Sobre "Cartografía Do Abismo" de Ronaldo Cagiano

Si tuviéramos que trazar una línea sobre algún mapa de la tierra para sentarnos a esperar la poesía de Ronaldo Cagiano, habría que pintar un círculo en el vacío y esperarlo dentro. Tal vez la tarde, el tiempo todo, no bastarían para el encuentro. Tendríamos que remontarnos a una estación de trenes de París, la Denfert-Rochereau, bajo un laberinto de huesos, o más allá, en el camposanto Pére-Lachaise, de la Rue du Repos, durante el otoño de 2018, mientras busca los enigmas del suicidio del escritor persa Sadegh Hedayat, ocurrido en 1951; o antes, en febrero de 2013, en Nuremberg, para confesarle a T. S. Eliot que el siglo veinte es el más asqueroso de los siglos, por sus matemáticas salvajes (en cuya cuenta caben horrores, bombas nucleares, guerras, muertes, hambrunas, náuseas, escándalos, naufragios, hegemonías, oscuridad, vacíos, esquematismos, vértigos y abismos); o en Barcelona, España, donde se le adviene en patadas en la frente las manzanas de Apple y la bíblica de Adán y Eva, como signos de las contrariedades e incertidumbres; o incluso, más atrás, enero de 2011, en Lisboa, náufrago en el tedio de existir; poseído por lo que él llama una soledad atlántica, que lo remite a la infancia, donde seguramente lo hallaremos un día de 1961 —el 15 de abril, exactamente, hace 60 años—, saliendo del útero materno, en su pequeño pueblo de Cataguases, frente al valle de Paraiba do Sul, del estado de Minas Gerais, y las sierras y colinas de Mantiqueira, Onça, Neblina y Santa Bárbara, en el sudeste de Brasil; en cuyos pies el río Pomba—que arrastra en su discurrir los riachuelos Meia Petaca, Romualdinho y Lava-Pés— le abre un libro acuático para que navegue la dura senda de la vida.

Como parte de su intenso ejercicio de escritura previa, con títulos poéticos ya conocidos, dentro y fuera de su país, como Palavra engajada (1989), Colheita amarga & outras angústias (1990), Exílio (1990), Palavracesa (1994), Canção dentro da noite (1998), O sol nas feridas (2013), Os rios de mim (2018), Observatório do caos (2017) y Cartografia do abismo; Cagiano es consecuente con una voz cuyos matices pudiéramos tildar de rebeldes, inconformes, cuestionadores y decididamente antistablisment; mediante una voluntad de escritura y visión de mundo de insobornable compromiso con los desfavorecidos de todo el orbe. Por eso daremos una mirada panorámica a su más reciente poemario Cartografia do abismo (São Paulo, Brasil, Laranja Original Editora, marzo 2020), en el que se perciben esos tonos.

Cagiano entrega una obra consistente y orgánica, en su amplia y compleja temática: crisis actual del mundo globalizado, la realidad-país del Brasil, el ámbito del pueblo natal —Cataguases—, los ríos como metáforas del vaivén existencial y el decurso de la historia; el hambre, la desintegración del hombre —lo ontológico y filosófico—, el tema religioso y anti religioso; el desamor como expresión del caos y la desintegración; la anti realidad y la despertenencia; la poesía como escape o salvación, pero igualmente la anti poesía del mundo en su sentido más amplio; entre otros señalamientos y planteamientos.

Todo signo de belleza está asociado a algo tormentoso, literalmente feo, repugnante y antiestético, dentro del cuerpo de Cartografía do abismo. Pero más allá de esos motivos y creaciones de "fealdad", el poeta hace uso eficiente de los recursos literarios indispensables para armar su obra, puesto que como buen lector y creador de poesía, su cultísima formación, tiene madurez e inteligencia para entregarnos un libro no sólo sólido en su argumento y estructura sino revelador y esencial para el estudio de la nueva poesía en lengua portuguesa.

En su arquitectura, en su fundamentación y cobertura referencial—si cabe utilizar este odioso término— el cuerpo textual de la obra abre múltiples ventanas para sincronizar la relación de una voz poética que en su madurez asume las señales de una tradición poética, o más exactamente, de una orientación poética; que tiene como tela de fundo la crisis del sujeto a nivel mundial; y de su Brasil natal en lo particular, del que atisba, como flagrantes, los prejuicios raciales, la barbarie y el medievalismo, la pobreza y la exclusión; la violencia policial y el fascismo, el abismo entre las clase sociales económicamente dominantes y los excluidos, los privilegios y la desigualdad; las injusticias y opresiones en detrimentos de sectores vulnerables; sufrimientos y horrores, cinismo y falsedad, desgobierno y diáspora, dolor y des-identidad; tal como lo plantea en su brillante ensayo titulado "Uma investigação sobre o nosso holocausto", que escribiera a propósito de la novela O avesso da pele del gaúcho Jeferson Tenório; en el que expresa:

Ao longo desses mais de quinhentos anos esse tem sido o nosso permanente holocausto, eis que ainda está enraizada na índole retrógrada de grande parte da sociedade, cada vez mais excludente e seletiva, a praga de uma ancestral consciência escravocrata, que ainda não foi erradicada…

Esta situación revela que se trata de una persistencia tangible y alarmante, de hondas repercusiones sociales, económicas, culturales y políticas, cuya manifestación más objetiva se da en esas llamadas "geografías sin importancia"—así tipificadas por Cagiano en el primer poema del Cartografía do abismo—; en las cuales la naturaleza del ser se extraña — vencido y difuso—, en esa vida amorfa, vacía y superflua que diezma al planeta, enajenando al hombre de sí mismo. En ese sentido, el poema titulado "ESPÓLIO", es un art poética, un pórtico, un prólogo, que abre la compuerta de la dialéctica argumental del autor; y sus visiones e increpaciones ante el mundo caótico, en el que el olvido redime todo destino humano, y es su condena, porque no hay escapatoria. Así lo sentencia: "No esquecimento do que sou, fui ou tive".

Los siguientes términos o voces: vacíos, caos, abismo, muerte, hambre, ventanas, miedo y tiempo son semas, fonemas, lexemas, cognomentos, signos o sencillamente palabras que, aisladas, tal vez digan poco de un mundo al que califican y cualifican; pero dentro del diafragma visceral de un cuerpo poético al que pertenecen, a un mapa al que se deben, a un ser del que provienen como lengua y sentimiento, cambian su perspectiva semántica.

Su recurrencia está presente el todo ese río de sentidos abiertos que muestran las enormes cargas de contenidos filosóficos, políticos, económicos, religiosos y cartográficos que recorren este poemario. Cartografía do abismo ha sido concebido como un río. Por eso la temática, ondulante y constante, fluye y atraviesa "mapas" locales y universales. También conduce a un razonamiento, a una reflexión y una sensibilidad humanas, mediante el viaje interior, que se expresan a través de cada significado de la vida al pasar por el árido –aunque parezca florido—camino de la poesía.

Cagiano muestra de manera incuestionable esa responsabilidad antes señalada, por cuanto su sensibilidad poética, más allá de la realidad-país Brasil, ante la cual es crítico, valiente, duro, mordaz, estudioso, inconforme, realista y sincero; abarca al mundo-planeta, hoy globalizado y oprimido, sin aparentes fronteras para su liberación definitiva, de un modo crítico y revelador. En el caso de África, Cagiano ha sido un luchador intelectual. Un trabajador de la palabra para demandar igualdad y libertad, sostenibilidad y desarrollo, sosiego y paz. Como ciudadano pacifista, propulsor del equilibro entre las sociedades que pugnan por un mundo justo, franqueando con la sensibilidad de su arte toda aberrante humillación y sumisión de pueblos, comunidades, familias y hombres y mujeres que hasta ven morir a su prole por el hambre, las enfermedades y las balas, Cagiano no puede sustraerse a la conformidad, al silencio, a la indiferencia ni a la complicidad que supone hacerse a la vista gorda ante tan aberrantes situaciones.

La poesía le permite salvaguardarse ante la impotencia que produce la injusticia de las desigualdades, de la maldad humana contra sí misma, por la violencia, por la ambición, por la usura y los despropósitos imperiales de la economía globalizada y las políticas hegemónicas, que terminan por contribuir la disolución de la vida tal y como ha sido concebida por la naturaleza: equilibro de organismos, fuerzas y recursos ante el cosmos, ante sus espacios, a través del tiempo.

Por cuanto leo y percibo en la poesía de Ronaldo Cagiano asumo que es un escritor, un poeta, un intelectual y un humanista responsable. Le conmueve el hambre y el río sucio, la soledad interior y la orfandad del mundo; así como la desfachatez del político bribón que socaba las esperanzas de sus pueblos con programas errados o deficientes, y la insensibilidad de la sociedad ante sí misma al ver caer sujetos en la peor degradación del desamparo, del vicio, de la manipulación religiosa, del engaño, de la podredumbre. Por otro lado, presta su arte para soltar los demonios interiores contenidos por tantas frustraciones, al asumirse como un ciudadano más, con sus sueños, visiones, deseos y anhelos, para manifestarlos como vitrina (rota) ante la desesperanza y la derrota (moral, síquica, emocional).

Ronaldo Cagiano es un trabajador, muy responsable, repito, de cara a su destacada poesía. Por eso tiene particular relevancia, en Cartografía do abismo, el mapa de referencias que él establece en un corpus de 42 epígrafes, comprendidos entre los siete autores que aparecen de modo general en la primera página del libro (Ademir Assunção, Adília César, Everardo Norões, Luís Quintais, Marcia Camargos, Marco Lucchesi y Maria Teresa Horta), y los 32 autores restantes; entre quienes están incluidos tres de los más importantes poetas de Brasil: Carlos Drummond de Andrade (Itabira, Minas Gerais, 1902-Rio de Janeiro 1987), Murillo Mendes (Juiz de Fora, Minas Gerais, 1901-Lisboa 1975) y Anderson Braga Horta (Carangola, Minas Gerais, 1934), por el gran valor generacional que estos poetas tienen en Brasil.

El poema "CATAGUASES" expresa ese amor casi filiar del poeta con su gran río de infancia, el Pombo, (que rodea su pueblo natal, Cataguases, en Minas Gerais), afectado por la contaminación y los desmadres del efecto industrializador que en sus riberas, cercena sus afluentes para la explotación de la madera para generar capital, con devastadoras consecuencias, agravado con el arrojo desperdicios altamente tóxicos y humo de las chimeneas; provocando todo tipo de alteración medioambiental, lo que bajo ninguna licencia resulta tolerable en un medio biótico tan delicado y reservado para la vida del planeta, inclusive, como lo es ese ecosistema integral de toda la Amazonía; valga decir de todo Brasil.

Advierto en la idea de país de Ronaldo Cagiano un signo de semejanza con la que he expuesto en un ensayo reciente titulado "La idea de país en las crónicas de Luis Alberto Crespo y Gustavo Pereira". La historia y el presente sometidos al prisma inconforme de la duda, evaluando los hechos nacionales y sus consecuencias con una visión de pertenencia, como medio para recuperar el valor de la propia identidad, y asumir su reflejo en la literatura como un modo de no acallarse, de ser cómplices ante el expolio, el vejamen, los atropellos y las humillaciones que los poderosos (quienes efectivamente ostentan el poder político y económico) causan a nuestros pueblos, sometidos incondicionalmente a la pobreza, al hambre, al olvido. Pero no olvidemos que en ese desgarramiento histórico se encuentra la impronta de la llamada "conquista" del Nuevo Mundo, a nombre de una fe y de una iglesia que significó expolio y masacre desde México hasta la Patagonia; y que en esa, su idea de país, Cagiano tiene presente esos hechos. No podría ser de otro modo.

Aunque el poeta recorra en su imaginación ese gran círculo de agua que es el planeta, transfigurado mediante el ojo y la mirada que abarca esa totalidad del caos-tierra-mundo-vida-sociedad-humanidad, para acceder a la otredad, al pasado, a la memoria, en ese, su discurrir por ignotas referencias; su inquietud lo sacude medularmente porque no tiene los medios (aparentes) para lograr la transformación deseada. Incluso, no lo ve posible aunque haya un cambio de identidad (interior), tal como lo hizo Fernando Pessoa con sus conocidos heterónimos (Alberto Caeiro, Alexander Search, Álvaro de Campos, Bernardo Soares, Ricardo Resis, o cualquier otro); porque más allá del gran nombre de Fernando Pessoa y su notable huella en la poesía portuguesa, sus heterónimos y diversas facetas existenciales, tan crudas como singulares (destierro, experiencia africana, cultura inglesa, visiones de la realidad política o dominio de las lenguas), además de su prematura muerte, ocurrida durante la edad más reveladora para la creación poética —47 años, apenas—; el mundo mantiene sus mismas incertezas, su mismo vacío, su misma nada que la consume y destruye.

Muchas son las claves del desarrollo temático de Cartografía do abismo. Desde el sedimento filosófico (del que no escapa una ilusión a Arthur Schopenhauer) que lo sostiene, tanto en la visión estoica como la existencialista, hasta la motivación política que denuncia la injusticia histórica, social y económica (entre cuyas claves se refieren la bomba de Hiroshima, los crímenes nazis de Auschwitz, los juicios de Nuremberg, las violaciones en África y Afganistán, la matanza ocurrida en el complejo de favelas de Alemão en Rio de Janeiro en 2014, la significación del discurso de Martin Luther King, el Apartheid y la emblemática figura de McDonalds; así como el despropósito jurídico-legalista que convirtió la canalla en bochornoso impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff en 2016, la guerra en Siria, la violencia asesina del Estado Islámico, la impunidad de los misiles de la OTAN, el uso de los Fake News, entre otros); hasta los aspectos cartográficos objetivos e irreales —como los nombres de los ríos brasileños y los ríos globales, las rutas imaginarias, los desdoblamientos de estaciones de trenes hacia donde transitan la utopía del sueño y la identidad de la memoria, entre otros recursos—; el cuerpo de la obra es la suma de una totalidad de cosas, referentes y valores que le sirven de contrapeso al autor más allá de su posición, individual, en esa su visión de mundo.

En ese sentido, la intertualidad vale no sólo como recurso estético, sino como referente moral. Los más de cuarenta epígrafes del poemario marchan parejos con todos los nombres de poetas de altísima significación cultural, empezando por los referentes grecolatinos de mitos y obras (Sísifo, Prometeo encadenado, el dios Cronos, "las dádivas" de Eros, Zéfiro el dios del viento del oeste; Hesíodo el filósofo, lo mismo que Heráclito, o Esquilo), así como grandes figuras de la literatura y el arte universal en diversas lenguas, tendencias y épocas; que de manera irónica "canoniza": Proust, Kafka, Tosltói, Drummond, Clarice, Machado, Faulkner, Virginia, Pessoa, Céline, Genet, Rawet, Mann, Lorca, Eça, Bandeira, Orides, Hilda, Piva, Ginsberg, Pound, Llansol, Leminski, Rilke y Maiakovski; sumados a otros nombres como T. S. Eliot, Edgar Allan Poe, Jorge Luis Borges, María Gabriela Llansol, Murillo Mendes, Delia Prado, Anderson Braga Horta, Augusto dos Anjos, Francisco Alvim, Paul Celan, Munch, Walter Benjamin en Portbou, Inês Lourenço, Maria Velho da Costa, Ricardo Aleixo, el escritor persa Sadegh Hedayat, Manoel de Barros y José Paulo Paes.

Especial significación tiene el tratamiento que del tema religioso presenta la obra Cartografia do abismo. A la figura del Cristo Redentor, que en Brasil es una figura clave para la imagen de Río de Janeiro, se suman sarcásticos y cuestionadores señalamientos acerca del papel manipulador de las religiones, y en específico del papel hipnotizador de los evangélicos. Por otra parte, el pecado original de Adán y Eva se entremezcla con la manzana de la empresa tecnológica Apple, en un doble juego semántico frente a la enajenación de la libertad del ser y el libre albedrío, que el poeta resuelve sumando su propio credo "religioso": su fe en la literatura. Por eso asume como "sagrada escritura", la poesía: "Minha única Escritura/ está no sacrossanto altar da Literatura" (Pág. 92). A esto suma una contra idea acerca del "Viejo Testamento", en el que declara que al comienzo no fue el verbo sino el presupuesto, el dinero, el origen de todo (el caos, el abismo, el laberinto actual). Y termina por establecer un juego de palabras entre "Santidad" y "Sanidad" en un poema que sólo tiene un verso: "Arthut Obispo de Rosario" (Pág. 168). Todos estos recursos amplían la polisemia de los poemas, y convierten esta obra en un libro de una riqueza textual extraordinaria. Su lectura es un goce absoluto, más allá del tinte pesimista, cáustico, fatalista que pueda inferirse a medida que se avanza en su equilibrado contenido.

En cuanto al leitmotiv o visión de mundo que referimos al comienzo de este ensayo, cabe señalar, para cerrar este estudio, los contornos o contextos de esa filosofía el caos, del abismo, del laberinto que, en sentido figurado, se convierten en medular motivo de la obra, tanto como si se tratara de un largo rio cuyas ensenadas y giros desembocan en la mar que es el morir.

Muerte doble, en su sentido físico, medioambiental, biótico, causada por la basura y la inconsciencia humana; y la muerte interior, dada por el tiempo-Cronos en su decurso imparable, arrastrando tras de si recuerdos, saudades y memorias, ante las cuales también la identidad del pasajero (llamado igualmente extranjero u hombre-gusano) aborda la impronta de trenes imaginarios. Movimiento y poesía aguda son en esencia las rutas de Cartografía do abismo. Extraordinario libro del poeta cataguense Ronaldo Cagiano. Por último, motivamos el descubrimiento de esta importante obra, mediante una síntesis de su cartografía, a través de la noción de sentidos que nos dan los versos:

em meio á fragilidade do caos (PAG. 9), na escuridão das vísceras (Pág. 13), Tudo sucumbe ao pó/ nada resiste ao vazio (PAG. 16), florescem/ num pomar de enfermedades/amadurecendo os embriões do abismo (PAG. 65), a cartografia de rugas/ mapeando meu rosto (PAG. 36), E de uma torre, enlouquecido como Ismália,/ ponho-me a sonhar/ com um voo sobre os abismos (PAG. 81); é em mim que o abismo,/ inimigo invencível,/ se bifurca/ num labirinto/ de novas/ mortes (PAG.41). Tento escrever um poema/ entre o ontem e o abismo/ que me separam do futuro (PAG. 77). De que abismos/ recolho os ossos/ de tantas vidas apartadas? (PAG. 73); o pulmão secreta/ hipertensos mistérios/ num rebanho/ de vazios (PAG. 66); húmus na necrópole,/ antecipação do meu abismo (PAG. 31), e um homem desabitado /em meio aos seus abismos (PAG. 28). Minha alma continua lá, / prisioneira das vertigens, /inquilina dos abismos (PAG. 60), onde a ferida é tão imensa / que decreta abismos (PAG. 62). E nossos corpos se abrem/ para enterrar outros corpos (PAG. 45), contam as horas com o silêncio / medem o tempo com a escuridão (PAG. 39), á inútil/ mendicância de afetos (PAG. 42). Nunca é tarde/ para crescer o desalentó/ diante do caos e do abismo/ que não hesitam/nesse tempo sem treguas (PAG. 44)

Pariaguán, 15 de abril de 2021



 

CUATRO POEMAS DE "CARTOGRAFIA DO ABISMO" (Traducidos por José Pérez)

1.- RECORDANDO A PESSOA

El río que me bañó en la infancia

¿Aún me reconoce?

IACYR ANDERSON DE FREITAS

No es el Tajo ni el Támesis ni siquiera el Tíber

no es el Duero ni el Doce ni el Danubio

tampoco el Eufrates o el Elba

mucho menos el Missouri Mississippi Ródano Reno

ni el Ganges el Nilo el Volga

ni siquiera el Jordán o el Mekong

no son esos los ríos

que atraviesan mi pueblo

con su vuelo acuático en la aguda mañana.

Es el Pomba

el río de mi ciudad

que (por) mi niñez corrió

y aún corre por mis venas

cansado del inútil navegar.

Las mismas aguas

eso me llevaron

ahora a transformarme en mi Estige,

cementerio de anzuelos

donde adornaron mi lista de barcos de papel

y el niño que f (l)ui,

navega un hombre hecho de recuerdos

en ese lecho

donde todos los días

sus brazos luchan contra Lete.

2.- UTENSILIO

Y el poema crece llevándolo todo a tu regazo.

Y el poder jamás destruye al poema.

...

el poema está hecho contra el tiempo y la carne.

HERBERTO HELDER

Todo cabe en un poema:

la escritura torcida de la soledad

los gatos de hemingway

los ángeles de rilke

la tristeza del poeta juan gelman

el gusano del hambre devorando los estómagos

la cólera y el asombro

la dictadura de dios

el funeral de la tarde

la obediencia de los rebaños

el desprecio de mi herejía

la insensibilidad de los poderosos

la agonía de los refugiados

la hediondez de la corrupción

la humillación de los excluidos

la antipoesía de auschwitz

el tiro que mató a lorca

los suicidios de vargas y sándor márai

la bomba de hiroshima

el canal suez

el sesenta y ocho de mayo

la primavera de praga

el discurso de martin luther king

la tercera orilla del río

las tierras del interior que nos habitan

las guernicas contemporáneas

las cucarachas de kaf ka y clarice

las carmenes de bizet y mérimée

las metamorfosis de la muerte

las trampas del destino

la fecundidad del adiós

el contrabando de la verdad

la coreografía de los condenados

la arqueología del caos

la lucidez lúdica del verbo

 

3.- CATÁLOGO FUNERARIO

el diploma de mecanografía

la bandera de la inauguración de brasilia

el monóculo con la foto de cristo redentor

la cinta de k7 con el hit parade de simon & garfunkel

telecath montilla con ted boy marino

show de autos del vecino rico

la conga miserable del quinto grado de secundaria

la bota de futbol

la carretilla de rueda

el operador de telégrafo en la estación de leopoldina

secreta kodak instamatic

miss brasil con traje de baño catalina y helena rubinstein

el kid nacional

el cielo es el límite, con j. silvestre

un momento, maestro, con flávio cavalcanti

radio reloj de rio de janeiro, ¿lo sabias?

almanaque de fontoura biotónico

el hombre de los seis millones de dólares

colapso del elevado paulo de frontin

la joelma y el andraus arden en llamas

armando marques, clóvis bornay, evandro de castro lima

wilza carla es lo nuestro

capitán ala, madame satan, tenório cavalcanti y su lurdinha

mariel mariscot, leopoldo heitor, dana de teffé,

pendiente de sacopã,

teniente bandera ángela diniz, dock Street, abogado del diablo

reportero de esso, testigo ocular de la historia

¿quién secuestró al niño carlinhos?

un cristo sangra en el puerto de caixas

shazan, sherife & co

casas hudersfield, difíciles de pronunciar, pero fáciles de encontrar

después del sol que ilumina la galería salvaje de tu casa

el reloj maaaaaarca ...

1001 utilidades

4.- VIRTUALIDAD

Ya no es hoy

este desierto de almas

despoblando cada pedazo de tierra

aniquilando todos los espacios de la casa

exiliando una a una las estaciones de trabajo

(con sus corrales de cristal y silencios)

homiziando restaurantes y temp (l) os,

esterilizando hogares y conciencias

impone la cizaña en las escuelas

y el rechazo de los abrazos.

Observen al hombre en su visceral necesidad

de no-estar-en-el-mundo,

ausentándose del verdadero planeta

en el que debería convivir.

Conectado al resto,

desconectado de sí mismo

[desconectada conexión].

Bestias en esa selva digital,

la presencia virtual nos tritura,

iluminada por la dictadura letal de la tecnología

imponiéndose como animal indomable,

apartheid afectivo que ese nuevo fetichismo instaura

(celulares, smartphones, sms, whatsapp, twitter, ipod, ipad).

Estas antenas de la deserción de lo esencial

esos pulpos tentaculares para devorar lo sensorial

—síndrome de un mundo perro y sin límites—

exilia corazones,

(mentes plegadas al anonimato)

sepultureros de los sentimientos

implantando la era de la cosificación y la etiqueta

en un tiempo de prótesis de gestos y sentidos,

de cuerpos impostores alienando toques.

Veo una nación de inquilinos del silencio,

una patria gestionada por la abismal no convivencia

(reino del tener, muerte del ser),

donde diálogos y miradas

son relegados a la oscuridad y al anonimato

en la red social con sus arácnidos para devorarnos.

Hay más abismo entre un ser y otro

en la mesa sordo-muda de McDonalds

que entre un meteorito alucinado varando la atmósfera

y el terreno imprevisto que te espera.

Ah, José Paulo Paes, ¿cómo tenías razón en tu

agudísima sentencia,

[pletórica de la verdad que nos atraviesa como un rayo,

imponiendo lo real a la inhumanidad fabricada]:

"acabaremos vidiotas e internéscios ".

...

Ruinas de un siglo adolescente

en la erección de este tiempo sin lenguaje ni emociones ...




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 634 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: