EEUU, prepotente y vulnerable

La seguridad nacional de los Estados Unidos, es una política de permanente expansión territorial para controlar una gran mayoría de los recursos naturales de los cuales depende la vida. Científicos y generales al servicio de EEUU parten en su conocimiento de hasta donde han llegado y que es lo que resta por conquistar o controlar.

EEUU, hasta hoy, como líder mundial ha producido sociedades desastrosas, vulnerables, sus fuerzas militares eliminan la diversidad cultural, la solidaridad, buscan dominar ciencia, arte, literatura, religión y el pensamiento, con ese poder establecen el miedo, la vigilancia, el espionaje, la tortura, la amenaza, los secuestros, con ese terrorismo de Estado logran que la gente se conforme, se adormezca, se tranquilice a pesar de las grandes desigualdades sociales, segregaciones y discriminaciones.

Estos proyectos de política exterior a cargo del pentágono y del Departamento de Estado, son entregados al presidente de turno a quien no le queda otro recurso que continuar con esos planes con uno y otro retoque más publicitario que otra cosa.

Se cree que quienes dirigen a los EEUU son súper hombres quienes con el uso de algunos antídotos doblegan al mundo sin importarles las condiciones infrahumanas en la que se debaten los pueblos de estos países en vías de desarrollo. Los presidentes estadounidenses requieren del doble discurso para tratar de justificar su política exterior, lo cierto es que el petróleo de Irak, Libia, Venezuela, les resulta imprescindible. Esa fuente de energía representa para EEUU una de sus mayores vulnerabilidades.

Vulnerabilidad porque todavía su enorme industria civil y militar no está lista para utilizar energía alternativa, al menos por los próximos 20 años porque todavía no la han masificado, en este contexto, todos los gobiernos de EEUU se vuelven paranoicos.

Los proyectos militares como el escudo anti misiles deben tener respaldo geopolítico en algunas partes del mundo, es lo que hicieron en el Norte de África, Medio Oriente y Golfo Pérsico, una vez aseguradas esas rutas comerciales, energéticas, enrumban hacia otras zonas; la Cuenca del Pacifico es un claro ejemplo de la política militar de EEUU, involucra directamente a América Latina con México, Colombia, Perú y Chile, países que se unirán a los miembros de la Sociedad Transoceánica para disputarle a China, el control del Pacifico Central.

En este drama los personajes centrales son los pueblos que se revelan con lo cual obtienen la persecución y la muerte o son permanente mente calificada en la lista negra del terrorismo y narcotráfico para que sean sancionados por la política internacional que Washington controla con su influencia.

Para Washington, sus satélites deben guardar fidelidad, lealtad, de lo contrario son calificados como hostiles, narcotraficantes o terroristas, por esta prepotencia EEUU es el principal blanco de personas y países que han desarrollado odio por más de 100 años por la violación a los derechos humanos.

En estos momentos la casa blanca no puede desentrañar la última trama del espionaje mundial ejecutado por la NSA y la CIA como no pudo explicar por qué Bradley Manning entrego a Wikileaks memorándums sobre el departamento de Estado y el pentágono o como el hacker Aaron Swartz accedió a la biblioteca digital del MIT para democratizar el conocimiento difundiéndolo gratuitamente, conocimientos científicos y académicos por los cuales cobra la universidad y lo último, el espionaje mundial revelado por Edward Snowden, nos dice que la privacidad es cosa del pasado.

Secretos mejor guardados con la utilización de tecnología de punta no evito que salieran a la luz pública; adelantos tecnológicos aprobados por el pentágono antes de su producción para uso civil son otra de las vulnerabilidades de EEUU en internet.

Ninguna de estas denuncias es por dinero o por traición a la patria, son el resultado de la conciencia desarrollada por ciudadanos estadounidenses ante el avance inmisericorde del imperialismo estadounidense por controlar el mundo a costa de lo que fuere, motivados por la crisis del sistema capitalista, la más larga de todas las recesiones, la política de EEUU está desesperada y buscan que el imperialismo militar recupere el poder, haciéndolos más vulnerables con la misma tecnología que ellos desarrollan.

Antes el espionaje tenía un blanco determinado y se actuaba bajo sospechas aun cuando la mayoría de los Estados vigila a sus ciudadanos por control político o por ser potenciales consumidores o por estadísticas, de alguna manera todos somos víctimas de control, las cámaras de vigilancia, los controles comerciales y bancarios, tenemos que informar para estar con el orden que establecen los Estados, sin embargo, esta información muchas veces es traficada para otros fines, pero nunca, como el espionaje denunciado por Snowden.

Pero, la mayor vulnerabilidad de todas, la que más les afecta, es la resistencia que su política enfrenta en todo el mundo, es la bandera más quemada y pisoteada en toda la tierra porque no existe ningún mecanismo ni organización internacional después de la segunda guerra mundial que pueda frenar la prepotente expansión de EEUU.

Ni la ONU ni las Convenciones de Ginebra, pueden evitar, tampoco, que el imperio más poderoso de la tierra reciba el vuelto de la gente de los países invadidos, vejados, torturados o afectados por las conspiraciones de la guerra sucia proyectados por el terrorismo de estado estadounidense.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1906 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: