El Imperialismo en su fase determinante y resolutiva

La crisis sistémica del Capitalismo puso en evidencia la imposibilidad del Orden Burgués Liberal, de resolver los grandes problemas de la Sociedad Moderna, en tanto en que las necesidades fundamentales de la población se generalizaron en la Sociedad. Esta realidad derribó la retorica Burguesa, del Progreso, Desarrollo, igualdad y Libertad, hundió sus propios cimientos filosóficos de la realización humana.

El gran festín Capitalista de dos Siglos y medio que acumulo grandes riquezas a cuesta del trabajo de las clases populares, se vuelve contra ella misma, cumpliéndose así mismo con lo que preconizo Carlos Marx en el Manifiesto Comunista: "Así, el desarrollo de la gran industria socava bajo los pies de la burguesía las bases sobre las que ésta produce y se apropia de lo producido. La burguesía produce, ante todo, sus propios sepultureros."

Así la gran acumulación de Capital de las grandes industrias (monopolios Industriales) se une con la gran acumulación del Capital Bancario (Monopolios Financieros) y conforman una nueva elite Oligárquica que se coloca por encima del empresariado Burgués, convirtiéndose así en una estructura que le sirve a los intereses expansionistas del Capital, alejándose cada vez mas de los interés de la Burguesías Nacionales, definiéndose así una nueva contradicción de clase entre burguesía y Oligarquías Financieras.

En ese momento de concentración de grandes Capitales y reestructurándose el Capital en una nueva forma social de la acumulación de riqueza aparece, las necesidades propias de la nuevas formas de acumulación, crear los sistemas de financiación Internacional, nuevas formas de estructuración del orden Global, nuevos sujetos de la mediación material de las relaciones.

Se crean las bases de un imperio de Conglomerados Industriales Trust Transnacionales e instituciones de financiamiento con capacidad de mediación Política e ideológica, FMI, BM, BCE, entre otros.

Pero el gran detonante para la aparición de la Fase Imperialista del Capital, con sus expresiones y determinaciones Belicista son la escasez de materias primas, de recursos energéticos y naturales, precedidas por un largo periodo de recesión Economica que pone en riesgo la estabilidad Economica de las grandes Potencias.

Otra característica determinante del Imperialismo lo constituye la supremacía del Capital Financiero ante las fuerzas productivas burguesas, estas son sometidas a los designios de las oligarquías Financieras agudizando cada vez más las contradicciones, entre el Capital productivo y el capital Financiero especulativo, es decir aparece un nuevo sujeto de la exclusión en el sistema capitalista que otrora fungía como sujeto "Histórico" del Capitalismo como poseedor de la riqueza, es decir la fuerza de trabajo.

Un nuevo orden irrumpe en la gestión imperial, el reacomodo geopolítico y geoestratégico generado por los movimientos dialecticos entre las potencias poseedoras de la acumulación de Capital Financiero Internacional y sus instituciones mediadoras del nuevo orden dominante que ante las escasez de materia prima, de recursos energéticos y naturales vuelca sus energías en proyectar una avanzada de expansionismo territorial por la posesión de vastas zonas estratégicas del planeta, de manera de poder asegurarse a futuro, inventarios de recursos necesarios para potenciar cada vez más su Hegemonía económica como Imperio.

Esto no sucede tan fácil como se describe ya que en la actualidad se describen la concurrencia en los escenarios internacionales de dos grandes bloques de poder Económico y Bélicos que pugnan por el mayor control de las fuentes energéticas y de recursos Naturales, por una lado Occidente con sus estandartes de La UE, Japón y parte del Sudeste Asiático, encabezados por EEUU y aliados de América Latina (Alianza del Pacifico), con la OTAN como Organización internacional bélica y por el Oriente las fuerzas que se recomponen de la Antigua Unión Soviética Rusia y Eurasia, aliadas con China, La formación de los BRICS, cada fuerza con sus espectaculares Fondos de reservas financieras estratégicas y además dotados ambas de un poderío Bélico que de desatarse en Conjunto pondría en peligro la existencia misma de la Humanidad.

Bajo este contexto geoestratégico se movilizan las fuerzas imperiales, cada movimiento genera su contra movimiento, relación dialéctica del movimiento de las fuerzas que genera tensión dinámica por la conquista de territorios y recursos que pudieran darles mejores ventajas competitivas contra el adversario, un adversario que no pueden fácilmente derrotar sin que afecte a algunas de las fuerzas, la unidad de lo contrario, y que de alguna manera necesitan para realizar sinergias económicas y políticas por que además tienen coincidencias en enfrentar a terceros adversarios que se les oponen a ambos de manera antagónica, como en el caso del Medio Oriente, o como lo fue para ellos el fascismo en el periodo de entre guerras y en plena segunda guerra Mundial.

Las tensiones más fuertes y significativas que generan cambios sustanciales en la tensión de las relaciones y movimientos interimperiales se dan cuando se concretan acuerdos políticos y estratégicos con alguna nación que está en la órbita de la geodominación Imperial y afecta los intereses de alguna potencia en juego.

Las reacciones defensivas son tan fuertes que se preparan cada potencia en pugna para los peores escenarios de confrontación, caso Ucrania, Siria, Libia y Venezuela recientemente.

Siempre existirán posibilidades de Conciliaciones táctica en medio de las tensiones Imperiales, como sucedió en Libia, cuando China y Rusia llegan a acuerdos con las Fuerzas de Occidentes y permiten la destrucción del país Arabe Africano. Cuestión muy probable que se pudiera materializar en Venezuela, que es objeto de influencias geopolíticas por parte de Rusia y China a través de fuertes convenios de carácter estratégicos y que solo la voluntad del imperio norteamericano pudiera permitir un acuerdo geoestratégico con las Potencias orientales y disipar los vientos de guerra que se ciernan en la Región Latinoamericana que está bajo la amenaza y asedio permanente de EEUU.

De no ocurrir el acuerdo Geoestratégico de la Potencias imperiales, no quedaría más que seguir presenciando la profundización de las tensiones entre potencias que en un determinado momento pudiesen ser irreconciliables y acudir a escenarios muy violentos de la confrontación entre potencias.

Por ello me atrevo a decir que Venezuela juega un papel determinante en el desarrollo de los futuros acontecimiento y de las tensiones Geopolíticas, dado que el Presidente Nicolás Maduro ha reiterado en reiteradas oportunidades el carácter Pacífico de la Revolución Bolivariana como fórmula para el desarrollo armonioso de la Batalla de las ideas para el florecimiento de un nuevo modelo productivo. Humanitario y de relaciones sociales solidarias, no hay duda de eso.

Pero igualmente se expresa la visión geoestratégica del Comandante Chávez al promulgar un mundo pluripolar, donde las potencias bajo el manto del respeto y el reconocimiento a las soberanías nacionales armonicen y concilien el nuevo orden internacional como se promovió en Declaración Especial CELAC 20: Sobre la arquitectura financiera internacional.

Así mismo se destaca el rol protagónico de los venezolanos en la defensa integral de la Patria, al levantar las banderas de Bolívar y el antiimperialismo, es decir que se puede ser grande como nación sin necesidad de ser imperio como el caso de China, identificando así al Imperio Norteamericano como la gran amenaza a la estabilidad regional y a la cual hay que darle la contundente respuesta.

Volviendo al tema del Imperialismo (El Capital constituido en instrumento de la dominación Mundial) o fase superior del capitalismo, cabe destacar que siendo la fase ultima a la cual puede acceder en términos del crecimiento o expansionismo, se convierte asa mismo en fase terminal del modo Productivo Burgués, dejando la puerta abierta al surgimiento de nueva formación social para la producción solidaria. Quedaría entonces pendiente como materia de análisis los futuros desarrollos de la tensión imperial para determinar que tan posible es que el Imperialismo pueda o no generar una tercera deflagración mundial, con el objetivo de destruir los centros de producción en grandes territorios y hacerse del acceso a recursos energéticos y naturales, para su nueva subsistencia pos guerra.

De no conciliarse el "reparto del mundo" en términos pacíficos, solo queda la opción Bélica para dirimir en los campos de batalla quienes quedarían en mejor ventaja estratégica para alzarse con la hegemonía Financiera y Económica en un nuevo ciclo del Capitalismo como lo ha señalado la historia de las anteriores dos grandes guerras imperiales del siglo XX.

Recomiendo ver este video del Profesor Atilio Boron donde descarna toda la estrategia imperial para la nueva repartición del mundo: América Latina en la geopolítica del imperialismo, https://www.youtube.com/watch?v=gxyofjo_tE8

ali.anzola2013@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1194 veces.



Alí Anzola Escorche


Visite el perfil de Alí Anzola Escorche para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a204888.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO