Un artículo para un "presidente" interino

Hay países que toman en serio el comportamiento de personajes con criterio público, es decir aquellos que figuran en la palestra política como luchadores sociales. Por ello, el ciudadano común está en constantemente observación de los que manejan o conducen las políticas públicas. Sin embargo, hay "Personajes" que se tildan defensores o asumen conductas ficticias de reyezuelos.

Para tener una idea de cómo se maneja la cosa pública se hace un encuesta que sirve para medir el grado de aceptación de un personaje político que aspira a cargos de importancia, y la estadística con sus instrumentos de medición da resultados positivos o negativos a las respuestas de aceptación de los participantes de un cargo público.

En Psicología, la materia que se encarga de estudiar dichas conductas, al individuo imbécil lo suele designar como una persona considerada molesta, tonta, irritante, exasperante, antipática o incluso detestable. Nada nuevo, considerando que todos seguramente hayamos conocido al menos a una persona así. Sin embargo, en término científicos, según la teoría psicológica, ¿qué hace que un imbécil sea un imbécil?

Para llegar a la raíz de esta vieja pregunta, investigadores de psicología de la Universidad de Georgia (UG), Estados Unidos, han trabajado para cuantificar qué rasgos de la personalidad hacen que alguien sea un "imbécil" ("asshole" en inglés) este último termino lo utilizó prensa británica para acusar al mandatario Boris Jonson.

El estudio, publicado en Collabra: Psychology University California, pidió a casi 400 personas que pensaran en el "mayor imbécil" de su vida para evaluar los rasgos que la gente asocia con el término. Los investigadores descubrieron que la mayoría de los destinatarios del insulto eran vistos como manipuladores, agresivos y engreídos, según el comunicado de esa casa de estudio universitario.

En ese estudio se demostró lo importante el estudio de la Geografía, y una de las cosas que más resaltaron del estudio fue que el grupo demográfico más descrito como imbéciles por los participantes eran hombres de mediana edad. Además, la gente no tuvo muchos problemas para averiguar quién era el "mayor imbécil" de su vida", dijo Brinkley Sharpe, estudiante de doctorado de la UG y autor principal del estudio, en el comunicado de ese centro educativo superior estadounidense.

Según datos arrojados por dicho centro universitario el resultado fue que aproximadamente la mitad de los "imbéciles" eran exparejas sentimentales de los participantes, antiguos jefes o familiares separados. "De media, los participantes no pensaban que estuvieran muy unidos a estos individuos, lo que tiene sentido porque se describe a estas personas con comportamientos bastante aversivos", aseguraron los investigadores, pero es de notar como argumento válido que la mayor parte del grueso de la población venezolana opinan nada favorable a éste personaje.

Pero aproximadamente uno de cada tres de los "mayores imbéciles" eran personas que actualmente forman parte de la vida de los participantes, incluyendo compañeros de trabajo, amigos e incluso parejas románticas actuales, según ése estudio dio esos resultados en una universidad de un país desarrollado, como sería ese estudio en el centro de la Mesa de la Unidad golpista venezolana.

Algo importante que debería leer el "Líder" y es según Science Alert, las personas percibidas como "imbéciles" se asociaron a 315 categorías de comportamiento ofensivo en las respuestas de los participantes, que los investigadores clasificaron en 14 temas generales: agresión, ira, arrogancia, fanatismo, insensibilidad, combatividad, comportamiento dominante, externalización de la culpa, inmadurez, desconsideración, irresponsabilidad, manipulación, grosería y otros incluyendo hipocresía y favoritismo, todo encaja completamente a la Jauría oposicionista criolla.

Uno de los rasgos clave que definen a los "imbéciles" que identificaron los investigadores es que no parece importarles que su comportamiento moleste a los demás. Ya aquí depende cómo hace la media criolla en hacer este individuo "agradable" al pueblo venezolano.

En esa medición dejó claro que "Cuando hablamos de comportamientos, el imbécil no era necesariamente antagónico con la gente, sino que simplemente no se preocupaba por lo que pensaban los demás o por cómo los percibían", algo parecido por completo al "liderazgo" oposicionista.

En términos de la teoría psicológica del "Modelo de los cinco grandes" rasgos de personalidad –apertura, concienciación, neuroticismo, agradabilidad y extraversión–, los comportamientos "imbéciles" son los que más se corresponden con una baja amabilidad, una baja consciencia, un alto neuroticismo y una baja apertura, sugieren los resultados.

Además, el perfil percibido por los "imbéciles" en el presente estudio era similar a los rasgos que se destacan en los perfiles de los expertos en trastornos de personalidad psicopáticos, antisociales y narcisistas. Sin embargo, los investigadores aclaran que estas similitudes "no significan necesariamente que tu expareja tenga un trastorno de la personalidad".

Finalmente, que en ese sentido, el término, que no llegará a ser catalogado como un trastorno psicológico, es en realidad muy subjetivo, aclaran los científicos. No obstante, abre la puerta a muchas más investigaciones sobre el tipo de suposiciones que hacemos sobre la personalidad de otras personas. "Está claro que hay mucha variación en la forma en que la gente utiliza esta palabra", dijo Sharpe. "Creo que la implicación del estudio es que los insultos importan. Sí queremos decir ciertas cosas al usarlos o los asociamos con ciertas características", concluyó



Esta nota ha sido leída aproximadamente 499 veces.



Marco Pedraza


Visite el perfil de Marco Pedraza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Pedraza

Marco Pedraza

Más artículos de este autor