La lucha por el Matrimonio Civil Igualitario en Venezuela se viste de luto finalizando el año 2014 y convoca a concentración

Asesinada Giniveth Soto: Un crimen que aflige las bases de la lucha por la igualdad

Giniveth Soto (izq) con su esposa e hija

Giniveth Soto (izq) con su esposa e hija

Giniveth Soto, lesbiana, psicóloga y activista venezolana por los derechos humanos de la población sexodiversa fue brutalmente asesinada en horas de la madrugada del sábado 13 de diciembre, mientras trabajaba como taxista para procurar los recursos económicos necesarios para sustentar a su familia.

Giniveth, quien es además sobrina del Diputado a la Asamblea Nacional Fernando Soto Rojas, había contraído nupcias con Migdelis Miranda hace un año y medio en Argentina y junto a ella había concebido un hijo a través de técnicas de fertilización asistida, quien nació en Argentina hace tres meses y medio. Tanto la decisión de contraer matrimonio como la de concebir un hijo y que naciera en un país distinto al suyo fueron decisiones difíciles, pero enmarcadas en una clara y radical lucha a favor del reconocimiento de la dignidad de las relaciones afectivas entre personas del mismo sexo y/o género, así como la legalidad e inclusión plena de las familias conformadas por gays, lesbianas, bisexuales, transgéneros, transexuales e intersexuales (LGBTI) en Venezuela.

En Argentina, desde el año 2010, es posible el matrimonio entre personas del mismo sexo, incluso para extranjeros no residentes; asimismo, Uruguay y Brasil, todos miembros del Mercosur, han avanzado significativamente en la dignificación de las ciudadanías y humanidades de todas las personas, garantizándoles derechos igualitarios, impactados por el liderazgo de Venezuela en un proceso de cambios significativos que lleva más de 15 años en materia de inclusión social plena.

La revolución bolivariana se ha fundamentado en el fin esencial de defender y promover el desarrollo de las personas y el respeto a su dignidad,  garantizando la progresividad y preeminencia de los Derechos Humanos, la Igualdad sin Discriminación ni subordinación alguna, la Justicia Social y la Equidad como base para la construcción de una sociedad justa, igualitaria y amante de la paz. Sin embargo, los derechos humanos para la población LGBTI siguen siendo invisibilizados por una sistema dominado por funcionarios y funcionarias al servicio de un Estado Laico, que en lugar de la Constitución Bolivariana de Venezuela, utilizan la Biblia para tomar decisiones y justificar la discriminación, por lo que deberían ser separados de sus cargos.

Con gran gallardía y coraje, Giniveth, militaba en la AC Venezuela Igualitaria, la cual representaba esa lucha en la que junto a su amada esposa se inscribía, demandando que se reconociera el derecho a registrar en Venezuela su matrimonio en Argentina y que se registrara el nacimiento de su hijo reconociendo la maternidad de ambas www.aporrea.org/actualidad/n242077.html, tal como lo expresa la constancia emitida por las autoridades argentinas al momento del nacimiento del niño en dicho país, además de que se legislara a favor del derecho a contraer nupcias libre y consentidamente entre dos personas que se aman y tienen un proyecto de vida en común sin importar su orientación sexual o identidad de género. Y creía, con conciencia revolucionaria,  que estos cambios sólo serían posibles bajo una doctrina socialista bolivariana que promueve la descolonización y la despatriarcalización como ejes motores de un cambio cultural que permitiría el cultivo de una sociedad verdaderamente igualitaria y justa.

No obstante, no sólo no pudo ver hechos realidad estos cambios, sino que durante la gestión administrativa del gobierno bolivariano se sostuvo un proceso discriminatorio evidente y de profunda violencia psicológica y moral en cuanto a la solicitudes hechas para brindar protección social a su familia, a través del silencio que se permeó entre las decisiones de las instituciones del estado y sus demandas, situación que se repite para miles de familias venezolanas que no pueden acceder a derechos que parecieran ser privilegios para ciertos modelos de familia.

Es importante resaltar que cuando la Oficina de Registro Principal y el Consejo Nacional Electoral no dan respuestas positivas a las solicitudes de inscripción del registro del matrimonio de Giniveth y Migdelis ni al registro del nacimiento de su hijo, están dejando expuestos al desconocimiento jurídico la ciudadanía venezolana de su hijo y al desamparo de su esposa de los derechos que la institución del matrimonio otorga a las parejas casadas (comunidad de bienes conyugales), dejándoles solamente al amparo de las leyes de la República Argentina, país donde son sujetos plenos de derechos.

Su esposa Migdelis, desmoralizada y envuelta en lágrimas durante el velorio, decía: “Giniveth tenía razón, los y las homosexuales somos ciudadanos de segunda clase, yo aquí estoy pintada en la pared, nada de lo que yo opine o decida le importa a nadie”, mientras la familia de Giniveth decidía cremar un cuerpo que fue objeto de asesinato y además llevarse las cenizas sin consultar con su esposa, a la vez que decían entender y respetar completamente la relación entre ambas mujeres.

El esclarecimiento del asesinato de nuestra valiente e imparable activista es urgente, no puede quedar impune un crimen y más aún si se trata de un crimen que aflige dolorosamente las bases de la lucha por la reivindicación de derechos de la población sexodiversa venezolana. Es imperante hacer justicia, pero además es neurálgico fortalecer nuestros poderes públicos para garantizar el efectivo ejercicio del derecho a la vida en libertad y equidad, sin discriminación ni estigmas basados en prejuicios atávicos judeo-cristianos, sin violencia psicológica y moral a consecuencia de una cultura heterosexista, machista y sexista, para así impulsar en Venezuela el cambio socio-cultural tan anhelado por ella, desarrollando políticas públicas concretas como la aprobación de la Ley de Matrimonio Civil Igualitario.

El movimiento a favor de la aprobación de una Ley de Matrimonio Civil Igualitario convoca a una concentración:

La convocatoria para la concentración es la siguiente:

Invitan:    Ejercito Emancipador y AC Venezuela Igualitaria

Dia:         Martes  16 de diciembre

Hora:       9:00 am

Lugar:      Frente al Palacio Legislativo (Asamblea Nacional)

Objeto:     Solicitar nos atienda el Presidente de la Asamblea Nacional, Diputado Diosdado Cabello en función de conocer el estatus del Proyecto de Ley de Matrimonio Civil Igualitario y la postura que las y los asambleistas del PSUV tomaran en cuanto al debate de las leyes para la comunidad sexodiversa de acuerdo a lo establecido en los Objetivos 2.2.4.2, 2.2.4.3 y 2.2.4.4 del Plan de la Patria



Esta nota ha sido leída aproximadamente 48624 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US N ab = '0' /ddhh/n262297.htmlCd0NV CAC = , co = US