar, no hay problemas. Estadísticamente es aceptable. Pero con lo segundo hay que ser extremadamente cuidadoso, porque nos puede salir el tiro por la culata.
La construcción o creación de un modelo de regresión se fundamenta en hechos pasados, por supuesto, y con esta información calculamos la ecuación que dará las respuestas más cercanas a la verdad. Con un margen de error. Siempre existirá un margen de error. Siempre. Por eso la “fabricación” de proyecciones es un juego peligrosísimo, como jugar a la ruleta rusa.

GARBAGE IN, GARBAGE OUT
En la medida que “alimentemos” ese modelo con más y mejores datos, la ecuación que se obtenga será más perfecta. Y viceversa. Y viceversa. Un modelo de regresión creado con muy pocos datos, y malos pa’ más ñapa, produce una ecuación extremadamente ineficiente, con un margen de error extremadamente alto. Y quien sabiendo esto la utilice para predecir “verdades” no es nada más que un tremendo pirata. Garbage in, garbage out. Entra basura, sale basura. Si el modelo fue hecho con basura, la ecuación producirá solo basura. Más nada. Y aquí el margen de error es, paradójicamente, extremadamente bajo. O sea que si un modelo fue hecho a partir de basura, existe una altísima probabilidad (casi 100%) de que la ecuación de predicción estimada produzca solo basura. En el sentido estricto de la palabra. Las proyecciones hechas con esta ecuación no tienen otro camino que el del basurero.

EL CISNE NEGRO DE RICARDO FRAUDSMANN
Este modelo fue construido con deshechos, con basura. Pretender explicar (“regresionar”) las respuestas del referendo presidencial con este modelo es una tremenda piratería. Él mismo lo dijo en TV: “...la data utilizada para este modelo no es perfecta. Mientras más imperfecta sea la data, más imperfecta será la respuesta…” Así lo dijo él. Pero como (aparentemente) nadie entendió esto, nadie le sacó punta.
Dígame eso: la data que utilizó Ricardo Fraudsmann para crear el modelo fueron las firmas recogidas por la oposición (chimbas, y además apenas llegaron a dos millones, pero él puso en el modelo 3.8 millones) y las encuestas a boca de urna, las llamadas “exit polls”, que no tienen ninguna validez estadística, ya que están sometidas a una serie de factores prácticamente incontrolables. Solo sirven para medir la tendencia en ese momento. En ese momento. Para que tengan validez las “exit polls” es necesario promediar varias de estas encuestas hechas en diferentes momentos durante todo el período que dure el proceso de votación. Pero eso no se hizo (y si se hizo no lo publicaron porque evidentemente corroboraba la tendencia ganadora del “NO”). Pero Ricardito, sabiendo esto “alimentó” su modelo con esta data corrupta. Y produjo sus “aproximaciones”, sus “proyecciones”, de cómo deberían haber sido los resultados del referendo presidencial de 15 de Agosto:
1) Votantes efectivos: 10 millones (verdad).
2) 3.8 millones de firmantes (data chimba).
3) Cada dos firmantes llevaron un votante adicional: 50% 1.9 millones (data chimba). Da 5.7 millones (data por supuesto chimba).
4) Medio millón de votos ocultos, da 6.2 millones: 62% (data chimba).
5) Corroborado con la “exit poll” tomada en Alto Prado a las 10 am: 72% para el “SÍ”, menos el margen de error 10%: 62%.

Y se armó la alharaca. Por supuesto esto fue hecho para el show mediático de las televisoras fascistas. Como nadie del pueblo entiende eso de los modelos, pues mojón con ellos. Y les dio nuevos aires, oxígeno, a los disociados sicóticos. Un pasón de psicodroga, como diría mi amigo Luis Khan Prado. Y aquí entró en escena el inefable carecochino Tulio-Julio Álvarez. No hay nada más peligroso que un abogaducho esgrimiendo un modelo matemático hecho por un pirata como Ricardo Haussman. Y de verdad yo lo veía y lo escuchaba y me cagaba de la risa. Y veía y escuchaba a Pompeyo Márquez y más me cagaba de la risa. Esta realidad es increíble. Con esa clase de dirigentes de la oposición, la Revolución Bolivariana está segura.

LOS ITALIANOS EN CUMANÁ
Cuando cayó Pérez Jiménez, en Cumaná persiguieron a varios italianos que se llenaron. Y después se les inventó toda suerte de desprestigios. Algún cumanés jodedor, que hay muchos, dijo que los italianos comían burro. Y es verdad: en italiano mantequilla es burro. Pero otro cumanés, tan jodedor como el primero no solo corroboró la especie, sino que dijo que él vio un cementerio de burros, y que los italianos no solo se comían y vendían la carne fresca, sino que fabricaban salchichón con ella. Y otro cumanés dijo que el oyó a un italiano explicándole al hijo acerca de la máquina de hacer salchichones. El apellido de este italiano era Álvarez, pero que originalmente era Alvari, y el hijo se llamaba Tulio (o Julio). Y el italiano le explicaba a Tulio-Julio cómo funcionaba la máquina de hacer salchichones: “…en este extremo de la máquina tu metes el burro vivo…. Después de 5 minutos te vas al otro extremo de la máquina y por allí salen los salchichones…” ¿entendiste? Y lo repitió dos veces más porque Tulio-Julio era brutísimo. Por si acaso, el padre le pidió que le explicara el funcionamiento de la máquina, y Tulio-Julio explicó: “…en este extremo de la máquina (el extremo de salida del salchichón) metemos un salchichón y después de 5 minutos nos vamos al otro extremo y por allá saldrá un burro…” El papá se lo quedó viendo y le dijo: “…mira muchacho ‘el carajo. La única máquina a quien yo le metí un salchichón y salió un burro fue a tu madre…”. Un “modelo” perfecto. Sin error. Porque el tipo, este Tulio.Julio o Julio.Tulio, es un burro, y que me perdonen los burros. Después supe que el viejo Alvari compró para su hijo un título de abogado a unos italianos que eran accionistas en una “prestigiosa” universidad caraqueña.

CODA
Con estos seudo científicos defendiendo lo indefendible, la oposición lo que da es pena. Son un verdadero fraude. Sin embargo, a través de mi libélula cibernética pude enterarme de la verdad: lo que pasó fue que Ricardo Haussman le preguntó a Julio-Tulio si él quería explicar, en términos leguleyos, el modelo del cisne negro. Pero Tulio-Julio es tan bruto que lo que entendió fue que si él quería “modelar”. Y cómo él jura y perjura que es un Adonis, se compró un traje nuevo, le robó una corbata, una camisa y unas medias a Ricardo, y se fue para Globovisión. Se le olvidó ponerse perfume. ¿Y a qué huele un burro-cochino, ah?

LUIS RIVERO BADARACCO.
Maturín, 2 de Noviembre del 2004.
LGRIVEROB@CANTV.NET

PD: En las elecciones del 31 se demostró que ese modelo chimbo de Ricardo Fraudsmann no sirve pa’ nada, ya que según sus “proyecciones” no solo se iban a reelegir a todos los gobernadores y alcaldes golpistas, sino que también se iban a “recuperar” los “espacios” en manos de la chusma chavista. No algunos “espacios”. No. Todos. Y vean lo que pasó. Ésta es la mejor demostración que un modelo de predicción hecho con basura no produce nada más que basura. Y como ejemplo solo pongo 4: los gobernadores de Nueva Esparta y Zulia, y los dos angelitos: Leopoldo López y Enrique Capriles.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4750 veces.



Luis Rivero Badaracco


Visite el perfil de Luis Rivero Badaracco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas