A cada cual según su necesidad

Se requiere un tipo de sistema equilibrado para dar a cada cual según su necesidad. Es evitar a la población el papel de niño que recibe y no el del padre que da. ¿Es una manera digna y revolucionaria de gobernar? Esta sustitución del espíritu revolucionario por el espíritu de la imitación se ha producido en las anteriores procesos. Todo el mundo ve en esta revolución la originalidad adaptada a las circunstancias económicas y geoestratégicas, somos incapaces de desear en la revolución otro fracaso. No puede existir ningún sistema social de individualismo puro, pero sabemos que ideológicamente estamos en pañales, no solo por culpa del gobierno y la nuestra, sino por las exigencias de esta nueva revolución.

Dada la importancia de los objetivos a alcanzar, la política y los recursos que van desde la prosperidad económica hasta el nivel cultural individual y colectivo no parece probable en estos momentos emprender a profundidad este método. El país posee excelentes perspectivas de prosperidad condicionada al petróleo y a la construcción de nuestra cultura con otra ideología, y esta no puede contribuir por ahora a la solución de bases exigida por sus propios habitantes como matriz de una futura civilización.

Para que funcione este método la mayoría de la sociedad debe estar identificada con la ideología revolucionaria. La economía debe estar algo diversificada para superar la economía de puertos. Así la moralidad aseguraría automáticamente que cada cual produjera según su capacidad y consumiera según su necesidad. Los dos estarían socialmente definidos y las normas creadas según a cada cual su necesidad se relacionarían de manera tal para asegurar que funcione desde el gobierno. Las relaciones de este tipo son coextensivas y reciprocas porque los fines logrados justificarían los sacrificios. Es una reiteración del derecho moral que todos poseen en la sociedad, implicaría una distribución igual de las ganancias. Significa satisfacer reclamaciones en nombre del bienestar general en contraposición del sistema capitalista. Y solo pueden aplicarse en sociedades con valores comunes. Es un derecho que se impone.

Significa materializar la producción para el consumo interno en primera instancia, ello seria el resultado de una gran aceptación de las políticas del gobierno en los estados y municipios del 70% de la población para un solo juego de valores sociales. Es el ejercicio de derechos por parte de la población. El pan, techo y empleo es la mejor manera de satisfacer a cada cual según su necesidad. Para lograrlo tenemos que ser plenamente soberanos, seguridad alimentaría y que una gran parte de nuestras materias primas salgan como productos ya elaborados. Con esa autonomía resolveríamos los alimentos, vestido, medicina, dinero y tros artículos de consumo reiterados y justificados por la necesidad para repetirlos como necesarios en la familia. Elementos de consumo que todavía para un gran porcentaje de la población no están al alcance por la pobreza imperante y para que esta pobreza baje se requiere dar trabajo y concienciar que el pan, techo y empleo son derechos humanos adquiridos y que toda revolución que se precie de serlo debe resolver.

Los hombres y mujeres sacrifican en los trabajos, fraternidades, partidos políticos, Iglesias, familias y estados, el tiempo y las energías que gastan en el logro de las satisfacciones como el lujo, la vida en opulencia, porque colocan a los valores del dinero y sus derivados en el plano mas alto que los valores morales que sacrifican para lograrlo. Esta identificación del yo es una realidad humana acentuada por el capitalismo, solidificada por la Iglesia para perpetuarse como principio cultural afectando la familia y la sociedad, a su vez al Estado. Son valores creados y sostenidos, no son ningún misterio están impulsados por la educación. La educación es el medio por el cual se asegura la practica reiterada del individualismo.

En cualquier nación la familia y sus necesidades deben satisfacerse primero porque de lo contrario desaparece la sociedad. Después de eso los diferentes tipos de necesidades varían considerablemente, demandas para bienes muebles, satisfacciones físicas médicamente aprobadas, sobre entendiéndose que la educación y la salud están al alcance del pueblo de manera gratuita y se ha mejorado notablemente el trasporte publico. La aparición o desaparición de las clases sociales tiene lugar cuando se satisfacen estas necesidades imprescindibles. Esta satisfacción descansa por supuesto en variadas formas de organización social sobre bases de valores que difieren totalmente con los valores del sistema capitalista y del mundo religioso. La producción colectiva del ciudadano, por medio del trabajo es la mejor manera digna de satisfacer sus propias necesidades y las de su entorno haciendo revolución.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4933 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: