El Caribe Oriental: Miradas al Sur

Todos los hechos de la realidad mundial siguen, sin ningún tipo de dudas, que estamos en presencia de un gran desplazamiento de la capa tectónica del Poder Político mundial, desde los centros hegemónicos del siglo XX, hacia otros ejes de poder emergentes y de alianzas regionales y globales que pretenden ocupar los espacios generados por tales cambios o, crear plataformas que permitan equilibrar el juego de fuerzas, que garanticen las propias, en medio de una realidad en inestable y peligrosa transición.

Por primera vez en la historia de la Humanidad, tales cambios se producen, al mismo tiempo, en todo el espacio planetario, a través de procesos generalmente políticos, con velocidades y profundidades diversas pero, especialmente, en esta fase inicial, sin la generación de confrontaciones armadas regionales o mundiales que pudieran ocasionar, profundos daños a la Humanidad y su planeta Tierra.

Este inédito proceso de reordenaciones en las relaciones internacionales es consecuencia directa del largo y sistémico proceso de crisis del Capitalismo que empuja a los pueblos, gobiernos y liderazgos políticos de todos los Estados, a la búsquedas de nuevos agrupamientos y articulaciones que les permitan preservan sus posiciones actuales, avanzar en la lucha por la hegemonía mundial o, construir escenarios de convergencia de intereses que les facilite asumir, con mayor seguridad y posibilidades de éxitos, el convulsionado período histórico en que se encuentra la Humanidad.

Una de las zonas con mayores dificultades y disyuntivas en su posicionamiento geopolítico en la actual coyuntura mundial es el Caribe Oriental, integrado por pequeños y medianos Estados, de diversos niveles de desarrollo económico y bienestar social, los cuales surgieron como consecuencia del largo proceso de conquista, genocidio y esclavismo desarrollado por la Monarquía Británica durante los siglos XVI y XVIII, en los territorios ancestralmente habitados por las formaciones étnicas Caribes, procedente de América del Sur, siendo algunos de ellos, estos Estados soberanos y independientes pero, otros todavía se mantienen como Estados con soberanía compartidas con el Reino Unido.

El declive histórico del Reino Unido y el surgimiento de los Estados Unidos como potencia capitalista mundial hizo girar, en las últimas décadas del siglo pasado, el eje de la relación geopolítica de los Estados del Caribe Oriental de Londres a Washington pero, la actual crisis global del Capitalismo que ha golpeado profundamente el aparato económico-financiero usamericano e, inevitablemente su potencia militar hegemónica, ha conducido a las élites gobernantes a considerar su alianza con los Estados de América Latina, para integrarse en un Polo Regional de Poder, dirigido a promover el equilibrio mundial, en el cual se reconozcan las diferencias históricas y culturales, se equilibren las asimetrías de sus economías y, especialmente, se respete sus soberanías y sus propios procesos de integración.

La presencia activa de los Estados del Caribe Oriental en el proceso de construcción de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, CEALC, se produce sin que ello implique su ruptura con la decrépita Comunidad Británica de Naciones, ni tampoco sus relaciones comerciales y de seguridad con los Estados Unidos de América pero, abre hacia sus vecinos del Sur y Centroamérica, una nueva posibilidad de relacionamiento sin la presencia hegemómica norteamericana, consiguiendo con ello una suerte de equilibrio geopolítico y de oportunidad económica, que favorecería su desarrollo económico y social, que ya no puede ser sostenida, únicamente por su relaciones con Estados Unidos, el Reino Unido y la convulsionada la Unión Europea.


yoelpmarcano@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2274 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a126519.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO