La solución: El que juegue con el dinero del Pueblo irá al infierno

He estado pensando en lo siguiente desde hace muchos años atrás cuando en Canadá empezó a salir noticias de que habían investigado, y/o arrestado, enjuiciado, y encarcelado a directores de instituciones o distritos gubernamentales (por ejemplo Gilles Vaillancourt, alcalde de Laval), y a directores de empresas canadienses y extranjeras muy conocidas a nivel internacional (por ejemplo SNC Lavalin y IBM) por actos de estafas, sobornos, robos, gansterismo (afiliación con mafias), y corrupción. 
 
Aunque estos tipos de crímenes siempre existieron en Canadá, así como en cualquier otro país del mundo, hoy los periódicos y periodistas están más dispuestos a divulgar la información.  
 
Un caso ejemplar del cual nunca se habló públicamente en Canadá durante el tiempo que ocurrió en los años 1920-30, ni tampoco se habló durante los años 1940-50-60-70 y 80, fue el caso de una de las familias más ricas y “respetadas” de gran influencia política en Canadá, los Bronfman, dueños de la destilería Seagram’s (whisky importado!!!) entre otras cosas, quienes se enriquecieron con el contrabando ilegal del licor hacia los EEUU durante la prohibición. 
 
Eran criminales comunes y corrientes, que nunca fueron enjuiciados, aun cuando casi toda la familia estaba involucrada, incluso las mujeres e hijos. 
 
Ver: http://en.wikipedia.org/wiki/Bronfman_family 
 
De todas maneras, se me ocurrió que la corrupción existe porque el dinero existe, es decir, la única razón que alguien se involucraría en la corrupción seria por el dinero, y nada más, ¿verdad?  
 
Entonces, para eliminar la corrupción, uno debería eliminar el dinero, pero el problema es que todavía no se puede eliminar el dinero en esta miserable etapa de la humanidad, ni el concepto del dinero, entonces, ¿Qué hacer? 
 
¿Cómo disuadir la corrupción? 
 
¿Cómo eliminarla? 
 
Aunque no sea 100% efectiva, tengo una solución, pero parece que nadie quiere escuchar, y nadie quiere hacer nada al respecto. Bueno, lo voy a decir de todas maneras en caso que sea tomado en serio por alguien. 
 
La solución consiste de varios elementos, incluyendo los siguientes: 
 
1- Eliminar todo y cualquier tipo de inmunidad diplomática, política o de diputados, alcaldes, gobernadores o de cualquier otro funcionario electo o designado para cumplir cualquiera que sea el cargo cuando ese sea pagado o financiado directamente o indirectamente (por ejemplo fundaciones) por los fondos gubernamentales, es decir, por el dinero del Pueblo. Si existen funcionarios, sean opositores o chavistas, o de cualquier tendencia que no quisieran regirse por esta norma, entonces se pueden ir al infierno.   
 
No es nada complicado, simplemente no existe espacio alguno dentro de la maquinaria socioeconómica política burocrática del Pueblo para estafadores, aprovechadores, ladrones, corruptos, sinvergüenzas, y ratas.  
 
Que se vayan al infierno. 
 
2- Cada vez que alguien es contratado por el gobierno, sea para un puesto permanente o temporal, en cualquier ente que sea financiado directamente o indirectamente por el dinero del Pueblo, esa persona deberá firmar un acuerdo de que si esa persona es capturada robando o metida en cualquier tipo de acto de corrupción (incluso “favores”), esa persona perderá su trabajo, y nunca más podrá ser contratada por ningún ente gubernamental (o cualquier ente financiado por el dinero del Pueblo), perderá por siempre todos sus derechos a los seguros médicos (etc.) concedidos a su nombre y/o a nombre de su familia, y perderá todo derecho a su jubilación sin importar cuanto haya contribuido hasta ese momento.  
 
Y si no les gusta, que se vayan al infierno. 
 
3- Cualquier persona que sea en este momento empleado permanente o temporal o contratista del gobierno o de cualquier institución u organismo financiado por el dinero del Pueblo, por ejemplo, Mercal, Pdval, CNE, Banco Bicentenario, abastos Bicentenario, etc., deberá firmar el mismo contrato del número 2 arriba.  Si no firma, el gobierno lo despedirá de una vez y la persona guardará consigo los puntos acumulados a su favor en términos de jubilación, seguros, etc., pero nunca más podrá trabajar para ningún ente gubernamental o ente financiado por el dinero del Pueblo.  
 
Es más, también podrá irse al infierno --- ya que si no firma, estaría escondiendo algo. 
 
FINALMENTE 
 
Bueno, esa es mi sugerencia.  
 
El que quisiera trabajar para el Pueblo, con el dinero del Pueblo, tendrá que ser buena persona y honesta ya que sabrá que no podrá enriquecerse con el dinero del Pueblo. 
 
Es muy sencillo, el que juegue con el dinero del Pueblo irá al infierno. 
 
oscarheck111@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1484 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a206604.htmlCd0NV CAC = Y co = US