Sanción de EEUU contra PDVSA, un zarpazo de una bestia herida de muerte

El 23 de mayo de 2011, fecha en que se aprobó la sanción del Departamento de Estado Norteamericano contra PDVSA, quedará cómo el día en que el pueblo venezolano se percató de manera clara del desespero de las élites imperialistas norteamericanas ante la fortaleza de la revolución bolivariana, y de la disposición de éstas de detenerla a como dé lugar, que es detener también la cadena de logros nacionales e internacionales.

Estos logros tienen que ver con el determinante aporte en la construcción de un mundo pluripolar de la revolución Bolivariana, y sobre todo uno que golpea con mucha fuerza la hegemonía hemisférica de la nación norteña: el nacimiento el próximo 5 de julio, justo al celebrarse el Bicentenario de la firma del Acta de Independencia de nuestro país, de la Comunidad de Naciones de América Latina y El Caribe (CALC).

Y es que al parecer, el cuadro internacional, con Venezuela a la cabeza, viene dando cada vez más muestras de que los pueblos del mundo comienzan a resistirse cada vez con mayor fuerza y movilización contra la grosera injerencia de más de 9 décadas de los sucesivos gobiernos estadounidenses, dirigida a preservarse el control de las fuentes de recursos naturales estratégicos y los mercados de los bienes que produce la nación del norte, y que a requerido imponer y sostener todo este tiempo gobiernos títeres de élites antinacionales oligárquicas y antidemocráticas, incluso apoyando abiertamente las más sangrientas tiranías militares, y no pocas veces a gobiernos despóticos con fachada democrática, no menos criminales.

Espacio vital o patio trasero

El caso más actual sería el de Egipto, donde el pueblo en la calle forzó la renuncia del presidente pro norteamericano, Hosni Mubarak, en la convulsa región del Medio Oriente. Pero ya Latinoamérica y el Caribe han experimentado, incluso en el pasado más reciente, los nefastos efectos de esta estrategia de dominación imperialista para sus pueblos y para su soberanía política y económica. Baste recordar las sangrientas dictaduras de Somoza en Nicaragua, Pinochet en Chile, Videla en Argentina y Strossner en Paraguay. O como en el caso nuestro, las pseudo democracia puntofijista proyanki y entreguista, de lo cual acaban de hacer gala sus herederos de la Mesa de la Unidad Democrática en el parlamento venezolano, al no votar favorablemente la Condena propuesta por la directiva de la Asamblea Nacional condenando la agresión estadounidense contra nuestro país.

No pocos son los análisis que han señalado que las acciones internacionales de los Estados Unidos, tienen como fin último, y de carácter eminentemente geopolítico, el máximo control político y económico, incluido su expresión militar, de su “espacio vital”, que es decir de su periferia, y que el caso de nuestra región permitió acuñar la expresión, y en la realidad la condición, de su “patio trasero”.

Es así que casi simultáneamente con la sanción contra Pdvsa tomada por el Congreso estadounidense, el actual inquilino de la Casa Blanca, Barak Obama, diría en la Cumbre del Grupo de los 7 más Rusia, reunido en la misma semana en Dublín, que aun el suyo sigue siendo el país que dicta cuál debe ser el Orden internacional a prevalecer.

La obsesión de la derecha gringa



Pero ese orden actualmente no lo dictan precisamente los demócratas en el Congreso estadounidense, sino la derecha más recalcitrante encarnada y encabezada por la cubana-norteamericana Ileana Ros Lehtinen, cuya obsesión por destruir todo lo que huela a integración latinoamericana con sentido bolivariano, con especial énfasis la exitosa Alianza Bolivariana para los Pueblos de Latinoamérica (Alba), la llevó a convencer a sus adláteres del partido republicano, y a no pocos demócratas, para votar la entrada en vigencia de la disposición legal que obliga al ejecutivo estadounidense a implementar la sanción contra Pdvsa, un año antes –debió implementarse a partir del 10 de julio de 2011 y se aprobó su entrada en vigencia para junio de 2010, lo que ha permitido su implementación, extrañamente, antes de la fecha bicentenaria del 5 de Julio.

Para esa fecha está previsto la celebración en Caracas y con presencia de todos los presidente latinoamericanos y caribeños, en un a cumbre cuy especial e histórico compromiso, es el de darle nacimiento a la CALC, unos de cuyos arietes principales es la alianza energética a construir entre todos sus países miembros y que tendrá del lado de Venezuela la posición de comando y a su principal empresa petrolera, y donde por primera vez EE. UU quedará fuera de un mecanismo de integración de esta subregión

Por lo menos así lo considera la ex magistrada Hidelgar Rondón de Sansó, una de las asesora de PDVSA en materia legal internacional, para quien la sanción contra PDVSA, además de extraña, constituye un “arcaísmo histórico” cercano a un bloqueo económico como el que criminalmente se le aplica a Cuba en castigo por defender su soberanía política desde hace 52 años.

Esa extrañeza, según su opinión, estaría relacionada con la estrategia imperialista de destruir, por un lado, la OPEP, de la cual son miembros de peso en sus decisiones, precisamente, Irán, Libia y Venezuela, por el otro, golpear nuestra política de plena soberanía petrolera del Estado venezolano y con ello una de sus ideas fuerza y que transversaliza todo el esfuerzo de integración, y más aún, de unión latinoamericana y caribeña: la solidaridad energética.

Es así como, de continuar Venezuela ejerciendo su derecho de venderle, a través de su empresa petrolera, gasolina y derivados del petróleo a Irán, el Congreso de los Estados nidos ordenaría a Obama la aplicación de la referida sanción contra Pdvsa, con el agravante, según la magistrada Sansó, que la tercera disposición del instrumento punitivo establece que cualquier empresa nacional que tenga negocios con el país del norte y negocie con PDVSA, también se verá expuesta a sanciones.


Es de esperar, pues, que esta nueva agresión, en vez de un freno al proceso de unión latinoamericano-caribeño que abrirá la creación de la CALC, sea un poderoso acicate para que ésta nazca con mayor fuerza y moral, las cuales tienen en el pensamiento integracionista de nuestros próceres independentistas, con Simón Bolívar a la cabeza, su más excelsa fuente de inspiración.

*Miembro de la Coordinación Nacional del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC)


mov.soc.mac@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2762 veces.



Carlos Machado Villanueva*

Integrante del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC).

 mov.soc.mac@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Machado Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: