(PIB y Precios)

Una alerta petrolera

En los últimos por lo menos 20 años es difícil encontrar una investigación rigurosa en el campo económico mundial que se aventure a sugerir el comportamiento de los precios del petróleo en el mediano o largo plazo. Quienes se han atrevido a pronosticarlo han errado totalmente. De manera que el tema no es fácil ya que le determinan una multiplicidad de causas o elementos que dependiendo del momento histórico cobran mayor o menor influencia decisiva. Se esta de acuerdo que el mercado petrolero mundial y el comportamiento de los precios es altamente volátil e impredecible. Así ha sido y parece que, por un tiempo largo, seguirá siéndolo.

La experiencia histórica comprueba esta afirmación. En la década de los años setenta el petróleo salto de un largo periodo de entre 1.8 y 2 us$/b a 10 us$/b, se registraba el primer gran “boom” petrolero planetario. El segundo “boom” se concreta en 1980, al moverse el precio del petróleo de 12 us$/b a 30 us$/b. En 1998, por efecto de la crisis económica mundial originada en el Sudeste asiático, los precios de los hidrocarburos se desplomaron a 10 us$/b; al comienzo de la década de los noventa estaban en 40 us$/b. El atentado terrorista a las torres gemelas en Nueva York, en 2001, bajo temporalmente los precios petroleros de un nivel de 30 us$/b a 15 us$/b. El penúltimo evento no se puede calificar como un “boom” por lo progresivo de la tendencia, sin mayores sorpresas: Entre 2003 y 2008 los precios escalaron de un nivel de 40 us$/b a 147,5 us$, este ultimo un máximo histórico. Finalmente, la grave recesión mundial capitalista originada en el crack financiero de 2008-09, origina una caída en la curva de precios que los lleva hacia los 85 us$/b. Venezuela llegó a vender petróleo en el mes de enero de 2009 a 33 us$/b, presagiando una recesión de dos años.

Este recorrido esta vinculado a la guerra de Yom Kippur (1973), la revolución iraní ( 1979), la invasión a Kuwait ( 1990), actos terroristas, en fin a lo que se le conoce como conflictos geopolíticos; igualmente a los problemas ambiéntales como el cambio climático y los desastres naturales, o bien a problemas técnicos- económicos de alta monta estratégica para la industria energética mundial como la declinación de los yacimientos y la reducción de nuevos descubrimientos, esto ultimo a pesar que la industria petrolera destina, aproximadamente, 150 billones de us$ anualmente, en la búsqueda de nuevas reservas de gas y petróleo.

Nadie podría desestimar la influencia en los precios petroleros mundiales de la pugna soterrada entre EEUU, Rusia, Unión Europea y China por una mayor influencia y control del mercado para garantizarse un incremento de la diversidad de fuentes y suministros, controlando las conexiones terrestres y marítimas (oleoductos y gasoductos), El Mar Negro y Mediterráneo y la estratégica salida al Océano Indico. En definitiva, es la lucha por acceso seguro a los grandes depósitos de hidrocarburos.

El Banco Central de Europa, en enero de 2008, publicó una investigación que intentaba explicarse el comportamiento progresivamente creciente de los precios petroleros en el periodo 2003-2006. Entre sus conclusiones priorizaban la relativa a una mayor expansión de precios en los contratos de cuatro y más meses y, una caída de la tasa de utilización de refinación en EEUU.

En mi opinión, cualquier análisis de los posibles cursos del mercado mundial petrolero en la actual etapa del capitalismo industrializado esta estrechamente vinculado, en primer lugar, a la especulación bursátil o financiera con la compra-venta de contratos a futuro que ha generado un “mercado virtual” en el cual diariamente se comercializan, con fines lucrativos y no de suministro real, mas petróleo del que realmente se esta produciendo. Este “mercado” financiero altamente usurero es el refugio de inversionistas que, ante la creciente debilidad del dólar y la caída de las tasas de interés en EEUU, compran commodity. En segundo termino, debemos remitirnos al comportamiento de la economía real de los países industrializados, cuya salud macroeconómica incidirá en los precios de los combustibles fósiles. La experiencia histórica de 1998 ya referida y, la vivida entre 2008-2009 mostraron que una contracción de las economías industrializadas originaron una contracción de la demanda petrolera, a tal punto que entre esos dos años se redujo en 2,48 millones de barriles diarios la demanda en solo los países altamente industrializados, lo que ha llevado a varios estudiosos del tema a establecer un efecto de correlación positiva cíclica o con rezago cíclico entre el desenvolvimiento del PIB y los Precios del Petróleo, esencialmente trasmitida por la caída en la actividad de transporte, electricidad y el asfalto e industria en esas naciones.

En mi modesta opinión, todo indica que el capitalismo mundial industrializado se desliza hacia una nueva desaceleración o tasa de crecimiento menor de la economía real a la esperada hacia final de año o comienzo del próximo. El papel de EEUU como principal consumidor e importador de petróleo es decisivo, lo que ocurra en su economía, en el corto y mediano plazo, puede alterar la dinámica del mercado petrolero mundial y sus precios.

Los conductores de la política económica y que asesoran al Presidente Hugo Chávez, deben tenerlo muy en cuenta para tener claro el accionar anticíclico en una eventual caída de los precios petroleros en 2012. Es una alerta temprana.

En nuestro país, la correlación entre precios petroleros, gasto publico, crecimiento económico y bienestar colectivo de la población, casi no tiene discusión. Prever el escenario es necesario y responsable con nuestro proceso de cambio que se juega el todo el próximo año. El largo plazo es otro tema.

rodrigo1cabeza@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1658 veces.



Rodrigo Cabezas

Economista. Profesor de la Universidad del Zulia

 rodrigo1cabezas@gmail.com

Visite el perfil de Rodrigo Cabezas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: