Empleados del G8 se reúnen en Cannes.

El 21 de octubre Grecia, aprobó monstruosas medidas de austeridad que desataron una huelga general con más de 100000 personas en las calles, después, Giorgio Papandreu anuncia un tardío referéndum para consultar al pueblo si quiere continuar con el euro y si acepta el nuevo paquete de ayuda que significan otros ajustes y el desempleo para 120000 griegos en los próximos meses, horas después, ante la presión de Francia, Alemania y Reino Unido, los militares griegos amenazan con un golpe si el gobierno insiste en el referéndum, Papandreu se retracta a cambio de un voto solidario del Parlamento.

Antes de la cumbre del G20 se reunieron en Fráncfort, Christine Legarde Presidenta del FMI, el primer ministro de Luxemburgo Jean Claude Juncker, los presidentes de la Comisión y Consejo Europeo José Manuel Barroso y Herman Van Rumpuy, para tratar el borrador de la agenda con el G20, posteriormente en Cannes el borrador fue aprobado por Nicolás Sarkozy y Ángela Merkel, quienes con el presidente de la FED, representantes de la Unión Europea y presidentes de los bancos centrales dirigen la agenda del G20 para salvar al euro no a Grecia.

Días después que Grecia anunciara el nuevo paquete de ajustes el 27 de octubre, 17 líderes de la eurozona llegan a un acuerdo con los bancos privados y aseguradoras para que asuman una pérdida del 50% de los bonos griegos para reducir la carga de la deuda de Atenas, esto significa disminuir gasto e inversión; lo que no se dice es, que ni la condonación de la mitad de la deuda de Grecia, ni dotar de más dinero al Fondo Europeo de estabilidad Financiera con 1 billón de euros para prevenir la caída de España e Italia, son suficientes para ayudar en la crisis de la deuda soberana europea.

Si Grecia sale o es expulsado de la zona euro ese no es el problema porque ese monto ya está cubierto, el asunto pasa por reducir los costos de financiamiento de España e Italia, 2 economías grandes a punto de ser arrastradas por la crisis lo que desataría un efecto dómino; la reacción de los mercados es lenta comparado con el de las bolsas, los retornos de los bonos italianos y españoles a 10 años se sitúan en 5.7 y 5.3% respectivamente lo que aumenta el escepticismo de los inversionistas para usar el Fondo de rescate.

El capitalismo significa consumo como no hay consumo el sistema no funciona, sin embargo, se continua inyectando millones de euros y dólares a inversionistas y prestamistas; cuando Merkel, Sarkozy u Obama realizan alguna declaración las bolsas se desploman 3-5 puntos luego se recuperan 4-6 puntos, en esa manipulación hay personas e instituciones que ganan millones en vez de invertir ese dinero en el mercado financiero.

Reguladores financieros ordenaron a algunos de sus mayores bancos recaudar 106000 millones de euros unos 147000 millones de dólares en los próximos 8 meses; las acciones de los bancos europeos se benefician con los repuntes bursátiles a escala global, Barclays, PLC, BNP Paribas SA, Doutsche Bank, AG, registran alzas del 15% cuando las bolsas se recuperan después de las caídas. Cada uno de estos bancos dependiendo de su tamaño operativo recaudara entre 10000 y 40000 millones de euros hasta llegar al monto de 106000 millones.

Los 4 bancos más grandes de Francia, se enfrentan a un déficit de capital acumulado de 8800 millones de euros unos 12470 millones de dólares; la banca francesa requiere de nuevos capitales por el orden del 8.8% para recapitalizarse dentro del programa diseñado por La Unión Europea para que la banca pueda resistir la crisis soberanas, en ese contexto la banca italiana necesita un 14.8%, la banca española 26%, la griega 30%, la portuguesa 7.8%, la alemana 5.2%, es ahí, específicamente, donde entra el G20.

Europa requiere que bancos centrales y banca privada de los países del G20 inviertan en la deuda soberana de la zona euro lo que significa un riesgo inminente por lo incierto de la recuperación de la crisis estadounidense y europea.

En Bruselas y Londres se plantearon 2 opciones como reingeniería financiera: la primera usar el fondo de rescate para España e Italia, asegurando, por decir algo, un 30% de las nuevas emisiones de los bonos gubernamentales contra la cesación de pagos, instrumento que se tranza de forma separada de los bonos para tranquilizar a los inversionistas siempre temerosos que no se les devuelva la totalidad de su inversión por los defaults, norma corriente en los mercados de bonos soberanos.

El segundo modelo de propósito especial con capital de primera perdida proveniente del fondo de rescate para tentar al G20 y otros inversionistas a invertir en la deuda soberana de la zona euro. En cualquiera de los dos casos el éxito depende que los presidentes del G20 “crean” que las garantías van a funcionar.

En todo caso como dice The Economist, la reingeniería financiera propuesta por Europa, es incompleta, compleja y muy dependiente del apoyo de la banca privada, además, no involucra al Banco Central Europeo ¿por qué? Siendo la única institución confiable para salir al rescate de los mercados de deuda europeos.

En otras palabras se busca que la perdida de la banca privada europea la asuma la banca y gobiernos del G20 ya que la banca europea ganara dinero vendiendo activos anunciados con anterioridad; se busca apoyo o se busca imponer ese apoyo utilizando los acuerdos comerciales existentes entre el G20 y los países europeos esa sería la pregunta para considerarnos empleados del G8 por los chantajes comerciales.

Raúl Crespo.
rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2440 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: