Reflexiones de tipo viejo

En la entrevista publicada en Quinto Dia el pasado 23 de Enero, Rafael Caldera, quizás el más eminente representante de la IV Republica, hizo lo mejor de su parte para terminar de enterrarla de una vez por todas. Las ideas y conceptos emitidas en dicha entrevista representan los últimos puñitos de tierra que se necesitaban para cubrir completamente la sepultura de nuestro pasado político. También representan el cáncer que terminara matando la ya agonizante Coordinadora Democrática.

El Referéndum Revocatorio es verdaderamente un derecho establecido en nuestra Constitución. Pero, es un derecho que se obtiene cuando se completan ciertos requisitos claramente definidos en nuestros reglamentos electorales. Caldera en un abogado y me imagino que por sus credenciales es un buen abogado. Lamentablemente siempre ha sido mejor político. Él empieza la entrevista expresando su opinión sobre el RR. Entre otras barbaridades dice que "el revocatorio fue como la última concesión que el Presidente hizo". También dice que "negar el revocatorio significaría adoptar definitivamente el camino de la no-democracia". El hecho es que el Presidente actual ni concede ni niega el referéndum. El RR lo concede o lo niega el numero de firmas que serán aprobadas por el CNE. Por otro lado, sorprende que el mismo ex-presidente se niegue a apegarse a la ley y que prácticamente amenace con "extremos muy dolorosos de violencia" si no se da el revocatorio. Aquí sonó como Carlos Ortega. Esto podría ser un halago para Carlos o una falta de respeto para Rafael. O, ¿son los dos la misma barca atravesando el río? De una cosa si estamos seguros: Los dos están montados en el mismo avión.

Caldera continua la entrevista explicando lo que es mayoría el cual es un concepto que desde 1998 dejo de ser claro para muchos. Por los cuarenta anos previos no había dudas que mayoría era la mitad mas uno. Ahora RC dice, "Si uno se pone a ver, verdaderamente la mayoría relativa no es mayoría; no es verdaderamente mayoría, es la mayor entre varias, pero no es la mayor frente al sujeto fundamental que es el que está votando." Triste ver a alguien con tanta capacidad intelectual invertirla en tratar de enderezar algo que no se ha torcido. Todo por buscarle una explicación a algo para el tan incomprensible como inaceptable: ahora la mayoría en Venezuela no es ni adeca ni copeyana sino todo lo contrario.

El ex-presidente añade, hablando de la Asamblea, que las minorías y las mayorías deben negociar y que la "decisión no se obtenga sino después de llegar a las concesiones y a los reconocimientos a que está obligada la mayoría frente a la minoría del cuerpo". En otras palabras, las elecciones se hacen para ver quien es la mayoría para luego hacer lo que la minoría mande. Yo creo sinceramente que se le quemo el cerebro de tanto pensar en como volver a ser protagonista de nuestra vida publica.

Mas pruebas de cables mal conectados en tan respetada cabeza son las cosas que el Doctor expresa sobre las fuerzas armadas. La democracia existe, dice, cuando la FAN "garantiza a todos los ciudadanos que las normas democráticas se cumplirán porque existe una fuerza que las respalda". Yo pensaba que eso le correspondía a la policía y al poder judicial. Caldera termina diciendo de nuestras fuerzas armadas que "todavía tenemos la obligación de conservar un rescoldo de esperanza de que las Fuerzas Armadas en última instancia se acuerden de cuáles son sus deberes fundamentales, y entre ellos está fundamentalmente el sostener y respaldar las instituciones y la Constitución y las leyes." ¿Se estará refiriendo a un golpe de estado como lo hace de cuando en cuando Oswaldo Álvarez Paz uno de sus discípulos preferidos?

Rafael Caldera no podía dejar pasar esta oportunidad sin defender sus queridos partidos políticos. Además de pedir "restablecer el valor de los partidos", Caldera dice que el desprestigio se crea "en torno" a ellos, no dentro. Agrega, "con todo respeto, pero con toda seriedad, los medios de comunicación contribuyeron eficazmente porque no reconocieron nunca nada de lo positivo que estaban realizando las fuerzas políticas y crearon una situación de desconcierto y falta de fe en el pueblo." Para no confundirnos, tengo que aclarar que el se refiere a antes de 1998 no después. ¡En los actuales momentos los medios no hacen eso! ¿Quién dijo?

Para terminar la entrevista, Caldera se deja traicionar por su conciencia. Que le diría a un joven, pregunto el entrevistador. Él dijo, "Que participe con devoción, con entusiasmo, con coraje, que vaya adelante y que sepa que cuando llegue a una edad tan avanzada como la que Dios me ha concedido a mí, no se sienta avergonzado de sus hechos, sino orgulloso de sus luchas, de su acción, de su trabajo al servicio de Venezuela."

Jóvenes, cuando lleguen a viejo, ¿se quieren sentir orgullosos o avergonzados? Ahí se las dejo...

Elio Cequea
Feico57@att.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2965 veces.



Elio Cequea


Visite el perfil de Elio Cequea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas