La patada por donde la espalda cambia de nombre

Luego del indudable triunfo político del Presidente Maduro en Panamá, la derecha recalcitrante y sus aliados internacionales recargan sus fusiles de infamias e intentan disparar desde la vieja y cansada España del PP, el PSOE, el Rey y sus argonautas trasnochados. Así vimos, toda una incursión transoceánica desbordada en argumentos que por falsos y corrompidos, lejos de empañar el éxito de la revolución bolivariana, demostró con creces la calaña de la que están hechos los mentados políticos presos (Ledesma y Leopoldo) y sus legionarios desesperados.

En consecuencia es menester recordarle a los súbditos hispanos (zánganos del reino) que justamente hoy celebramos 203 años que aquí en Caracas le propinamos al rey, los noble y sus adulantes, la patada por donde la espalda cambia de nombre declarando nuestra libertad, nuestra autonomía, nuestra independencia.

Me parece estar escuchando al mismo Empara decir: yo tampoco quiero mando, y siento al escribir esta nota al pueblo libre responder: no es que tú no quieres, es que nosotros no te queremos. Largo trecho el que hemos recorrido, corto para la historia y amplio para la vida humana, pero se repite una y mil veces esta lucha entre opresores y oprimidos.

En ese sentido seguimos venciendo, y con Chávez recuperamos los tiempos para los oprimidos, desenvainamos la espada de bolívar y nos abrimos paso ante la espesa niebla de quienes nos temen y ello nos ataca y se llaman opresores.

Nos quedan muchas batallas por librar, no podemos quedarnos regocijados en los triunfos obtenidos, he menester avanzar, producir y luchar. Citemos por ejemplo el drama de las divisas, según los expertos: "en Venezuela el 97% de las divisas las genera el sector estatal de la economía, solo el 3% proviene de iniciativas privadas". Sin embargo, nuestra clase seudo burguesa, reclama como propio parte de la renta petrolera en divisas con el fin de intervenir en el mercado interno y alterar el equilibrio de los precios en bolívares, a eso se le llama guerra económica, y si están en guerra son enemigos de la patria. Cada dólar cambiado en el mercado negro devalúa el poder adquisitivo del bolívar y en un estado socialista como el nuestro, vuelve añicos los bienes y servicios que se le prestan al pueblo a bajo precio, pues aparece un nuevo mercado donde bachaqueros y contrabandistas venden hasta sus madres. Señores somos libres y soberanos. Mano dura contra los apátridas. Sus delitos no son por repetidos en el pasado una costumbre para la revolución, ni saqueo, ni dominación, somos libres, enteramente libre y por ello estamos construyendo el socialismo nuestro americano del siglo XXI.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1105 veces.



Ángel Rafael Tortolero

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a206343.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO