Críticas constructivas a la política comunicacional y a VTV

Dentro de poco se cumplen tres(3) meses de la desaparición física del Comandante, y en el recuerdo de tantas lecciones de vida y de trabajo que nos dejó, se vienen a la mente sus constantes críticas constructivas a la política comunicacional del Gobierno. Cómo no recordar por ejemplo, cuando decía que se informaba de manera limitada lo que hacía la revolución o que en algunas ocasiones, no se respondía con contundencia a las desinformaciones promovidas por la oposición; que sólo se llamaba a cadena nacional cuando estaba Chávez o que se cortaban algunos programas de manera violenta, irrespetando al televidente, al invitado y al moderador o moderadora. Constantemente, el Comandante Hugo Chávez realizaba esas críticas. ¿Y qué ha cambiado?.

Sin duda, se ven los esfuerzos que está  haciendo el ministro Ernesto Villegas, tampoco hay que responsabilizar exclusivamente a su gestión, dado que estos problemas persisten desde hace años. Queda la sensación de que el Comandante nunca vio mejoras sustantivas a las críticas que hacía al respecto. Para puntualizar esto, se puede hacer un breve análisis ubicando en la actualidad algunos de sus planteamientos:

a) No se informa a plenitud lo que hace la revolución, y en algunas ocasiones, no se responde con contundencia a las desinformaciones promovidas por la oposición: Por ejemplo, ¿quién le explicó al país en microcadenas el cronograma para el aumento de sueldo, si abarcaba todos los trabajadores o sólo sueldo mínimo, la situación de los contratados?; ¿quién le explicó al país en microcadenas la entrada en vigencia de los nuevos horarios laborales?, a pesar de que estaba estipulado desde hace un año; ¿quién le explico al país en microcadenas lo relativo a los récipes de medicamentos o la entrada en vigencia de los nuevos precios del pollo, carne y quesos?, sobretodo siendo éste un tema álgido en el contexto actual de especulación de precios. La pregunta es ¿Se cree que porque se transmita en vivo el anuncio de la noticia o se haga la cobertura en el noticiero de VTV, ya se contrarrestan las matrices de opinión de los medios privados?. Pareciera que no.

b) Sólo se llama a cadena nacional cuando estaba Chávez o ahora Nicolás Maduro: No se aprecia la aparición (microcadenas en horarios estratégicos) de actores específicos del Gobierno, contrarrestando la desinformación que se promueve desde la oposición en temas puntuales del acontecer político, económico y social del país. No necesariamente tiene que ser el presidente Nicolás Maduro el que informe a la ciudadanía.

En este mismo orden de ideas, por citar un ejemplo de la semana pasada, una vez que el Presidente Nicolás Maduro anunció que las personas receptoras de vivienda, en la medida de sus posibilidades comenzarían a pagar poco a poco las mismas, no era lógico pensar que al otro día los medios impresos y programas de opinión promoverían una campaña de desinformación al respecto, a sabiendas de que es un tema sensible para la población beneficiada. Y la pregunta es, ¿no hay manera de picar adelante o siempre hay que ir detrás de la carreta, apagando el fuego?.

c) Se cortan algunos programas de manera violenta, irrespetando al televidente, al invitado y al moderador o moderadora: Esto se aprecia constantemente en programas como Cayendo y Corriendo, Contragolpe, Kiosko Veraz, Los Robertos y la Hojilla, donde se puede estar hablando de los temas más determinantes para el acontecer político nacional, y de repente, surge la voz, corte o pase a prensa que al parecer deriva de jefes o productores desconectados del contexto sociopolítico en el que se encuentra el país, y para quienes pareciera que es más importante que cuadre el horario de los programas o que se pasen informaciones de prensa, que muchas veces no son en vivo. Como escuché decir al profesor Luis Brito García, se aplica en VTV la política del autosabotaje. ¿Y dónde queda el respeto por los televidentes, por los invitados, por los moderadores o las moderadoras y su equipo que trabaja para que el espacio salga al aire.?.

Son todas estas inquietudes que desde mi punto de vista, impiden combatir directa y adecuadamente la guerra mediática que realiza diariamente la oposición a través de sus medios y las redes sociales. El estar perdiendo estas batallas, sin duda, es una de las causas por las que se redujo la brecha el pasado 14 de abril. En estos tiempos de desinformación, toda apertura hacia la mejora de los mecanismos de comunicación serán bienvenidas.

Marco Materán

mmateran23@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1797 veces.



Marco Materán


Visite el perfil de Marco Materán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: