Ciudad de Ejido: desde el 18 de enero de 1877

Con el permiso de nuestro estimado amigo y compatriota el cronista del Municipio Campo Elías y Presidente de la Asociación de Cronistas del estado Mérida, Don Julio C. Villamizar Sierra, tomaremos algunas notas históricas de su inédito libro: “Origen y Evolución Histórica de la Ciudad de Ejido”* (Mérida-2009), para hacer un resumen de lo que ha sido nuestra historia en lo que hoy conocemos como Ciudad de Ejido.

Para el año de 1620 quedó erigida la Capellanía (figura jurídica eclesiástica para la “enseñanza cristiana para pequeños grupos de población”), por sugerencia del Oidor enviado desde la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá, Licenciado Alonso Vásquez de Cisneros, quien creó necesario adoctrinar cristianamente a indígenas y negros que trabajaban en las haciendas y trapiches de las familias españolas que ocupaban estas tierras. Con el pasar del tiempo llegó a ser la Parroquia Eclesiástica de Ejido de la Ciudad de Mérida; siendo denominada entonces hacia el 1655 Parroquia del Patrón Sanbuenaventura. De Parroquia de Ejido, en la Constitución de la Provincia de Mérida, en 1811 fue elevada a Villa. Adquiriendo la categoría de una población con especiales privilegios, con autoridades propias del Cabildo, que “elegían sus pobladores”.

Bolívar en su carácter de Jefe del Ejército Patriota, llegó a la Villa de Ejido, en las primeras horas de la mañana del día 23 de mayo de 1813. Dicen las fuentes documentales que las cornetas del ejército patriota sonaron cuando el Brigadier Bolívar hizo su entrada en la Villa de Ejido, el pueblo lo recibió con gran entusiasmo; salieron al paso del joven dirigente los campesinos, los hacendados, los letrados y personas notables de estas comarcas agrícolas; venía acompañado de valerosos combatientes que más tarde se cubrirían de gloria en los campos de batalla, tanto en tierras venezolanas como en otros lugares de América; entre ellos los arrojados neogranadinos, Coronal Atanasio Girardot y el Capitán Manuel D’Elhuyar; así como los oficiales venezolanos José Félix Ribas y Rafael Urdaneta, quienes también formaban parte de su comitiva triunfal, en pleno fragor de la Campaña Admirable, como ha sido calificada la heróica lucha emprendida por los patriotas con Bolívar al frente, para desalojar a los representantes de la corona española que tenían a los venezolanos bajo su yugo.

En el año de 1876, por decreto sancionado el 28 de diciembre y publicado el 18 de enero de 1877, en la Gaceta Oficial de la Honorable Legislatura del Estado Soberano Guzmán, Sección Mérida, se declararon Ciudad las Villas de Tovar y Ejido.

Hoy, pues, a 134 años de haberse elevado de categoría nuestra Ciudad de Ejido, celebramos con júbilo estos reconocimientos por el desarrollo que en esta tierra se ha producido gracias al esfuerzo de sus habitantes. Pedimos que las autoridades que encabezan el poder público municipal continúen trabajando y profundizando esfuerzos para que este municipio sea mucho más productivo y próspero en todos los ámbitos, y llegue a ser ejemplo de lucha y buenas costumbres, con moral, con ética y con el trabajo sostenido de quienes lo habitamos. ¡Felicidades hoy en el Día de la Ciudad de Ejido y que viva la Revolución de los todos Pueblos del Mundo! ¡Viva Haití Libre de la maldición francesa! ¡Mueran los imperios depredadores y capitalistas! ¡Bolívar vive, la lucha sigue!


*Libro que aun no ha sido tan difundido en el estado Mérida por sus autoridades para su conocimiento, estudio, análisis, entendimiento, reconocimiento y valoración que merece; y a ser tomado como ejemplo a seguir por otros municipios del estado y del país, que no cuentan con un estudio tan detallado y tan completo como el que nos ofrece el Maestro Cronista Don Julio C. Villamizar Sierra. A él nuestro respeto y cariño.

Éxitos siempre.

macupatra2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9225 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a115940.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO