La oscuridad por luz

La revolución estriba en un cambio en las actitudes de los individuos. También son esenciales los cambios en las instituciones sociales políticas y económicas. Los problemas no pueden resolverse destruyendo las instituciones existentes, sin embargo no hay tiempo ni sabiduría suficiente para desmantelar y volver a crearlas mejores. Pero deben ser modificadas correctamente y pronto. De lo contrario no sobreviviremos ni ellos ni nosotros. Queda por dilucidar si los cambios significativos en actitudes e instituciones puedan producirse lo bastante rápido como la revolución exige, para darle un verdadero reimpulso a esta revolución.

El pueblo es conciente de las dificultades y peligros que comporta todo intento de crítica y comentario destructivo y constructivo, en materia de tan amplia relevancia social como la religión, la economía, los sistemas legales políticos, la psicología de sociedades, y la nueva influencia militar con las masas, para la integración socialista. El socialismo traduce en una acción eficaz y constructiva lo que hoy sabemos sobre las raíces de la crisis, es preciso emprender de inmediato programas nuevos positivos y de gran alcance para fortalecer el ALBA, UNASUR, PETRO CARIBE Y EL BANCO DEL SUR, en toda la región y la unión interna, tan importante como la misma revolución.

La situación actual de zozobra política, no es un mero producto de nuestra tradición social, aunque esta pudo haber tenido un importante papel. Probablemente resulta más directamente de la naturaleza humana básica, combinada en la cultura occidental, y con las poquísimas oportunidades sociales, políticas, técnicas y físicas que el capitalismo ha implantado. El modo de enfrentarse con la crisis, dependería de mucho mas, que un simple cambio en las concepciones filosóficas, pero es indudable que este cambio deberá acompañar a las medidas que se tomen, al integrar el partido socialista unido, para la mejora ideológica y social del pueblo.

Al fin y al cabo, la naturaleza humana ha sido influenciada, por políticas sociales capitalistas inapropiadas, nunca pudieron ser permanentemente modificadas, es necesario reemplazarla y dirigirla revolucionariamente, por el medio social apropiado.

Los pueblos de Sudamérica sienten signos esperanzadores de que esta apareciendo una nueva fuerza en los movimientos sociales revolucionarios, por nuestra libertad y dignidad. Cada vez hay más pueblos que van comprendiendo que el sistema neoliberal es un problema de sobre vivencia. Millones de personas comprenden ahora, que si la globalización no es detenida y no se frena la sobre explotación de nuestros recursos no se conservara nada de valor. Y ya los cambios al consumismo derrochador se imponen, en los países desarrollados, especialmente en los EEUU.

La fascinación y las profundas emociones que despierta el conocimiento revolucionario no son fáciles de explicar. La libertad, la dignidad, el desarrollo, la educación, no son fáciles de lograr, requieren de un arduo trabajo, constancia y educación para impulsar la ideología socialista convencida, solo así la podemos comparar con el sentimiento más puro de la naturaleza humana. El amor, ya que este es sacrificio, lealtad, pundonor y entrega incondicional por lo que amas.

Lamentablemente es evidente una casi total ausencia de preparación de nuestro pueblo para que pudiese entender y tomar decisiones relacionadas con la actual situación socio económico, y político cultural de nuestra revolución e integración regional.

Las universidades que deberían señalar el camino a seguir en educación han sido demasiado ignorantes y han estado demasiado comprometidas con los sistemas políticos tradicionales. Por desgracia la mayor parte de los problemas humanos no entran netamente en categorías académicas tales como: sociología, psicología, biología, economía, demografía, Las soluciones a estos problemas requieren de la aplicación simultanea de muchas ideas, de mucha disciplinas académicas. Nuestro fracaso en la educación multidisciplinaria explica el optimismo de la conquista imperial. Este tipo de optimismo encuentra un buen ejemplo en el FMI, cuando dicen: muchos de los problemas como vivienda, trabajo, producción, etc. se resolverán en un tiempo corto por el progreso y la globalización del sistema económico. “Para alcanzar mejores niveles de vida”.

En esta región, si personas de tanto nivel de formación, a las que se supone enteradas sobre lo que esta ocurriendo, están tan mal informadas, sobre el nuevo currículo educativo, no puede sorprender que el ciudadano común tenga tantas dificultades para valorar la situación socio política. No solo carecen la mayoría de nuestros ciudadanos del armazón mínimo de conocimientos técnicos necesarios, sino, que nuestro sistema educativo ha influenciada el pensamiento socio económico de la mayor parte de nuestros pueblos, hasta el punto que están hipnotizados por “la bondad axiomática del crecimiento capitalista”. La esclavitud en que el crecimiento por el crecimiento mantiene a nuestros ciudadanos es palpable, los hábitos egoístas, individualistas y consumistas son innegables.

Estas anticuadas estructuras universitarias solo pueden ser cambiadas por una revolución socialista, aunque el ritmo de cambio sea todavía muy lento, se construye socialismo a pesar de la tremenda desestabilización. Tales cambios deben continuar acelerándose con rapidez si el sistema educativo a de contribuir de manera significativa a la revolución humanista, de no ser así la participación ciudadana no constituirá una mejora importante en el cambio al socialismo.

La mayor esperanza de acción de una revolución esta en los jóvenes. Estos grupos tienen hoy una mejor conciencia social que hace dos décadas y la mayoría de ellos están determinados a cambiar de una vez por todas las sociedades, ya se están integrando a los puestos de trabajo, a medida que egresan de las universidades bolivarianas. Muchos están trabajando activamente en la política. En mi opinión la mayoría de los cambios más estimulantes en la historia, tuvieron sus raíces en el activismo estudiantil.

Estas cuestiones directas son sencillas. Es preciso romper de alguna manera el círculo de profesionales mal informados a cargo de la guía o la educación de una sociedad en revolución.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2901 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: