El decreto de Obama: Una agresión a la Venezuela bolivariana

El gobierno de Barack Obama reafirmo el Decreto Ejecutivo que declara a Venezuela una amenaza inusual y extraordinaria a los EE UU. Este nefasto decreto ya fue repudiado en año pasado en la Cumbre de las Américas, reunida en Panamá; además de ser rechazada por los gobiernos de América Latina y el Caribe Venezuela llevo a la Cumbre más de 13 millones de firmas de rechazo.

Como es costumbre de los presidentes americanos Obama ignoro el reclamo de los gobernantes de la región indignados por la medida de agresión imperialista a la Venezuela bolivariana.

Esta política agresiva de los EE UU va de la mano de la derecha venezolana que ha intensificado el plan golpista, producto del resultado electoral que le dio la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional. Con este nefasto decreto busca –la derecha- reforzar sus planteos destituyente y pretende acorralar al gobierno bolivariano. Dentro de esta política está la Ley de Amnistía, la Ley sobre la propiedad, prácticamente leyes reaccionarias, que nada tienen que ver con la constitucionalidad de Venezuela. La Oposición se apodero de la A.N. e intenta burdamente crear una cabecera de playa para destruir la revolución ; ir por todo: amnistiar a los terroristas, los corruptos, narcos traficantes, asesinos, a los exiliados golpistas, a los banqueros que estafaron a los ahorristas, a los empresarios corruptos y devolver a los antiguos propietarios de tierra improductivas, expropiadas por el chavismo, sus propiedades; buscan destruir la propiedad pública desconociendo la Constitución , que establece un Estado Revolucionario al servicio del pueblo. Pretenden volver a la IV Republica adeco-copeyano. Quienes están al frente, en la A.N de esta política regresionista, son los mismos actores del pasado, por ejemplo: Ramos Allup fue coautor del paquetazo de C.A.P que desato el Caracazo y le costó a Venezuela más de 3 mil asesinados y desaparecidos, y otros personajes, hoy parlamentarios, participaron de golpes, actos terroristas como las guarimbas y siguen actuando libremente.

Es inamisible que la Asamblea sea manejada por la derecha y que dicte pautas desde el parlamente atentatorias contra la revolución bolivariana; justamente el Estado Revolucionario se sustenta en una estructura social y política diferente al estado capitalista. No se trata de respetar el voto por el voto en si mismo. La derecha es consciente que la mayoría de votos obtenidos es circunstancial, se dio por errores del chavismo, la democracia es social y tiene que ver con las medidas que se tomen; si las medidas atentan contra la gente que clase de democracia es? Aceptar que se legisle contra la Constitución Bolivariana es dejar que la A.N actúe al margen del Estado Revolucionario. Ramos Allup pretende legislar para otro Estado, el capitalismo.

Es contra natura que la vieja política actúe en el parlamento de la revolución y se adueñe de la A.N con prácticas que nada tienen que ver con la Venezuela bolivariana y socialista. Es un enorme retroceso esta situación, donde los diputados de la patria tienen que pedir permiso para intervenir. La burguesía, de ningún modo, hubiera permitido en "su" parlamento fuerzas que la cuestionen y pongan en duda el sistema. Sin embargo la democracia bolivariana acepta la contra revolución y permite actuar a la oposición, que se propone destruir el Estado Bolivariano y Revolucionario.

En el sistema capitalista, de antemano, cualquier fuerza política que no acepta el sistema está fuera de la ley, por mas mayoría de votos que haya obtenido. La clase política los ilegaliza. En la A.N Ramos Allup anuncia que va por Maduro y sigue presidiéndola. Desde el parlamento se conspira contra la revolución bolivariana mientras el gobierno desarrolla medidas para salir del rentismo petrolero. La Venezuela productiva avanza con los 14 motores, declara la emergencia económica y resuelve acabar con la escasez, el acaparamiento, las colas y toma como prioritario los alimentos, los medicamentos y los insumos industriales, mientras la MUD en el parlamento rechaza todas las medidas del gobierno y sigue con el golpe blando, la guerra no convencional y los vínculos co n los golpistas, los paracos, el terrorismo y la embajada yanqui que esta al frente de las provocaciones contra el país bolivariano, proponiendo políticas destituyentes.

La derecha esta decidida a tumbar a Maduro y prepara nuevas y más violentas medidas. Estas acciones piti yanquis son cada vez más agresivas y peligrosas de lo que fue "la arrechera", "la salida" y las guarimbas.

Los llamados de N.Maduro a movilizarse convo0cando a tomar las calles es prioritario. Hay que volver a derrotar esta derecha en las calles, porque ahí se define el poder. El vocero de la MUD Jesus Torrealba, anuncia un plan de calle, desestabilizador y golpista. Por eso las masas bolivarianas deben adueñarse de las calles, las plazas, los barrios, las esquinas calientes, porque esta armándose una nueva embestida reaccionaria, una oleada criminal con la anuencia de la embajada americana y los paramilitares, policiales, sicarios, todo tipo de acciones en contra del gobierno y el pueblo. La patria de Bolívar, de Chávez, tiene que recurrir a las fuerzas latinoamericanas y caribeñas, que no van a permitir un retroceso en la patrio de Hugo Chávez. Venezuela está peleando muy sola en una lucha desigual con un enemigo poderoso; porque no es enfrentar a la oposición, es enfrentar en la patria de Chávez, las fuerzas contrarrevolucionarias, con el imperialismo a la cabeza, pretendiendo hacer lo mismo que hicieron en Libia, Irak, Siria, con la colaboración de los apátridas.

Esta derecha está jugando con fuego reeditando viejas prácticas, pretenden un nuevo 11 de abril y las masas venezolanas esta vez van por todo, no solo por Ramos Allup, sino a profundizar la revolución inconclusa.

Es atinado moverse con cautela y pacientemente en los tiempos para no precipitar reacciones populares descontroladas, e ir empujando la lucha y organizándola dentro de los marcos de la paz; como ocurrió el 13 de abril, que la unidad cívico-militar reimpuso a Chávez en la presidencia. Esta vez, en caso de una intentona golpista, el país bolivariano reaccionaria mucho más indignado contra quienes se atrevan romper la institucionalidad. Los bolivarianos son consientes de este tiempo y no quieren precipitar las fuerzas sin antes resolver cuestiones de la economía, entre ello derrotar la guerra económica, que es el talón de Aquiles del gobierno.

Porque estos problemas económicos fueron clave en modificar el humor social dándole el voto a la oposición de una parte del chavismo. De todos modos la conciencia social que hoy está en disputa con la derecha fascista, la patria de Chávez ha crecido enormemente. Hoy es necesario construir una reacción popular capaz de intervenir y derrotar definitivamente a la derecha y sus planes destituyente avanzando sólidamente al socialismo. La contraofensiva conservadora en la región alimenta a los mas violentos dándoles aire, creyéndose poderosos, capaces de alzarse con el poder. Sin embargo en la patria grande las fuerzas revolucionarias y progresistas cuentan con grandes reservas populares que no van a permitir un retroceso al neoliberalismo.

Venezuela debería ponerse nuevamente a la cabeza ayudando a el triunfo antiimperialista.

 

Pedro_m44@yahoo.com.ar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 951 veces.



Pedro M. Alonso


Visite el perfil de Pedro Alonso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: