El Mundo Multinuclear

“La semilla se calienta sordamente bajo la tierra”, su incesante paso comienza cuando el Presidente Chávez , hace 10 años, en el viejo “camastrón”, decidió iniciar un lento recorrido por los países petroleros, para recuperar a una OPEP desmantelada por la acción de uno de los grandes cipayos de nuestra historia, el ex – Presidente de PDVSA, Luis Giusti. Los precios del petróleo estaban por debajo de 10 dólares por barril. La prensa mundial y nuestra oposición hicieron mofa de esos viajes. Después le tocó el turno a un ALCA, cuyo nacimiento ya se festejaba, cuando, en la III Cumbre de las Américas, celebrada en Quebec, Canadá, en abril del 2001, la voz única y solitaria de Chávez denunció la propuesta. Se escuchaba también, por vez primera, en un escenario internacional, el concepto de democracia participativa y protagónica. Nuevas burlas internacionales. En el 2004, nacía el ALBA y en el 2005, se enterraba el ALCA en Mar del Plata, Argentina. El “ALCA, ALCArajo” dijo entonces Chávez, con el lenguaje irreverente que le caracteriza. Después fueron surgiendo en América Latina nuevos gobiernos “que se parecen a sus pueblos”, nuevas iniciativas como PETROCARIBE, TELESUR, el Banco del ALBA y UNASUR, nuevos encuentros, ahora, con países árabes y africanos...

La semilla del mundo multinuclear se calienta sordamente bajo la tierra. No hay duda de ello. Es el nuevo desafío de Chávez y el nuestro. Ese mundo multinuclear no debe ser una “transición” hacia la multipolaridad, sino una “superación” de ella. El concepto de polaridad es, en el fondo, un concepto capitalista, cuando requiere que algunas potencias económicas agrupen a otros países bajo su manto protector. Los avances sociales alcanzados en los últimos años, nos permiten pensar en la conformación de diversos grupos de países-núcleo, núcleos geopolíticos, donde prevalezca la defensa al derecho internacional, el entendimiento al menor desarrollo relativo de algunos países y el respeto a la soberanía y libre determinación de los pueblos. Es, lo que podríamos llamar, un mundo de múltiples ALBAs, regido por los conceptos de solidaridad, cooperación y complementación. Es la alternativa latinoamericana, árabe, africana y asiática, de unos países unidos por una herencia común: la historia de la resistencia y de la dignidad de los países saqueados económicamente y agredidos militarmente, ayer por el colonialismo y hoy por el imperialismo y la globalización neoliberal.

El mundo multinuclear debe ser también el mundo de la diversidad cultural y religiosa, y de la infinita singularidad del ser humano opuesto al mundo del pensamiento único y la aburrida uniformidad que difunde, ideológicamente, el concepto de una multipolaridad bajo la hegemonía de los Estados Unidos y con la alcahuetería de Europa y Japón. El mundo multinuclear es el opuesto antagónico al mundo multipolar imperialista. “La semilla se calienta sordamente bajo la tierra”, son palabras de Alfonso Reyes, pero también la tempestad pudiera presagiar el magnicidio del Presidente Chávez para detener el hermoso andar de esa indomable semilla, si es que el capitalismo, la plaga que todo lo arrasa, llega a pensar que ese paso es indetenible.


inprocoin@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2282 veces.



Reinaldo Quijada


Visite el perfil de Reinaldo Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a87010.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO