Agresión imperial, un formato repetido

Desde su fundación, los Estados Unidos de Norte América, ha impuesto a sangre y fuego su modelo económico y su hegemonía cultural. Así la guerra ha sido su gran negocio y con ella ha posicionado, salvo honrosas excepciones, la vacuidad de su pensamiento y la negación de la historia contra cualquier praxis alternativa, que contradiga su mandato imperial.

En ese sentido, una larga lista de invasiones y devastaciones decoran el currículo bélico de los gobiernos norte americanos y tal ha sido su nivel malévolo perfeccionamiento, que sus acción están determinada por un guion estandarizado para derrotar gobiernos, apropiarse de los recursos naturales, lograr jugosos contratos de reconstrucción y sustituir a las fuerzas militares y policiales de esos países, por la activación de contratistas asesinos con los cuales mantienen el estado tensional sin afectar la necesidad por el gasto militar y armamentístico para todos los agente intervinientes en la confrontación.

En términos generales el guion es el mismo que aplicaron en Libia, Siria, Afganistan, Panama, Grenada entre otros y sus elementos mas resaltantes son:

- Provocar una reacción militar de parte de las FANB la cual sea presentada en las redes y los medios como una acción intencional ofensiva de carácter bélico contra los pacíficos golpistas. En esa etapa es imprescindible para el invasor, tantos muertos como sea posible y si son del bando opositor, tal como sucedió el 11ª en Venezuela, es mejor

- La invasión militar debe ser encabezada por mercenarios extranjeros y fuerzas militares de los países vecinos y el paramilitarismo delincuencial contra del Gobierno legítimo.

- Como el objetivo de la invasión no es una obra pía para establecer la supuesta democracia del Capitán América y la libertad que grita Superman, es menester tomar posesión de las reservas de petróleo, auríferas, ferrosas, diamantíferas etc., privatizar sus industrias, transfiriendo el control y propiedad de esa riqueza a manos extranjeras.

- Deslegitima al gobierno nacional y rompen la paz pública provocando el caos en todas las instituciones

- Desconocen la autoridad del Gobierno y se suman a la insurrección creando un Gobierno paralelo que llamarían Consejo Nacional de Transición (CNT).

- Es allí donde entra en actuación los grupos mercenario los cuales intensifican los niveles de violencia en las ciudades.

- La OEA ataca y certifica la ilegitimidad del Gobierno por supuestos toda acción legitima en el uso proporcionar de la fuerza, es calificada de crímenes de lesa humanidad.

- En la medida que el conflicto avance, se sumaran socios para repartirse el botín saqueado.

Como se puede observar, estamos ante un formato repetido y apenas ajustado a las características particulares de nuestro contexto territorial.

Cuatro años de guerra sostenida, las victimas somos todos los que aquí habitamos y las motivaciones siguen siendo el tomar a cualquier costo y por cualquier via el poder.

Amigo lector, piense por un instante, que era Libia y que es ahora. Que era Irak y que es ahora, como estaba Siria y como está ahora. La respuesta es más que evidente.

El oposicionismo tiene sus intereses económicos bien definidos, ninguno de ellos tienen algo que perder, todo lo contrario, a mayor desgracias propinadas a la patria, mayor será su estado bienestar, ojala que me equivoque y emerja la sensatez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 722 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor