Relanzamiento del MDD (Movimiento por la Democracia Directa)


La nueva fase del Proceso, denominada por el Presidente como la del “Salto Adelante”, demanda de los auténticos revolucionarios la creación de la Plataforma Unitaria, base del poder constituyente y síntesis política de la unidad popular.


Estableció también el Presidente Chávez la búsqueda de alcanzar dos
metas-objetivos en el lapso que falta para completar su período gubernamental. Esas metas son: (i) obtener las 2/3 partes de los diputados a la Asamblea Nacional en diciembre del 2005, y (ii) triunfar en la reelección presidencial de diciembre del 2006 con 10 millones de votos.


Por esta razón de orden táctico y, además, con el fin de profundizar la revolución bolivariana creemos que es el momento de relanzar la idea de la Plataforma Unitaria. Estamos en el preciso instante que requiere fusionar al conglomerado de posturas revolucionarias.


Ante tal circunstancia, hemos decidido darle vida política a nivel nacional (con miras a luchar por la creación de la Plataforma Unitaria, sumarnos a la gran tarea de materializar los retos del Presidente y seguir estimulando la construcción de la red de Centros de Formación Ideológica), a la democracia directa tanto como tesis ideológica de sustento estructural al Proceso, como organización política de base para unir las líneas paralelas que nunca se tocan. Que en alianza fraterna sigamos bregando por darle viabilidad y direccionalidad al poder popular. Como organización política de la nueva etapa revolucionaria, el Movimiento por la Democracia Directa (MDD) no se relanza para satisfacer aspiraciones individuales inspiradas en el usufructo del poder. El MDD aparece de nuevo a nivel nacional (19 Estados hasta el día de hoy) para alzar las banderas señaladas por Hugo Chávez, pero que la ceguera de una militancia mayoritaria pasiva y heredera del clientelismo de la IV República, le hace caso omiso a las líneas ductoras y preclaras del Presidente.


Inexplicable que se pretenda ignorar la ruta que abrió el Presidente, hace apenas mes y medio cuando definió durante la exposición del “Salto Adelante” en el Fuerte Tiuna, la eliminación de los cogollos y del dedo todopoderoso que decide la suerte de los cargos públicos. “No me calo más la imposición por parte de las cúpulas de los candidatos a cargos de elección popular” Palabras de Hugo Chávez que se convierten en orden o línea de acción a cumplir por toda la militancia revolucionaria y que, además de grabadas, ya están publicadas en los documentos que difunden la nueva fase del Proceso.


Intolerable que a estas alturas de evolución revolucionaria se pretenda señalar que el pueblo no puede ir a elecciones primarias y que se debe continuar con las prácticas clientelares de la IV República. Esto es inviable para darle consistencia ideológica al poder popular. Si la militancia tolera las imposiciones cupulares de nuevo, dejándose arrastrar por el aura del poder que emanan los líderes de las direcciones de los partidos políticos, dejando de lado inclusive la orden del Presidente y cediendo espacios conquistados para el poder popular, no podrá haber nunca ni salto adelante ni revolución bolivariana.


Pero como la razón política no se impone y las ideas se defienden en el campo de la discusión, nos hacemos presente en el escenario político como MDD para debatir la viabilidad del poder popular. Apelamos al derecho del pueblo a exigir la transferencia de la toma de decisiones a nivel de las estructuras de base, tales como: Consejos Locales de Planificación Pública; Contraloría Social; Asambleas Populares para decisiones políticas; Cabildos Abiertos; Gobiernos Comunitarios. Difundimos públicamente el apego a las líneas revolucionarias del Presidente Hugo Chávez y lucharemos para que se
sigan sus indicaciones del camino revolucionario y se acate la eliminación del dedo todopoderoso. Insistiremos en la creación de la Plataforma Unitaria como la conjunción de distintos factores que, teniendo una misma meta a alcanzar, pero diferentes conceptos en lo que respecta al accionar político-social, la organización y la toma de decisiones, acuerdan integrarse en una estructura de coordinación colectiva. Continuaremos buscando la instalación de los Centros de Formación Ideológica (CFI) como una necesidad de vital importancia para blindar en el alma y el corazón de los revolucionarios los principios, preceptos, valores y creencias que le sirven de sostén inquebrantable al Proceso Revolucionario. Estamos pues presente en un espacio que, del tamaño que sea, nos permite existir, opinar, luchar por la revolución y alcanzar la etapa plena del poder popular.

izarraw@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3854 veces.



William E. Izarra

Oficial de las FANB, retirado como Comandante (Teniente Coronel) de la Aviación Militar. Siendo oficial activo logró realizar estudios en todos los niveles académicos del saber universitario obteniendo su título como Licenciado en Educación (UCV); Maestría en Planificación (Harvard University) y Doctorado en Ciencias del Desarrollo (Cendes, UCV). Ha sido miembro del MBR-200, MVR, PSUV, Director Nacional de Ideología del Comando Maisanta, Colectivo Democracia Directa y creador del Centro de Formación Ideológica (CFI). Ha ocupado algunos cargos dentro del Gobierno Bolivariano Revolucionario bajo el mandato de Hugo Chávez Frías, siendo unos de los más relevantes el de Vice-Ministro de Relaciones Exteriores para Asia, Oceanía y Medio Oriente. Ha escrito una serie de folletos y libros para la compresión de los valores y principios socialistas.

 izarra1947@gmail.com      @williameizarra

Visite el perfil de William Izarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Izarra

William Izarra

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US N ab = '0' /actualidad/a11175.htmlCd0NV CAC = , co = US