Emancipación de América Latina

Con la aspiración de concretar la gesta inconclusa de nuestros héroes independentistas, nace la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como instrumento para la unificación de los pueblos y escenario político para solventar los asuntos de la región con más riquezas naturales del planeta en una época amenazada por la peor crisis capitalista de la historia.

Cumplir esta importante meta depende, entre otras cosas, de darle a la CELAC las facultades de una organización de Derecho Internacional propiamente dicho, mediante un nuevo sistema de normas que sustituya a la anacrónica Organización de Estados Americanos (OEA) donde Canadá y el injerencista EEUU obstruyen los verdaderos intereses latinoamericanistas.

Es por madurez histórica (y no por accidente) que hoy existe una mayoría de pueblos y gobiernos empeñados en superar el viejo sistema interamericano frente a élites conservadoras que tratan de mantener viva a la desprestigiada OEA. Por tal razón, institucionalizar la CELAC como instancia libre del neocolonialismo estadounidense es un objetivo estratégico de supervivencia y bienestar latinoamericano que sólo será posible con la acción de esa mayoría calificada de naciones.

Implantar una nueva Comunidad de Estados con jerarquía plena es el desafío histórico que encara América Latina desde aquel Congreso Anfictiónico de Panamá (1824) que lideró Simón Bolívar, y siguen siendo el Imperialismo Yanqui y sus infames siervos locales los principales enemigos a vencer.

*Constitucionalista. Profesor universitario.

http://jesusmanuelsilva.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4634 veces.



Jesús Silva R.*

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: