Usted no está loco… en twitter uno se habla solo

En la Venezuela Bolivariana la red social Twitter (tuiter) explotó en la vida cotidiana de la gente, como explotan las cotufas en la paila. 

Ahora las panaderías tienen cuentas de tuiter, también la policía nacional, los bancos, los canales de tv, las empresas de helados, de cervezas, las zapaterías, los mototaxistas del bulevar de Sabana Grande, la señora que vende flores en la avenida solano, y las chicas que venden amores en la avenida Libertador, usan la herramienta.  

¿Qué ha hecho a la herramienta sea tan popular? En Venezuela meterse en Internet es “una mantequilla”, es más fácil que comprar pan, y no solo en las computadoras, “aquí hasta los limpiabotas tienen Blackberry”, me dijo mi amigo Carlos Giménez. 

No es para menos. Para 2010, en la Venezuela de unos 27 millones de habitantes, funcionan un total de 28 millones de teléfonos celulares activos, para un total de 29,3 millones de suscriptores reportados por las empresas, según la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). 

El mismo avance se reporta en el uso del Internet. Informa Conatel) que del año 2000 al 2009, el país creció de 273.000 suscriptores a 2 millones 33.000 suscriptores de Internet. (ABN 22/02/2011)  

Los que odian a Chávez consideran “chic” comunicarse a través de la red para tumbar al “tirano” cada dos semanas. Les parece mejor dar un golpe de Estado desde su blackberry y no sudando en las calles. El tuiter era espacio que se consideraba territorio liberado por la clase media alta de Venezuela. 

Los socialistas, revolucionarios o cercanos al proceso bolivariano, asumieron el llamado del presidente Chávez a desalambrar el tuiter y ahora la cosa hasta tiene avatares con pajaritos rojos rojitos, tanto ha sido el “boom” que en diciembre de 2010 se realizó 1er Encuentro Nacional de Tuiter@s Socialistas y se produjo el nacimiento de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas. 

El twitter atrae porque sabe a inmediato, a directo. Por ejemplo: cuando Chávez escribe un tuit (mensaje de 140 caracteres) en @chavezcandanga ¿Usted, ha sentido que se lo dice directamente? 

Hay para todo. Por ejemplo, usted podría decepcionarse por tuiter de Willie Colón (@williecolon) por fascista, puede ver cómo este cantante prefiere arrastrarse ante Estados Unidos a tener su país, Puerto Rico, libre.  

Uno puede reírse de los medios tradicionales de comunicación, debido a que la información corre como agua entre las manos y uno se da cuenta de que la sabe antes que el noticiero de las 12. 

La mamá de una amiga me preguntó: ¿Cómo funciona eso del tuiter?

-Mmmmmmm. A ver… ¿Usted habla sola? le pregunté.

- Siiii, como no. (Me dijo).

- Entonces ya sabe cómo es la cosa, le sonreí.  

En la red social del pajarito, uno parece más un chamito que grita desde la planta baja, para que el amigo del piso 14 baje a jugar pelota, que un comunicador. En tuiter los mensajes vuelan. Literalmente. La avalancha de sms (short message service, por sus siglas en inglés) se asemeja a una llovizna de titulares de prensa. 

Este espacio es tan diverso y plural que los mensajes del diario La Jornada de México (@lajornadaonline) se mezclan con los de Roberto Malaver (@robertomalaver). Los de @laradiodelsur jamás llegan a ser tan prolíficos como los tuits que envía el robot que escribe en nombre de Roberto Hernández Montoya (@rhm1947), un androide que emite 225 mensajes por minuto. 

Dependiendo del grupo etáreo, son más los mensajes que se reenvían, que los que se responden. En serio, revise: De toda la gente que usted sigue o que lo sigue, que pueden ser cientos o miles ¿Cuántos le responden directamente? 

De cualquier manera, es una buena forma de gritar las cosas que uno quiere. Como estar en el borde del precipicio, pero sin eco. ¿Moda temporal? ¿Revolución de las comunicaciones? ¿La aldea global en 140 caracteres? ¿Ninguna de las anteriores? 

En el caso nacional no es sólo un loguito chavista lo que llama a repoblar esta red social, sino la oportunidad de expresar su opinión directamente, sin intermediarios, sin periodistas que transcriban o tergiversen lo que opina. Otra puerta para un posible debate, sin censura previa, ni filtro.  

Sin dudas, este es otro ejemplo de la falta de libertad de expresión que reina en esta dictadura venezolana. 
 

Periodista

navarroernestoj@gmail.com / @ernestojnavarro



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3013 veces.



Ernesto J. Navarro


Visite el perfil de Ernesto Navarro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tecno/a118283.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO