Llegó la barbarie

Y el gobierno parece no darse cuenta del volcán que va explotar. Primero fueron lamentos y quejidos, luego, amenazas, hasta llegar a promover y llevar a cabo, a partir de los actos salvajes del miércoles doce, de un carnaval guarimbero y violento.

Se hace difícil saber si esta persistente treta en el uso de la violencia de López y la Machado es un tic o una tara o un truco o una inquebrantable fe en su ya infinito rosario de intentos que resultan en fracasos.

Da pena ver sus espectros repetidos desde hace tantos años, haciendo las mismas maromas de siempre en obvia espera de otra imposible como ilusoria salida. Al mirarlos, siento que se ven como esos muñequitos de plástico que llaman porfiaos en un eterno, y terco caer y volverse a levantar, para esperar que los vuelvan a empujar y mirarlos en su fantasmagórico bamboleo –supuestamente- dirigido no solo a calentar la calle sino, ahora, quemarla, tumbar el gobierno con el apoyo de su ejercito de “manitas blancas”, rubicundas nalgas al aire, ahora reforzados por un ejercito de entrenados sicarios.

Ahora se revelan, Ella y Él, con sus caras de nada, que de puro falsas dan para ponerle el rostro a cualquier chifladura. Se les mira sobreexcitados, aferrados a ser cómicos perdedores que solo significan el rostro de tantas fáciles y simples estrategias desangradas, por la violencia.

Los dos empiezan y extinguen en sí mismos, y, para que su dolor sea mayor, terminan mirándose por última vez, en el espejo del baño, silbando: “quizás, quizás, quizás…

Padecen de sobredosis de berrinche infantil, sobre todo, desde que fueron dejados de lado por la MUD, ahora, viven en el espacio del delirio, buscando una salida que no encuentran, ni siquiera, con la candela de cuanto destruyen vandálicamente.

Todo está filmado, fotografiado, y se tienen pruebas, tanto de la Fiscalía, y escuche, para su asombro, hasta donde llega la falta de institucionalidad y orden, que el mismo miércoles doce se atrevieron a atacar y violentar espacios y propiedades de la Brigada de Infantería de Barquisimeto. El colmo.

De forma qué, o tomamos en serio, nuestra responsabilidad como gobierno y ponemos orden, con base a lo que dicta la Constitución, o sencillamente dejemos a otros dar la respuestas por que, nosotros, lamentablemente, no le estamos dado al pueblo la seguridad y sosiego que él espera del Estado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1039 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a181940.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO