Las parroquias ahora sí son del pueblo y no de los partidos

Tackles Política Adentro

      Cuál fue la intención del Legislador Constituyente, cuando instituyó  la normativa constitucional del Artículo 173, en cuyo encabezado se lee: “El Municipio podrá crear parroquias conforme a las condiciones que determine la ley…” En ninguno de sus articulados contempla, que los Municipios se componen de Parroquias. Lo cual, tácitamente los parlamentarios integrantes de la A/N, pueden reformar la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, sin necesidad de proceder a una reforma constitucional, toda vez que dichas parroquias, no están plasmadas taxativamente en nuestra constitución. Si bien es cierto, que las materias de trascendencia nacional, pueden ser objeto de consulta popular; también es cierto, que tal reforma perfectamente procede con la iniciativa e impulso de la mayoría calificada de los Diputados integrantes de este periodo que culmina el próximo 4 de enero de 2011.

      El Artículo 19 de la LOPPM contempla que además de los municipios, son entidades locales territoriales: “... 2. Las parroquias y demás demarcaciones dentro del territorio del Municipio, tales como la urbanización, el barrio, la aldea y el caserío…” O sea según los sabiondos opositores que atacan la reciente reforma a la LOPPM, catalogándola de inconstitucional, pronto también atacarán la Ley Orgánica de las Comunas, por considerarla ilegal e inconstitucional, toda vez que supuestamente colida con la LOPPM, siendo actos írritos eliminar urbanizaciones, barrios, aldeas y caseríos, para agruparlos en comunas. La intención del Legislador es una ecuación social: “institución-pueblo-gobierno”, donde el principal factor que domine la institución sea el pueblo y el gobierno mande obedeciendo al pueblo organizado en el poder popular comunal.

Pasando a otro tema, el CAP se fue con la cabuya en la pata. Se llevó tremenda deuda moral y espiritual, uno de los responsables de la masacre de militares carupanazo, barcelonazo, puertoñazo, etc. De miles de desaparecidos y torturados, tanto en su primer como segundo periodo, y del caracazo ni hablar. Como quiera que sea, allá en el otro mundo, estará siendo enjuiciado por las víctimas.  No te sale descanso, paga tus deudas en el infierno. 

Mensaje de Textos:

Yuleydy Rangel, buenas noches. Soy habitante del Municipio José Ángel Lamas (Santa Cruz) sector la esperanza, quisiera hacer pública una gran problemática que allí afrontamos, ya que en varias oportunidades nuestras humildes viviendas (ranchos de madera y cinc) se nos han inundado, el Gobierno nos declaró “zona de alto riesgo” y nos pidieron desalojemos, pero no tenemos a donde ir y no hemos recibido ayuda ni respuesta alguna. Somos casi 170 familias que estamos a la expectativa de nuestro futuro y de hijos. Sin más que agregar, me despido, muchas gracias. Somos damnificados y queremos ser dignificados.

Respuesta: Buenas noches, el próximo martes lo publicaré y mañana reenvío sus mensajes a nuestro Secretario de Gobierno, el camarada Juan Carlos Luna, mientras tanto deben organizarse en consejos comunales y mantenerse unidos.

Yuleydy Rangel: ¡Gracias por responder el mensaje! Nosotros estamos legalmente conformados y el CC está registrado, de hechos nos auto gestionamos, tenemos nuestro plano y proyecto habitacional, sólo necesitamos hacerlo llegar a las autoridades competentes, ya que la Alcaldesa, nos dijo que eso va para la basura.

Tremendos Alcaldes los que nos calamos, así ni Isea repetirá, gestiones como la de esta Alcaldesa, son las que en verdad, echarán todo a la basura.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1300 veces.



Ysaac Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor