Abordo Política Adentro 54

Aprender a decir la verdad

Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. En la mañana, mandó llamar a un Sabio.

- ¡Qué desgracia mi señor! – Exclamó el Sabio – Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra majestad.

- ¡Qué insolencia! – Gritó el Sultán enfurecido – ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

Más tarde ordenó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

- ¡Excelso señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó  que le dieran cien monedas de oro.

Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

- ¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Sabio. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

- Recuerda bien amigo mío – respondió el segundo Sabio – que todo depende de la forma en el decir las cosas… uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse.

- De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, más la forma con que debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas.

- La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura ciertamente será aceptada con agrado. 

Traigo a colación esta introducción, a los fines de facilitar el tema desarrollado en este contexto. En efecto, los líderes nacionales de nuestro PSUV, deben estar muy claros, que en material electoral, la intención del voto es volátil, no deben confiarse mucho en las encuestas, y peor aún caer en triunfalismo. ¡Cuidado con lo que nos pasó cuando todos creíamos que el pueblo quería socialismo! Y los resultados a su consulta mediante el referéndum sobre la reforma constitucional, arrojó una analizable diferencia entre el “sí” y el “no”. Claro el comando maisanta de ese entonces, liderado por el traidor Ismael García, quien se robó parte del dinero de esa campaña, y no produjo publicidad a favor del socialismo que contrarrestara el bombardeo mediático de los canales privados.  Fue así como tuvimos esa derrota, y ojalá más nunca tengamos otra igual a nivel nacional. 

Hay algunos puntos de vistas, que me gustaría explanarlos sin tapujos, pero podría caer en el error de aquel sabio que no supo decir la verdad y en vez de ganarse 100 monedas de oro, le dieron 100 latigazos por insolente. Y es que en cada reunión o asamblea de ciudadanos y ciudadanas en las que he estado presente, he preguntado que si las elecciones de gobernadores fueran ahorita, por cuál de los dos candidatos entre Rafael Isea y Richard Mardo, votaría. De cada 10 personas que les he preguntado, 6 dicen por Mardo. A lo que yo les he repreguntado, y ¿por qué no por Isea? Me han respondido tajantemente, Isea está divorciado del socialismo, no quiere a su pueblo porque no impulsa el poder popular y no controla a los alcaldes por eso hacen lo que les da la gana. O sea,  hay una tendencia al voto castigo. Dicen que estos alcaldes no volverán a ganar. ¿Será que la aplanadora del voto castigo les pasará por encima? Eso es preocupante para “los parientes pobres de nuestra revolución” y para nosotros los chavistas de corazón, los incondicionales que no recibimos prebendas. Ellos, precisamente son los que arrojarán ese inminente voto castigo, si Isea y los alcaldes no construyen un muro de contención urgente. 

¿Será que, aquella tesis opositora surtió efecto en la población chavista, referente a la cual  la “oposición con Chávez también manda”? Y ahora quieren probar con la gente de la oposición en las regiones y municipios. Muchos camaradas y compatriotas, aseguran que Rafael Isea, debe desprenderse del Despacho  y no visitar más a un caballo pura sangre que está en el country club, donde pasa horas contemplándolo. Eso se lo escuché a una gente de a pie. Tanto los alcaldes como el Gobernador deben diseñar un plan urgente, no dejarle todo al PSUV. Visiten los barrios, dialoguen con la gente, visiten casa por casa. Hay mucha miseria todavía, hay mucho desempleo, hay gente para no decir la gran mayoría, que todavía no le han llegado los programas sociales del gobierno. Discúlpenme si se me pasó la mano. Hasta la próxima


yjmosqueda@gmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1791 veces.



Ysaac Jacobo Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor