Carta a Almagro, el de la OEA...

Querido secretario general:

Estas líneas pretenden ser una respuesta a otra carta tuya, que recientemente le dedicas a Elias Jaua, y aunque en realidad, Elias no me simpatiza y creo que está en la capacidad de responderte, meto mis narices porque realizas algunas observaciones sobre algo que nos atañe a todos los venezolanos y encima de eso mientes descaradamente y estoy seguro de que lo sabes.

Comienzas tu “gimotérica” carta diciendo: “Ninguna revolución, Elías, puede dejar a la gente con menos derechos de los que tenía, más pobre en valores y en principios, más desiguales en las instancias de la justicia y la representación, más discriminada dependiendo de dónde está su pensamiento o su norte político. Toda revolución significa más derechos para más gente, para más personas.” Caramba Almagro se nota que desconoces totalmente el proceso político vivido en Venezuela en estos 16 años o simplemente tus amos de Washington te ordenaron mentir desde un principio, no solo esta revolución le ha permitido al pueblo acceder a derechos que antes estaban consagrados y simplemente eran vedados para todos, sino que además proclamó otros que simplemente no existían en nuestra patria. Precisamente el cierre de la frontera con Colombia ha demostrado que el “milagro colombiano” no solo sea una gran mentira y no ha cubierto las expectativas básicas de su propio pueblo, sino que además se las ha negado de plano, obligando a mucos colombianos a emigrar a Venezuela, donde esta revolución les ha otorgado los derechos que antes no tenían. Incluso, en esta coyuntura económica adversa y algunas decisiones erradas que ha tomado nuestro gobierno, tales conquistas se han mantenido y algunas continúan profundizándose.

Más adelante dices que “no se puede entender el respeto a la Democracia por parte de un Secretario General que sólo se reúne con los representantes del gobierno de un país y le da la espalda a la oposición, a las minorías”. Sin embargo querido secretario, me gustaría preguntarte: cuando te vas a reunir tú con las mayorías? Porque resulta que esas “minorías” con las que orgullosamente dices que te reúnes representan los intereses más egoístas, irresponsables y abyectos en la historia de Venezuela, cuándo lo harás?

Escribes también que “pedí la oportunidad de hacer una observación electoral en Venezuela, porque las garantías son para todos y no para algunos”, pero por qué no le exiges también garantías a la oposición de que ACEPTE los resultados, como el chavismo sí lo ha hecho y como ellos han negado en estos 16 años de lucha electoral. Hablas de garantías para poner en duda nuestro sistema, sin embargo admites que “sé que Venezuela tiene uno de los procesos electorales de mejor calidad”, si lo sabes, entonces por qué no convences a quienes desconfían en nuestro sistema, en lugar de exigir “garantías” para quienes sin resultado positivo para la colectividad en general, las han negado sobradamente?

Deberías recordar apreciado secretario, que en Abril de 2013 hubo unas reñidas elecciones presidenciales en Venezuela y nuestro CNE auditó más del 50% de las mesas electorales para demostrarle al político irresponsable con el cual tú te has reunido, que su derrota fue totalmente limpia, cuando legalmente no estaba obligado a hacerlo. Sin embargo ese insensato llamó a “descargar la arrechera” alegando un supuesto fraude que mató a once venezolanos –incluyendo dos niños- simpatizantes del chavismo y la OEA que tú representas no dijo nada al respecto y al parecer tú tampoco tuviste los cojones para recordarle a Capriles que procurara suprimir tales conductas atolondradas (porque la actitud de este caballerito es la de un auténtico atolondrado, por más gobernador que sea y más apartamento en New York que tenga….), en la oposición venezolana.

Además querido secretario, debes recordar muy bien las funestas consecuencias que dejó la observación de la OEA en los comicios de Haití, donde luego de haber ratificado los resultados dieron vuelta a la tuerca porque a tus patrones gringos no le gustaron y mandaron a hacer elecciones de nuevo, pero como Haití es pobre, negro y fueron los primeros que echaron a los franceses pues hay que cobrarles esa afrenta hasta que se seque el mar muerto. Quizás por eso es que el poder electoral venezolano es muy escéptico ante los “ofrecimientos” de instituciones como la que representas, por que fíjate algo almagrito (disculpa la confianza), si tu OEA se presta para sabotear nuestro proceso electoral, por encima no solo de la calidad técnica del CNE, sino de las garantías que el mismo sistema les ofrece a todos los participantes, sería la antesala de una muy dañina situación de inestabilidad en nuestro país y estoy seguro almagrito, que no vas a ser capaz de venir a Caracas a ponerte al lado de nuestro pueblo, sino que te quedarás con tus patrones en Washington limitándote a hablar por CNN y ver los toros desde la barrera, mientras, quienes nos duele profundamente esta tierra no solo tendremos que cargar con nuestros locos sino también con nuestros muertos, como ha sido en estos años de confrontación política.

Mencionas que “mi visita a Cúcuta no se trató de apoyar a colombianos, venezolanos, o colombo-venezolanos, se trató de ver de cerca la realidad de compatriotas latinoamericanos humildes, que atraviesan una situación penosa”. Eso está muy bien, pero si tanto te duele la situación penosa de “compatriotas latinoamericanos”, por qué no tuviste la disposición de venir a Venezuela a constatar como el paramilitarismo producido por sucesivos gobiernos colombianos, el contrabando, enriquecido con legislación neogranadina y otras actividades criminales han producido miles de penas en Venezuela, no solo para los venezolanos, sino para aquellos colombianos que viven decentemente aquí y deben hacer las interminables colas que gracias precisamente a lo que te niegas cobardemente a admitir (y a otras cosas que son responsabilidad de nuestro gobierno) producen en detrimento de la calidad de vida de nuestro pueblo?.

Al final de tu carta querido secretario, hacer una disertación sobre tu identificación en la defensa de los derechos humanos, mencionas fugazmente a un instigador golpista que recientemente fue condenado en nuestro país sin ponerte totalmente a su lado, cosa que realmente me extraña de tu parte, sin embargo, temo que esa apología en favor de unos derechos humanos sea el pretexto que utilice la organización que representas para condenar a Venezuela, como se ha intentado infructuosamente en otras ocasiones.

Sin embargo, recuerda querido almagrito que nuestro pueblo ha aprendido bastante en estos 16 años, incluyendo la muy nefasta historia de la OEA salvaguardando los intereses de los EEUU y de los limosneros que les sirven a sus intereses en cada uno de nuestros países (y con quienes –por cierto- tienes una increíblemente buena y diligente disposición para reunirte con ellos). Fíjate que tienes una oportunidad histórica en tus manos, porque siendo de “izquierda” como tú dices, podrías motorizar los cambios que hagan que la OEA deje de ser el ministerio de colonias de EEUU, como muchos de izquierda lo identifican y pase ser una organización defensora del bienestar y progreso de todos los pueblos del continente. No obstante temo que no tengas el valor de hacerlo almagrito, porque nosotros estamos claros de los intereses que hasta ahora has defendido y para alguien que se dice de “izquierda” debería ser una auténtica vergüenza el convertirse en una marioneta bufa de su propia prédica.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1344 veces.



Neftalí Reyes


Visite el perfil de Neftalí Reyes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Neftalí Reyes

Neftalí Reyes

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a214144.htmlCd0NV CAC = Y co = US