No lo conocí pero lo ví en acción

Homenaje instantáneo a Julian Conrado

Extraido del blog Discurso del Oeste


El año 2000, luego de algunos contactos y peripecias más o menos inocuas, y otras más o menos impublicables, fui a parar con el fotógrafo Pedro Ruiz a San Vicente del Caguán, en el sur de Colombia (la foto acá a la izquierda la hizo Pedro en esa ocasión). Nada grave: ese pueblo es capital del municipio escogido por las FARC y el Gobierno de Pastrana para unas negociaciones de paz. Lo llamaron Zona de Distensión o Zona de Despeje. Llegar allá era un asunto fácil, incluso legal. Pedro y yo intentamos complicarlo un poco, pues decidimos no salir por avión, como habíamos llegado, sino por tierra. Pero esa historia la dejaré para después. Como dejaré para después las implicaciones de esta acción, que ya el Gobierno de Colombia ha bautizado como heroica, necesaria, etcétera. Igualmente toda la gente que odia a Chávez. El día que Chávez diga que Shakira baila rico los antichavistas dirán que esa mujer no sabe bailar. Esperaremos más reacciones e información para proceder a meter la cuchara en la sopa.

En las afueras de aquel pueblo selvático, donde las putas paseaban de día en el tren-gusano del carrusel infantil por todas las calles, y de noche eran sorteadas junto con una botella de aguardiente en el botiquín El Mexicano (nosotros compramos cuatro tiquets: 2.500 pesos cada uno), nos presentaron a varios miembros del Estado Mayor de las FARC-EP. Entre ellos estaba el trovador Julián Conrado, quien murió ayer en la misma acción del ejército colombiano donde cayó Raúl Reyes.
¿Qué tanto sé yo de este sujeto taciturno y por qué me da la gana de homenajearlo? No sé mayor cosa sobre su persona, pero le rindo tributo porque además de combatiente era un músico de valía, un compositor y arreglista excepcional. Un tipo que pudo haber tenido eso que en las sociedades capitalistas llaman "éxito" (dinero, televisión, propiedades, esclavos), pero en lugar de ello se fue a la selva a dar las batallas de su verdad. Guitarra en una mano y fusil en la otra. Entre las balas, y no entre el oropel de los vallenateros entregados a la industria musical, compuso unos vallenatos inmensos que ya colgaré en este blog. Conservo un disco de canciones farianas, en el cual destacan las suyas, las de Lucas Iguarán y Cristian Pérez.

Para acceder a un video de Julián, donde interpreta Arando la Paz, pulse aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=KEUwq8i9PtM

Nuestro colectivo termina esta cita, publicando un mensaje de texto que corrió esta tarde por nuestro celulares: "DE AMBOS LADOS DE LA FRONTERA CELEBRA LA BURGUESÍA, EL ASESINATO DE UN HIJO DE LA PATRIA. MUERTE CIEGA QUE NO PUEDE VER LA LUZ DE MILES DE HIJOS DE RAÚL"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4338 veces.



José Roberto Duque


Visite el perfil de José Roberto Duque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: