Intrascendentes visitas de estadounidenses a Ecuador, buscan desviar el complot contra Venezuela

Funcionarios norteamericanos de cuarta categoría con temas intrascendentes llegan a Ecuador, buscando desviar la acusación de Álvaro Uribe, contra Venezuela.

El secretario adjunto para el hemisferio occidental del Departamento de Estado Arturo Valenzuela, visita por segunda ocasión al presidente Correa, en mayo estuvo en Ecuador preparando la visita del canciller Hillary Clinton, otra intrascendente visita, pues, política y comercialmente no se llego a nada que beneficie inmediatamente al país.

El presidente Correa, después de reunirse en privado con la canciller Clinton, en rueda de prensa el presidente Correa dijo: “yo no soy anticapitalista, no soy antiestadounidense, no soy anti nada” fue lo más relevante de la declaración conjunta, pero que paso desapercibida para un país que no siente la revolución. Posteriormente, China, nación que se negaba prestar dinero a Ecuador, días antes de la llegada de Clinton, autoriza el préstamo de 1700 millones de dólares para la hidroeléctrica Coca-Codo-Sinclair, actualmente, se tramitan otros 1000 millones pagados con petróleo, demuestra la presión económica a la que fue sometido Ecuador, con la complicidad de China, incluso, lo inscribieron en la lista negra del GAFI, hoy está en la lista gris, es lo más rescatable de la visita de Hillary Clinton, a Ecuador.

Arturo Valenzuela, acompañado de Tedd Stern, “delegado especial para los cambios climáticos” o “agente especial de la CIA” acompañado de la embajadora de Estados Unidos en Quito Heather Hodges, se reunieron con Correa, Tedd manifestó, “se han profundizado las relaciones entre Ecuador y EEUU, que ya eran buenas”.

Lo anecdótico es, la llegada simultanea del manoseado José Miguel Insulza, secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) para buscar el reconocimiento de Porfirio Lobo, en Honduras, Ecuador, y los países del ALBA no reconocen ese gobierno impuesto después del golpe a Manuel Zelaya, tema tratado muchas veces por Insulza, pero, si esta “casualidad” no es suficiente, el mismo día jueves 16 del 2010, después de permanecer en el país por casi dos semanas en Ecuador, Phillip Alston, relator de Naciones Unidas presenta el informe, el mismo día que Uribe arremete contra Venezuela, y llegan Valenzuela e Insulza, el informe de Alston, involucra a sicarios y paramilitares de la policía y fiscalía en asesinatos y, recomienda que “la policía deje de investigar a la propia policía” por esos asesinatos y desapariciones, y otras recomendaciones por otros análisis que sera tema de otro articulo.

Lo curioso es, que Valenzuela, Insulza, Stern, Alston, presentan los informes y visitan Ecuador, el mismo día que Álvaro Uribe, acusa a Venezuela, de dar cobijo a guerrilleros un día después que el propio presidente Chávez autorizara a Nicolás Maduro, canciller venezolano reunirse con María Ángela Holguín, futura canciller colombiana del gobierno de Juan Manuel Santos.

La acusación de Uribe, se refiere a que 4 jefes de las FARC: Iván Márquez, Timoleón Jiménez, Rodrigo Granda y Germán Briseño, se encuentran en Venezuela, junto a Carlos Marín Guarín, del ELN. Las pruebas que presento Uribe, a un puñado de directores de medios de comunicación incluyen, coordenadas, fotos satelitales y videos; el ministro de defensa Gabriel Silva, hombre de confianza de Santos, se reunió ayer jueves 16 con el alto mando de las fuerzas armadas, “por razones de seguridad estas pruebas no serán difundidas en los medios” dijo.

El vicepresidente Francisco Santos, agrego:” es la reafirmación de lo que se sabía hace rato, acá nadie se engaña, no nos engañemos colombianos de lo que pasa allá en Venezuela”. Hace una semana atrás el general Freddy Padilla, comandante de las fuerzas militares manifestó:”no es democrático que un país albergue a guerrilleros que en Colombia y otros países son considerados terroristas”.

Desde EEUU, Santos, dijo:”Colombia y Venezuela deben iniciar un diálogo para resolver el problema de la presencia de terroristas en territorio venezolano”. Todas las declaraciones directa o indirectamente apuntan a culpar al gobierno del presidente Chávez, de dar cobijo a terroristas.

El martes 14 Uribe, critico a la diplomacia ecuatoriana como “meliflua y babosa” textualmente dijo:”nosotros de corazón queremos el restablecimiento de relaciones con Ecuador, pero no podemos en nombre de una diplomacia meliflua y babosa dejar desamparado al general Padilla”. Este general está acusado por la justicia ecuatoriana junto al presidente electo Juan Manuel Santos, del asesinato de 26 personas el 1 de marzo del 2008 durante el bombardeo a Angostura, en territorio ecuatoriano, la reacción del canciller Patiño, fue más bien cómplice “no nos sentimos aludidos, no se a quien se refiere” dijo, será porque visitaban el país funcionarios de EEUU, de cuarta categoría que se reunieron con él.

Estas acusaciones del gobierno colombiano “coinciden” con la escalada de pronunciamientos oposicionistas de la Iglesia católica venezolana contra el presidente Chávez, ¿Qué tiene que ver que Costa Rica y Panamá, se presten como cabeza de playa para espiar electrónicamente a Venezuela? Al parecer nada, se trata de hechos que no están conectados dirán muchos, porque, los soldados estadounidenses, buques, submarinos y helicópteros, están para luchar contra el narcotráfico, previo un acuerdo con Costa Rica, y la pugna entre el gobierno venezolano y la Iglesia es, un asunto interno, lo mismo que la “casual” llegada de funcionarios insignificantes de EEUU, a Ecuador, el mismo día que se lanza la acusación de Uribe, contra el gobierno del presidente Chávez.

Venezuela, esta próxima a llevar importantes elecciones legislativas, claves, para continuar desarrollando el proceso revolucionario, Washington, se aferra a ellas para neutralizar la revolución utilizando todo lo que está a su alcance como la jerarquía eclesiástica, a la oposición, al terrorismo para proyectar magnicidios, las operaciones electrónicas de escucha y sabotaje y los vuelos espías del avión Predator desde Colombia y Panamá.

Internacionalmente, la sanción ultima a Irán, por parte del Consejo de Seguridad y del mismo EEUU, no es solo por el supuesto armamento nuclear que podría tener Teherán, el gobierno de Ahmadinejad, sistemáticamente, es acusado por años de dar apoyo al terrorismo mundial, Colombia, ha suministrado desde hace dos años las “pruebas” que el presidente Chávez, coopera con los terroristas de las FARC, pruebas recopiladas por el Departamento de Justicia de EEUU, sumadas a las pruebas entregadas por los organismos de inteligencia de EEUU, Reino Unido e Israel, que comprometen a Venezuela, por dar refugio a terroristas del ETA, iraníes, Hamas y Hezbola.

La OEA y la ONU, deben tener listos los borradores de esa acusación en base a las pruebas suministradas por Colombia, mas las ultimas que indudablemente sirven para la guerra psicológica y diplomática que proyecta Washington, con apoyo de los elementos de escucha electrónicos instalados en Curazao y Panamá, agreguémosle, los militares instalados en Costa Rica, los que llegaran a Colombia, es suficiente presión para tratar de influenciar al pueblo venezolano de cara a las próxima elecciones legislativas, y una vez que el gobierno colombiano solicito una reunión de urgencia a la OEA, todo esto previsto de antemano.

Santos, tiene la disposición de aplicar la fuerza militar en cualquier país para dar de baja a los terroristas de las FARC, la EXTRATERRITORIALIDAD, se impone como política de Estado del gobierno de Colombia, si las acusaciones colombianas, no dan resultado en la mesa de negociación, se proyectara un conflicto de baja intensidad, inmediatamente interrumpido por las diferentes organizaciones políticas sudamericanas, escaramuza militar contra Venezuela, ocurrirá antes que cualquier otro conflicto en cualquier otro lugar del mundo.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2667 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: