La falsa retractación de Pat Robertson

Uno de esos refranes populares que se ha transmitido de generación en generación es aquél que dice que primero se atrapa a un mentiroso que a un ladrón. Un amigo hijo de campesinos una vez me dijo unas palabras que lamentablemente son ciertas en la realidad: “las cosas malas hay que hacerlas bien hechas”. También es cierto que crimen perfecto no hay y que el crimen nunca paga, hablando en términos de criminalistas y detectives.



El mentiroso tiene que tener en cuenta que si quiere que su mentira sea creíble, debe esforzarse en trabajarla bien. No estoy haciendo apología a la mentira; al contrario siempre debe rechazarse. Pero para desgracia del mentiroso y dicha de los amantes de la verdad, tarde o temprano éste en desarrollo de su mentira el lado derecho de su cerebro inconcientemente lo traiciona y nos confirma que la verdad siempre saldrá a la luz.



Al enterarme del llamado de asesinato que hizo el pastor Pat Robertson contra el Presidente Hugo Chávez, quedé profundamente indignado y consideré como cristiano expresar por escrito mi protesta y rechazo a tal hecho tan antihumano y anticristiano. Sin embargo, al escuchar las últimas noticias sobre el tema he decidido no publicarlo tal cual como lo venía haciendo y más bien actualizarlo.



En recientes declaraciones, Robertson dijo lo siguiente ante un noticiero: “no dije asesinato, dije que nuestras fuerzas especiales podrían eliminarlo, eliminarlo por ejemplo hay una cantidad de opciones, incluyendo el secuestro. Hay otras formas de eliminar a un dictador, además del asesinato. Fui mal interpretado por la prensa”.



¿Cómo es posible que diga el señor Robertson que fue malinterpretado si sus declaraciones que de por sí las escuchamos en el mundo entero no dejan duda que se refería exclusivamente a acabar con la vida del primer mandatario?



No sé porque considerará el Señor Robertson que estas palabras suyas son “malas interpretaciones de la prensa”. ¿Cuál es el espíritu de estas palabras que lanzó en su programa del lunes? Inequívocamente se refieren a un llamado a asesinar al Presidente Chávez y no hace falta hacer exhaustivos esfuerzos mentales para comprender.



“Yo no sé nada sobre esta doctrina del asesinato, pero si él cree que estamos tratando de asesinarlo, creo que deberíamos hacerlo (…) es mucho más barato que iniciar una guerra... y no creo que detendrá los envíos de petróleo”



"Tenemos la capacidad de eliminarlo y creo que ha llegado el momento de ejercer esa capacidad"



"No necesitamos otra guerra de 200.000 millones de dólares para deshacernos de, ustedes saben, un dictador autoritario" (…) "Es mucho más fácil enviar a agentes clandestinos a hacer la tarea de una buena vez".



Estas palabras están más claras que el agua y por esta vez los medios son inocentes.



Es vergonzoso que una persona que dice ser cristiana como el Señor Robertson no reconozca su error mundialmente conocido, sino que además mienta para agravar aún más las cosas y quiera – según él - cambiarle el sentido a la palabra eliminar. El lado derecho de su cerebro mientras lo entrevistaban sacó a relucir todo el trasfondo de la mentira que pretendía divulgar.



Parece que se le han olvidado los principios cristianos al Señor Robertson y sería bueno que recordara que tanto el homicidio como la mentira son unos de los pecados que Dios más aborrece.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1798 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter